California deja de comprar automóviles a fabricantes que apoyaron a Trump en la regulación de emisiones

GM y Toyota sienten dolor por la negativa de California a comprar sus coches
Por ALAN MCDONNELL
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

El Estado de California ha dicho que dejará de comprar vehículos nuevos para las flotas estatales de GM, Toyota, Nissan, Fiat-Chrysler y otros miembros del organismo comercial Global Automakers, las cuales apoyan a la Administración Trump en la batalla por la regulación de las emisiones de los automóviles y la eficiencia en el uso del combustible.

Según un comunicado, el Departamento de Servicios Generales de California también “prohibirá la compra por parte de las agencias estatales de cualquier sedán impulsado únicamente por un motor de combustión interna”.

Es probable que el movimiento golpee duramente a los fabricantes de automóviles. De 2016 a 2018, California adquirió vehículos de flota por un monto de USD 58.6 millones de General Motors, USD 55.8 millones de Fiat Chrysler, USD 10.6 millones de Toyota y USD 9 millones de Nissan. Sin embargo, esta medida podría ser beneficiosa para Ford, Honda, Volkswagen y BMW, que han acordado adherirse al marco californiano. California ya ha invertido unos USD 69.2 millones en vehículos Ford durante el mismo período, una cifra que podría aumentar sustancialmente.

El presidente Donald Trump ha tratado de evitar que California y 13 estados imitadores establezcan sus propios estándares de emisiones, con la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) proponiendo en su lugar un único conjunto de propuestas más indulgentes —una medida que la Administración dice hará más limpio el aire de la nación y sus carreteras más seguras. La Casa Blanca ha dicho que los estándares uniformes y menos estrictos en todo Estados Unidos harían que los automóviles nuevos fueran considerablemente más asequibles, estimulando así tanto la demanda de los consumidores como las industrias estadounidenses asociadas. La sustitución más rápida de los coches más antiguos también reduciría probablemente el número de muertos y heridos graves a causa de los accidentes de tráfico, ya que las existencias de coches en la carretera se benefician de las tecnologías modernas.

Global Automakers es una asociación comercial en la que GM, Toyota, Fiat-Chrysler y Nissan unen sus fuerzas con Hyundai, Kia y Subaru, así como con proveedores de la industria y marcas de automóviles más emblemáticas como Aston Martin y Ferrari. El grupo salió a apoyar los planes de la Administración Trump en septiembre.

Una portavoz de GM, Jeannine Ginivan, dijo que la compañía estaba decepcionada con la decisión. “Quitar vehículos como el Chevy Bolt y prohibir a GM y a otros fabricantes el ser tomados en cuenta reducirá las opciones de California para vehículos eléctricos asequibles y hechos en Estados Unidos y limitará su capacidad para alcanzar su objetivo de minimizar la huella de carbono del gobierno estatal, un objetivo que GM comparte”, dijo.

Sin embargo, el gobernador de California Gavin Newsom culpó a las compañías involucradas. “Los fabricantes de automóviles que han elegido estar en el lado equivocado de la historia estarán en el extremo perdedor del poder adquisitivo de California”, dijo.

En un comunicado, la presidenta de la Junta de Recursos del Aire de California, Mary D. Nichols, dijo que quiere que el presidente lo reconsidere. Si la Casa Blanca no está de acuerdo”, dijo, “seguiremos adelante con nuestros estándares actuales, pero trabajaremos con los fabricantes individuales de automóviles para implementar estos principios”. Al mismo tiempo, si se finaliza la actual propuesta de normas federales para vehículos, continuaremos haciendo cumplir nuestras regulaciones y persiguiendo las impugnaciones legales al dictamen federal”.

El viernes pasado, California se unió a otros 22 estados para desafiar la decisión de la administración Trump de revocar la autoridad de California para establecer sus propias reglas de emisiones de vehículos.

Se espera que la administración Trump publique sus requisitos finales en los próximos meses. Es probable que estos incluyan aumentos en la eficiencia del combustible y en las emisiones que no excedan los estándares de California.

Una comunicación de la Global Automakers apoyó la búsqueda de una solución común. “Una regulación  económica equilibrada del combustible es crítica para la salud de la industria automotriz de Estados Unidos. A lo largo del proceso de elaboración de normas, Global Automakers ha instado a que se establezca una norma nacional unificada que continúe con el importante progreso de la industria en la mejora del ahorro de combustible de los vehículos de motor y que recompense las inversiones en tecnologías de ahorro de combustible de próxima generación. Estamos revisando el anuncio de la Administración, y esperamos ver las normas subsiguientes para el establecimiento de los estándares para los modelos de 2021 a 2026 cuando hayan finalizados”.

Reuters contribuyó con este artículo.

*****

Descubre

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS