California enfrenta oposición a sus leyes estatales sobre asilo

Por Charlotte Cuthbertson
28 de Abril de 2018 Actualizado: 29 de Abril de 2018

WASHINGTON.- Mientras el gobierno de Donald Trump trabaja  para cerrar la porosa frontera sur y eliminar a los inmigrantes ilegales, especialmente los criminales y delincuentes, California se estuvo moviendo deliberadamente en la dirección opuesta.

Sin embargo, ahora California se enfrenta a una respuesta negativa, ya que las ciudades y los condados dentro del Estado se están levantando en contra de sus políticas de asilo.

El presidente Donald Trump llamó a esto una “revolución“.

Varias ciudades y condados han aprobado resoluciones para demandar a California por su proyecto de ley de asilo SB 54, que entró en vigencia el 1 de enero.

La SB 54 prohíbe que las autoridades locales y estatales se comuniquen y cooperen con las autoridades de inmigración, con muy pocas excepciones. Los agentes del orden público y de la ley están sujetos a acciones civiles si violan el SB 54, incluso si se comunican con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas sobre extranjeros ilegales bajo su custodia.

El Departamento de Justicia presentó una demanda contra California el 6 de marzo, diciendo que tres proyectos de ley de California, incluido el SB 54, obstruyen y discriminan intencionalmente la aplicación de la ley federal de inmigración.

El 19 de marzo, la pequeña ciudad de Los Alamitos en el condado de Orange inició una ola de desafío contra la ley de asilo, al aprobar una resolución que permite a los residentes y agencias de la ciudad ignorar las leyes de asilo del estado.

El condado de Orange, que está justo al sur de Los Ángeles, se apresuró a seguir su ejemplo. La Supervisora del Condado, Michelle Steel, dijo que ha dado instrucciones al consejo del condado para que investigue qué opción es mejor: unirse al Departamento de Justicia en su demanda contra California o demandar al estado de manera independiente.

“Las manos de los agentes de policía local están atadas debido al SB 54”, dijo Steel el 20 de abril. “Usualmente cuando son criminales ilegales, se los entregamos al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE)”.

Pero debido al SB 54, añadió, en lugar de trasladar a los presos al ICE para su deportación, el sheriff del condado ha tenido que liberar a 172 extranjeros criminales en el condado desde el 1 de enero hasta el 19 de marzo.

“No quiero que esto suceda en el condado de Orange, porque la seguridad pública es lo más importante y la prioridad de un gobierno es proteger a sus propios ciudadanos”, dijo Steel.

Michelle Steel, supervisora ​​del Condado de Orange, frente a su oficina en Santa Ana, California, el 24 de abril de 2018. (Yiyuan Chang / NTD)

La Supervisora dijo que la mayoría de sus electores apoyan la resolución, pero ha sido calificada de racista, e incluso algunos críticos le han dicho que es una “golpeadora de inmigrantes”.

“No es esí. Esto se reduce totalmente a la seguridad pública“, dijo Steel, quien es inmigrante coreano-americana.

El 26 de marzo, el Departamento del Sheriff del Condado de Orange dijo que comenzaría a difundir públicamente las fechas en que pretende liberar a los reclusos.

“Esta acción mejorará la comunicación entre el Departamento del Alguacil y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley para eliminar a los delincuentes peligrosos de nuestra comunidad”, dijo el comunicado.

“El SB 54 hace que el trabajo de las fuerzas del orden público sea más difícil, y requiere procesos burocráticos que podrían permitir que personas peligrosas tiendan a usar las grietas de nuestro sistema de justicia”, dijo la sheriff Sandra Hutchens en el comunicado de prensa. “Mi departamento sin embargo, sigue comprometido en cooperar plenamente con las autoridades federales en todas las áreas donde tengo jurisdicción, para eliminar a los delincuentes peligrosos de nuestra comunidad”.

El Condado de Orange ahora se está preparando para una demanda de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, que ya demandó a Los Alamitos, solo días después que se aprobara la resolución de la ciudad. El Alcalde de Los Alamitos, Troy Edgar, comenzó una página de GoFundMe para recaudar dinero para honorarios legales. Había recaudado más de USD 20.000, de su meta de USD 100.000 para el 23 de abril.

Hasta el momento, otros cinco condados: San Diego, Tehama, Kern, Siskiyou y Shasta, se unieron al Condado de Orange para aprobar resoluciones que no son del santuario. Un puñado de ciudades también están tomando medidas contra SB 54, incluyendo Huntington Beach, Aliso Viejo, Mission Viejo, San Juan Capistrano, Lake Forest, Laguna Niguel, Yorba Linda y Dana Point.

El Departamento del Alguacil del Condado de Orange difundirá públicamente la información de los reclusos liberados para que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) pueda localizar y detener a los delincuentes extranjeros ilegales más fácilmente. (Captura de pantalla / Departamento del Sheriff del Condado de Orange)

El alcalde de Huntington Beach, Mike Posey, anunció el 3 de abril que su consejo municipal es el primero en entablar una demanda directamente contra el estado, calificando a SB 54 como una “extralimitación inconstitucional”.

“El Alcalde por tempore (Dom) Peterson y yo creemos en la sacralidad de la Constitución y su aplicabilidad, y que todos los residentes de Huntington Beach son merecedores de protección bajo la constitución de California y Estados Unidos”, dijo Posey en un comunicado, agregando que las políticas de aplicación de la ley de Huntington Beach permanece inalterable.

Trump tuiteó su apoyo al condado de San Diego el 19 de abril después de unirse al movimiento anti-asilo.

“Gracias, Condado de San Diego por defender el estado de derecho y apoyar nuestra demanda contra las políticas de “Asilo” ilegales e inconstitucionales de California”, escribió. “Las políticas peligrosas de California liberan criminales violentos en nuestras comunidades, poniendo a todos los estadounidenses en riesgo”.

Federal versus estatal

El gobernador de California, Jerry Brown (un demócrata) y el presidente Donald Trump, están en desacuerdo sobre la aplicación de la ley de inmigración y con frecuencia intercambian comtragolpes por Twitter.

El 31 de marzo, después que Brown indultó a cinco delincuentes extranjeros condenados, lo que los protege de la deportación, Trump escribió en un tweet: “El gobernador Jerry ‘Moonbeam’ Brown indultó a 5 extranjeros ilegales cuyos crímenes incluyen (1) Secuestro y robo (2) Feos golpes a la esposa y amenazas de muerte con la intención de aterrorizar y (3) Tráfico de drogas. ¿Es esto realmente lo que quiere la gran gente de California?”

Brown acusó al Fiscal General Jeff Sessions de “básicamente ir a la guerra” con California, luego que el Departamento de Justicia presentara su demanda contra las políticas de asilo de California.

Sessions viajó a Sacramento el 7 de marzo para anunciar la demanda y estampar a Brown y otros políticos pro-santuario.

“Entiendo que tenemos una amplia variedad de opiniones políticas sobre inmigración. Pero la ley está en los libros y su propósito es claro “, dijo Sessions. “No hay anulación. No hay secesión. La ley federal es la ley suprema de la Tierra”.

“Si una jurisdicción no acepta la deportación de alguien que entra ilegalmente y luego comete otro crimen, entonces ¿quién de ellos creen que debería ser deportado”, dijo.

Además de la ley SB 54, el Departamento de Justicia está demandando a California por otros dos proyectos de ley de Asilo. Uno es el Proyecto de Ley 450, que prohíbe a los empleadores privados cooperar voluntariamente con los funcionarios federales de inmigración. El fiscal general de California, Xavier Becerra, advirtió a los dueños de negocios que enfrentarán una multa de USD 2000 a USD 10.000 si cooperan con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

El otro, el Proyecto de Ley de la Asamblea 103, impone un esquema de inspección y revisión estatal sobre la detención federal a extranjeros que se encuentran en instalaciones estatales y locales.

California ya había instituido políticas para dar facilidades a los inmigrantes ilegales. En 2014, Brown firmó un proyecto de ley que redujo la sentencia máxima de un delito menor a 364 días, por debajo de 365. Los inmigrantes legales e ilegales están sujetos a la deportación acelerada si reciben una sentencia de 365 días o más.

Becerra (un demócrata) se ha manifestado abiertamente contra los intentos de la administración de ejecutar leyes de inmigración, diciendo que erosiona la seguridad pública.

“Las leyes y políticas de California no brindan ‘asilo’ para los delincuentes”, dijo Becerra en una declaración el 14 de marzo. “Atacamos agresivamente a los delincuentes, independientemente de su estatus migratorio”.

“Lo que no hacemos, sin embargo, es el trabajo de los agentes federales de inmigración. Estamos en el negocio de la seguridad pública, no de la deportación”, agregó.

Sin embargo, Sessions dijo que lo único que quiere California es que dejen de obstruir intencionalmente la aplicación de la ley federal de inmigración y deje que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas haga su trabajo.

“No le estamos pidiendo a usted ni a nadie más que haga cumplir nuestras leyes de inmigración”, dijo.

Tanto los partidarios del asilo como los defensores del asilo dicen que su enfoque mejora la seguridad pública.

Advertencia de Oakland

Citando la seguridad pública, la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, envió una alerta pública el 24 de febrero para advertir a los inmigrantes ilegales que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas estaba preparando una operación de inmigración en la zona.

Schaaf dijo que estaba compartiendo la información “no para asustar a nuestros residentes sino para protegerlos”.

“Sé que Oakland es una ciudad de inmigrantes respetuosos de la ley y familias que merecen vivir libres de la constante amenaza de arresto y deportación”, dijo Schaaf. “Creo que es mi deber y obligación moral como alcalde darles a esas familias una advertencia justa cuando esa amenaza parezca inminente”.

Pero Jessica Vaughan, directora de estudios de política en el Centro de Estudios de Inmigración con sede en Washington, dijo que una advertencia de un funcionario público es “muy irresponsable”.

“ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) se dirige principalmente contra delincuentes que han sido liberados por las políticas del santuario en el Área de la Bahía, por lo que el alcalde realmente está informando a los criminales que ICE los está buscando”, dijo Vaughan el 26 de febrero.

“Lo irónico de los funcionarios como este alcalde que implementan políticas de asilo- es que dicen que lo hacen porque quieren que todos los inmigrantes en la comunidad se sientan seguros”, dijo.

“Bueno, esto tiene el efecto opuesto. Se sienten menos seguros porque sienten que son vulnerables a una acción coercitiva que probablemente ni siquiera esté dirigida a ellos. Está dirigida solo a los delincuentes en la mayoría de los casos, o a personas con graves violaciones de inmigración”.

La alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, habla a los estudiantes el 19 de enero de 2018 en Oakland, California. El 24 de febrero, Schaaf advirtió a los residentes sobre una inminente operación de inmigración en el área. (Justin Sullivan / Getty Images)

Días después de que Schaaf envió su alerta, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) arrestó a 150 personas en el área de San Francisco que estaban violando las leyes de inmigración.

Alrededor de la mitad de los arrestados tenían condenas penales, incluyendo condenas por asalto y agresión, delitos contra niños, cargos por armas y conducir bajo el efecto de droga, de acuerdo con el ICE.

Pero alrededor de 860 criminales extranjeros continuaron en libertad en la comunidad, al igual que las amenazas a la seguridad pública, dijo el director interino del ICE, Tom Homan.

“Tengo que creer que algunos de ellos pudieron eludirnos gracias a la decisión irresponsable del alcalde”, dijo Homan en una declaración el 27 de febrero.

Homan habló abiertamente sobre el estado de asilo de California y se ha comprometido en dedicar más recursos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas a las jurisdicciones con este tipo de asilo.

El 13 de abril, el Departamento de Justicia emitió una nueva advertencia a Oakland así como a Seattle, el Distrito de Columbia y el estado de Vermont. El departamento ya había enviado 23 cartas similares en enero, incluyendo nueve a jurisdicciones en California, como también al propio estado.

El departamento está buscando acciones de las jurisdicciones para que no restrinjan de manera ilegal el intercambio de información por parte de sus agentes de la ley a las autoridades federales de inmigración.

Si las jurisdicciones violan el Código 1373 de la enmienda 8 de Estados Unidos, un estatuto federal que promueve el intercambio de información relacionado con la aplicación de leyes de inmigración- pueden no ser elegibles para el financiamiento del premio federal Byrne JAG, que contribuye a las operaciones de seguridad pública.

El Departamento de Justicia dijo que parte del Manual de Políticas del Departamento de Policía de Oakland parece violar el códico 1373.

El manual establece, en parte: “Los oficiales no compartirán información no pública sobre la dirección de una persona, la fecha de la próxima audiencia o la fecha de liberación con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) o CBP [Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras]. Los oficiales responderán a una solicitud de información no pública del ICE o CBP, solo cuando una orden judicial acompañe la solicitud “.

Si se encuentra que Oakland está en desacuerdo con el código 1373, también puede tener que reembolsar cualquier financiación de Byrne JAG que recibió en el año fiscal 2016 y el año fiscal 2017.

Por ahora, sin que el Congreso apruebe ninguna reforma sustancial de inmigración, la administración Trump está tratando de cerrar las brechas a su alcance, mientras se resuelven los problemas en los tribunales.

TE RECOMENDAMOS