Cadena perpetua a pandilleros hispanos por asesinar a marine en California

Por EFE
27 de Agosto de 2019 Actualizado: 27 de Agosto de 2019

Dos pandilleros latinos fueron condenados este lunes a cadena perpetua por el asesinato en Los Ángeles, California, de un marine también hispano, informó la Fiscalía.

La jueza de la Corte Superior de Los Ángeles, Kathleen Kennedy, sentenció a Oscar Aguilar, de 28 años, a un mínimo de 100 años en la cárcel y a un máximo de cadena perpetua, por haber disparado contra el militar en beneficio de una pandilla.

De igual forma, la magistrada sentenció a Esaú Ríos, de 31 años, a un mínimo de 50 años y un máximo de cadena perpetua por su participación en el crimen.

Un jurado declaró culpables el 29 de mayo pasado a los dos latinos, por el asesinato del soldado del Cuerpo de Marines de los EE.UU. Carlos Segovia López, de la base de Camp Pendleton, en el sur de California.

Según la investigación presentada durante el juicio, el 16 de septiembre de 2016 Segovia López, de 19 años de edad y que estaba de permiso en Los Ángeles, vio a Aguilar y a Ríos tratando posiblemente de abrir las puertas de vehículos estacionados.

El marine los confrontó y, según se demostró en el juicio, Aguilar, bajo instrucciones de Ríos, se acercó a Segovia López, que estaba sentado dentro de su vehículo, y le disparó en la cabeza.

El marine murió tres días después en el hospital.

“Carlos era inteligente, dulce, amable y sincero”, dijo hoy en un conmovedor testimonio en la Corte Sandra López Juárez, madre del soldado asesinado.

“En mi casa, él era la figura paterna para mis niños y un gran apoyo para mí”, añadió López Juárez, madre soltera.

Otro involucrado en este caso, Ricky Valente, de 21 años, no desmintió un cargo de complicidad y fue declarado en libertad condicional durante tres años como parte de un acuerdo por su declaración, el pasado 26 de junio.

Los tres vivían en el vecindario donde ocurrió la muerte del marine. Aguilar y Ríos figuran como reconocidos pandilleros.

Aguilar también había sido declarado culpable de asalto con un arma mortal, gran daño corporal y vandalismo en 2008, de amenazas criminales en 2011 y de posesión para transporte y venta de narcóticos en 2015.

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS