Cajero de McDonalds lleva el servicio al cliente a un nuevo nivel animando a un chico con autismo

Por La Gran Época
30 de Enero de 2019 Actualizado: 30 de Enero de 2019

Katie Deyes, de 19 años, de Buckley, Reino Unido, se preocupa cada vez que llevaba a su hermano Alex a las reuniones públicas, porque tiene autismo.

Según Autism Speaks, el autismo es una condición que se caracteriza por “dificultades de interacción social, desafíos de comunicación y una tendencia a adoptar comportamientos repetitivos”.

Por lo tanto, un individuo con autismo puede exhibir un comportamiento inusual, como mirar fijamente las luces o movimientos repetitivos del cuerpo que pueden parecer un poco fuera de lugar.

Cuando estos momentos embarazosos se desarrollan, Katie recibe miradas de desaprobación de otras personas.

Sin embargo, en un viaje particular a McDonald’s, en Mold con Alex, el 28 de junio de 2016, Katie tuvo una experiencia agradable gracias a un empleado increíble, Aled Griffith.

Quedó tan impresionada con la amabilidad de Aled, que escribió en la página de Facebook de McDonald’s para expresar su gratitud.

“Nos recibió un joven encantador, que se llama Aled, que saludó a mi hermano y le contó que se había visto la noche anterior, cuando uno de los cuidadores de Alex lo llevó a tomar el té”, escribió Katie.

La noche anterior, Aled animó a Alex a pedir su propia comida y esperó pacientemente a que encontrara el dinero necesario.

Imagen ilustrativa. (Crédito: LOGAN CYRUS/GettyImages)

Esa noche, mientras Katie y Alex estaban comiendo, Aled llegó a su mesa con una copa vacía. Recordó que Alex no bebía de la botella y se la ofreció.

Aún más dulce, Aled amablemente intercambió el juguete de la cajita feliz de Alex al recordar haberle dado el mismo juguete la noche anterior.

“A mi hermano le encanta coleccionar estos juguetes, así que conseguir uno nuevo fue muy emocionante para él”, escribió Katie.

Cuando Katie y Alex dejaron el restaurante de comidas rápidas, Aled se tomó el tiempo para despedirse.

Su servicio amigable y su actitud de cuidado “hizo que Alex se sintiera muy feliz”.

Alex tuvo una salida tan agradable en McDonald’s que le preguntó a Katie si podía volver a sentarse.

“Llevarlo a cualquier parte puede ser una tarea bastante difícil y por lo general optamos por la opción de comprar comida en auto”, escribió Katie.

Sin embargo, Aled hizo que la experiencia de cenar fuera tan “divertida y fácil” que Alex pudo “disfrutar de su comida sin miradas ni comentarios extraños”.

Por esta razón, Katie estaba muy agradecida por la consideración de Aled.

“¡Sentí que merecía una mención y un enorme agradecimiento!”, escribió.

Junto a los escritos, Katie compartió una foto de un radiante Alex sosteniendo sus juguetes de cajita feliz.

La publicación se convirtió en viral, generando más de 52.000 reacciones, y muchos internautas elogiaron a Aled por su maravilloso servicio al cliente.

En cuanto a Aled, no esperaba toda la atención como pensaba: “No he hecho nada especial”.

Aled, que quiere ser paramédico, dijo al Daily Post, que hizo todo lo posible para que Alex se sintiera feliz porque “la gente con cualquier tipo de dificultad o necesidad especial tienen un lugar especial en mi corazón”.

Explicó que solía ser intimidado porque era diferente cuando vivía en una casa de crianza después de que su padre falleció cuando tenía 7 años.

“Así que tengo mucho tiempo para otras personas ‘diferentes'”, expreso.

En lugar de juzgar a Alex por su comportamiento diferente, Aled eligió mostrar empatía. Su gesto fue extraordinario.

Este relato sirve para ejemplificar cuán significativo es ser amable y comprensivo con las personas con autismo, ya que ellas y sus familias luchan una dura batalla.

No hay nada más dulce que la amistad entre los niños y sus perros

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS