Cachorra discapacitada fue abandonada a su suerte, luego una veterinaria le da otra oportunidad

Por Robert Jay Watson
01 de Agosto de 2019 Actualizado: 01 de Agosto de 2019

Imagínate que vas camino a la universidad y te encuentras con esto: una cachorrita que se arrastra dolorosamente por el suelo, sin sus patas delanteras. Es una visión desgarradora que haría que cualquiera se desesperara por ayudarla.

Afortunadamente, para esta cachorra, la persona que lo encontró en el parque de la Ciudad de México fue Adhara Talamantes, una estudiante de la escuela de veterinaria.

Cuando Adhara encontró a la perrita, el constante desgaste de las patas delanteras que le faltaban habrían cobrado un terrible precio. Los dos talones que quedaron eran heridas abiertas, esperando ser infectadas. Como estudiante de medicina, su instinto fue liberar a la cachorra de su sufrimiento, pero como amante de los perros, su corazón estaba con ella.

Adhara dijo a The Daily Mirror: “Tengo que confesar que pasé un momento pensando si debía darla en adopción o quizás ponerla a dormir si estaba sufriendo, pero no me tomó mucho tiempo darme cuenta de que estaba destinada a estar conmigo”.

Decidió llamar a la cachorra Almendra. “Era pequeña, de color marrón claro y dulce”, dijo Adhara a Mirror, como la deliciosa nuez. Pero aunque Adhara había decidido quedarse con la perrita, no tenía ni idea de cómo hacer la vida de Almendra más vivible.

“Cuando era bebé, tenía que limpiar sus heridas y vendarlas todos los días. Evitar que se infectaran y tratar de promover la curación fue uno de mis mayores desafíos con ella desde el principio”.

Rápidamente se dio cuenta de que no había mucho disponible en México para perros discapacitados y comenzó a buscar en otros lugares en línea. “Finalmente encontré varios dispositivos protésicos, pero fueron grandes fracasos. Desde el primer día, ayudar a Almendra fue un proceso de aprendizaje”, dijo a Mirror.

Si Adhara quería que las cosas se hicieran bien, parecía que iba a tener que hacerlo ella misma. ¡Y lo hizo! El primer objetivo era utilizar técnicas de fisioterapia bien documentadas para que las piernas traseras de Almendra fueran lo más fuertes posible, de modo que pudiera propulsarse con la ayuda de un aparato de ayuda a la movilidad.

“Primero, empecé a hacer movimientos de bicicleta con sus piernas, los masajeé y usé la técnica de reiki (curación con la palma de la mano)”, explicó a Mirror. “Finalmente, compré una cinta de correr y le sostuve el pecho mientras practicaba a caminar. Hicimos eso todos los días”, agregó.

Pero todo este trabajo duro y amoroso valió la pena y después de medio año el gran día finalmente llegó. Adhara encontró el “Chaleco Hoppy and Wheelie”, fabricado por Orthopets, que envuelve la parte delantera de Almendra y le proporciona estabilidad y movilidad.

“Cuando llegó, la puse dentro y empezó a correr. Ese fue uno de los momentos más felices de mi vida, cuando toda la terapia que hice con ella”, compartió con Mirror. “No podía creer que después de un año de duro trabajo, lo hubiéramos conseguido”, agregó.

Desde entonces, Almendra, como una verdadera cachorra, no ha dejado de correr, dejando a su dueña encantada siguiéndola en sus aventuras. “Es tan encantadora y tan viva. Su sonrisa es impresionante, y su felicidad es notable”, dijo a Mirror.

Como Almendra ha refutado tantas de las terribles expectativas que cualquiera hubiera tenido en su caso, le ha dado a Adhara una gran cantidad de inspiración. “Tal vez fue abandonada; tal vez no tenía movilidad; tal vez tenía heridas abiertas y llagas. Pero su espíritu, eso permanece intacto”.

Un intrépido fotógrafo se encuentra con un oso polar

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS