Cada vez más niños venezolanos abandonan la escuela para unirse a grupos armados

Por Eduardo Tzompa
29 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

La organización Fundaredes denunció en su informe anual 2019 que cada vez más niños venezolanos abandonan la escuela para unirse a las filas de grupos armados como combatientes.

Según la organización, 30,000 estudiantes han sido reclutados para ser incorporados en las redes de grupos armados irregulares. Tan solo durante 2019 el reclutamiento directo o indirecto fue de al menos 15,000 infantes y jóvenes.

El informe señala que la crisis en Venezuela ha sido utilizada a favor de organizaciones criminales como el Ejercito de Liberación Nacional (ELN), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejercito Popular de Liberación (EPL).

Una las tácticas que utilizan los grupos criminales para atraer a los niños consisten en ofrecer “útiles escolares y regalos, incluso dinero, para convencerlos de formar parte de sus filas”, a sabiendas de que sus padres no cuentan con los recursos suficientes para brindarles una alimentación adecuada ni mucho menos juguetes.

Los grupos armados no solo ofrecen obsequios en las instituciones educativas sino también en localidades y barriadas  de varios municipios de los estados fronterizos con el animo de captar y cautivar a niños y adolescentes.

La eliminación de programas de apoyo que incluyen la alimentación escolar y la dotación de laboratorios, además de la carencia e inexistencia de material didáctico e implementos deportivos, se suman a los factores que aumentan la vulnerabilidad de los menores venezolanos a la captación por parte de los grupos delictivos.

Fundaredes informó que los niños con o sin progenitores en el hogar, pero en condiciones de grandes privaciones económicas son “víctimas propicias de la seducción de estos grupos que los contratan inicialmente para hacer trabajo en los pasos fronterizos”.

Otros estudiantes que son blanco fácil para las organizaciones criminales son los niños que estudian en institutos colombianos y transitan diariamente la frontera, por lo que son utilizados para actividades ilícitas por los grupos guerrilleros.

Yomar Moreno, cofundador y miembro del Consejo Académico del Movimiento Libertario de Venezuela y director adjunto del Instituto Mises Venezuela, dijo a The Epoch Times que bajo el apoyo del régimen los grupos armados utilizan las condiciones de pobreza y hambre para reclutar a los jóvenes.

Moreno dijo que “la poca escolarización y acceso a los servicios básicos arrastra a la población más joven al mundo delictivo, incluyendo estos grupos comunistas armados” que además utilizan propaganda para crear caos en países no afines al régimen del Partido Socialista Unido de Venezuela como Colombia y Brasil.

Miembros del frente Ernesto Che Guevara, perteneciente a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), se alinean en la selva del Chocó, Colombia, el 23 de mayo de 2019. (RAUL ARBOLEDA/AFP vía Getty Images)

Además de las organizaciones criminales enlistadas por el informe de Fundaredes se encuentran  grupos paramilitares y bandas criminales ligadas al narcotráfico, el contrabando y la trata de personas. Asimismo, destaca que la situación de los niños y adolescentes se hace más vulnerable ante la presencia de grupos armados irregulares en la frontera con Colombia quienes utilizan las instituciones educativas como “centros de adoctrinamiento e ideologización”.

De acuerdo con el documento, la incorporación de la ideología marxista en el sistema educativo venezolano ha propiciado un “escenario fértil para la actuación de grupos armados irregulares que han trastocado la dinámica social en la frontera y que buscan ideologizar a la población para facilitar su crecimiento”.

“Los jóvenes son sometidos por propaganda marxista y maoísta apoyada desde el régimen del Partido Comunista Chino, con el apoyo logístico del Partido Comunista de Cuba y además de partidos como la FARC, quienes actualmente tiene presencia en el congreso colombiano”, señaló Moreno.

“La experiencia solo puede ser descrita como una política de terror y miedo a una población pobre, desmoralizada y aislada”, puntualizó Moreno. “Entre el narcotráfico, el tráfico de personas y el reclutamiento de menores de edad para adoctrinar en los ideales comunistas, los grupos funcionan como el ejército no establecido por parte de la dictadura de partido único”, agregó.

El informe denuncia que la nula actuación del régimen chavista para preservar las instalaciones escolares ha permitido que grupos armados irregulares las utilicen como centro de control para sus actividades ilícitas y como referencia visual entre los pobladores de la zona quienes los ven como autoridades a las cuales se les debe acatar.

El activista venezolano indicó que desde la llega de Hugo Chávez Frías a la presidencia, el financiamiento y creación de los grupos armados ha sido una política pública. Según Moreno, la presencia de las organizaciones criminales en las escuelas venezolanas “tiene como objetivo someter al país bajo las decisiones del Partido Socialista Unido de Venezuela”.

Moreno agregó que la presencia de estos grupos en zonas fronterizas así como el éxodo venezolano crea condiciones alarmantes, deshumanizando a la población infantil venezolana, aún con toda la ayuda que se tiene actualmente para esta por parte del gobierno de Colombia y Brasil.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra:

Black Lives Matter: Qué es y cómo actúa este movimiento

TE RECOMENDAMOS