California perdió 654,000 empleos por déficit comercial con China, más que cualquier estado dice informe

Por Anastasia Gubin
03 de Febrero de 2020
Actualizado: 03 de Febrero de 2020

Un informe publicado por Economic Policy Institute indica que el efecto del comercio de China en los trabajadores estadounidenses, luego que Beijing se unió en 2001 a la Organización Mundial del Comercio fue negativo, especialmente para California en volumen de empleos perdidos, pese a su actual récord de desempleo.

“El crecimiento del déficit comercial de Estados Unidos con China entre 2001 y 2018 fue responsable de la pérdida de 3,7 millones de puestos de trabajo en Estados Unidos, incluidos 1,7 millones de puestos de trabajo perdidos desde 2008”, dice el documento, destacando que “tres cuartas partes (75.4%) de los puestos de trabajo perdidos correspondieron al sector manufacturero”.

Mientras que las importaciones de China se dispararon, las exportaciones a China aumentaron mucho menos, por lo que Estados Unidos perdió puestos de trabajo en el sector manufacturero de la electrónica y la alta tecnología, las prendas de vestir, los textiles y una serie de industrias de bienes durables más pesadas.

También ha estado perdiendo oportunidades para añadir puestos de trabajo en el sector manufacturero, como industrias exportadoras de equipo de transporte, los productos agrícolas, la informática y las piezas electrónicas, los productos químicos, la maquinaria y los alimentos y bebidas.

California perdió 654,100 empleos desde 2001 a 2018, representado una pérdida para el estado de 3.64 por ciento de un total de 17,993,900 empleos.

Texas, en segundo lugar de volumen de trabajadores que perdieron su trabajo en el país, registró 334,800 bajas, representando un 2,64 por ciento de un total de 12,689,000 empleos. Los otros tres estados más perjudicados en volumen, son Nueva York (185,100), Illinois (162,400) y Florida (150,700).

“Estas distribuciones reflejan tanto el tamaño de algunos estados (por ejemplo, California y Texas) como la concentración de las industrias más afectadas por el creciente déficit comercial entre Estados Unidos y China”, dice el documento.

Entre los 20 distritos del país que más perdieron empleos nueve son de California. Los tres distritos congresionales más afectados están en Silicon Valley (South Bay Area), incluido el distrito 17, que abarca Sunnyvale, Cupertino, Santa Clara, Fremont, Newark, North San Jose y Milpitas, que perdió 78,700 puestos de trabajo, es decir, 20.14% de todos los empleos del distrito.

También está el distrito 18, que incluye partes de San José, Palo Alto, Redwood City, Menlo Park, Stanford, Los Altos, Campbell, Saratoga, Mountain View y Los Gatos, que perdió 48,400 empleos, o el 12,99%; y el 19, la mayor parte de San José y otras partes del condado de Santa Clara, que perdió 45,400 empleos, o el 11,91%.18. El distrito 15, en el mismo sector, en sexto lugar, registró una pérdida de un 7.9% de empleos.

En cuarto lugar está el distrito 31 de Texas y en quinto el distrito 1 de Oregon.

“California ha sido particularmente impactada porque, sorprendentemente, las industrias más afectadas han sido las de electrónica”, indicó Robert Scott, director de investigación de comercio y fabricación del Economic Policy Institute y coautor del informe junto con el analista de datos Zane Mokhiber según Los Angeles Times.

“Se puede pensar en China como una economía de baja tecnología y mano de obra intensiva, pero pasaron rápidamente de productos textiles y prendas de vestir a artículos de alta tecnología, computadoras, teléfonos, productos electrónicos y pantallas de video. Esa es la industria individual más grande en términos de pérdida de empleo a favor de China”, añadió.

Según el informe, la situación de déficit comercial con China y las consiguientes pérdidas de puestos de trabajo siguieron creciendo durante los dos primeros años de la administración Trump. Los empleos desplazados aumentaron de casi 3,0 millones en 2016 a 3,7 millones en 2018, señala el documento.

“Se suponía que la entrada de China en la OMC en 2001 la pondría en conformidad con un régimen aplicable y basado en reglas que requeriría que China abriera sus mercados a las importaciones de Estados Unidos y otras naciones reduciendo los aranceles chinos y abordando las barreras no arancelarias al comercio”, destaca el estudio.

Mire a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS