El café podría ayudar a reducir y prevenir la demencia

15 de Octubre de 2016 Actualizado: 15 de Octubre de 2016

El café es la bebida aromática más consumida en el mundo y la segunda materia más comercializada después del petróleo. Los argumentos en contra y a favor de su consumo no cesan, algunos científicos aseguran que, sobre todo en exceso, puede ser perjudicial para el organismo, mientras que otros afirman todo lo contrario.

En este caso un nuevo trabajo, llevado a cabo por científicos de la Universidad de Wiscosin señala que el alto consumo de café contribuye a la reducción de la probabilidad de desarrollar demencia y a retrasar el deterioro congnitivo.

El trabajo fue publicado en la revista The Journals of Gerontology, especializada en las enfermedades gerontológicas.

[insert page=’propiedades-beneficios-cacao-para-organismo’ display=’template-relacionadas.php’]

Menor riesgo

Para el trabajo los autores contaron con 6.467 mujeres de avanzada edad como participantes, quienes informaron sobre su consumo diario de cafeína.

Como resultado, tras analizar los datos los investigadores encontraron que aquellas personas que consumían más de 261% miligramos por día, lo que equivale a dos tazas de café, mostraron una reducción del 36% en el riesgo a desarrollar demencia.

La líder del estudio y profesora de psicología, Ira Driscoll consideró que: “La creciente evidencia del consumo de la cafeína como un factor protector contra el deterioro cognitivo es muy interesante”.

A su vez señalo que la cafeína es un producto alimentario fácil de adaptar para casi cualquier dieta, debido a que tiene pocas contraindicaciones y resaltó que el café también se ha asociado a reducir el riesgo de diabetes tipo 2, que es un factor de riesgo para la demencia.

Los autores del trabajo especulan que el efecto puede tener algo que ver con la capacidad del café como antioxidante en la sangre.

Los investigadores valoraron “la oportunidad sin precedentes de examinar a lo largo de 10 años la relación entre el consumo de la cafeína y la incidencia de la demencia” en un grupo grande y bien definido de mujeres postmenopáusicas que significó su trabajo.

Las mujeres fuero controladas durante diez años, y de todas ellas 388 recibieron un diagnóstico de demencia potencial u otras forma del deterioro cognitivo. Las que consumieron una cantidad de cafeína superior al indicador promedio, resultaron menos propensas a desarrollar demencia en el futuro.

De todas maneras Driscoll destacó que el estudio no es una comprobación definitiva de la interconexión directa entre el consumo de la cafeína y la probabilidad de sufrir deterioro cognitivo, pero es un paso más en cuantificar la relación entre los dos.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS