California supera el promedio entre los “estados más inteligentes”, pero ¿los datos son exactos?

Por CHRIS KARR
05 de Diciembre de 2019 Actualizado: 05 de Diciembre de 2019

Un nuevo estudio realizado con el fin de clasificar a los Estados Unidos en orden de inteligencia puso a California, el estado de más rápido crecimiento del país y con la mayor población, en el puesto 24.

El estudio realizado por SafeHome, un sitio web que se especializa en el estudio y la evaluación de productos de seguridad para el hogar, se basó en sus clasificaciones de títulos universitarios, graduación de la escuela secundaria, títulos profesionales o avanzados y puntajes de exámenes estandarizados.

California recibió una puntuación total de 247.8, una cifra un poco más alta que el promedio nacional de 221.

De acuerdo a los datos presentados en el estudio de SafeHome, un poco más del 21% de los californianos mayores de 25 años tienen títulos de licenciatura, y el 83% de los estudiantes de 2017 se graduaron de la escuela secundaria.

Según los datos presentados en el estudio de SafeHome, poco más del 21 por ciento de los californianos mayores de 25 años tienen títulos de licenciatura, y el 83% de los estudiantes en 2017 se graduaron de la escuela secundaria. Los puntajes promedio de la prueba SAT del estado fueron de 1065, lo cual se ubica ligeramente por debajo del promedio nacional de 1097. California quedó clasificada por encima de Nueva York (#32), Washington, D.C. (#31) y Texas (#30).

El estudio concluyó que el estado más inteligente es Nueva Jersey, donde casi 1 de cada 4 residentes mayores de 25 años tiene una licenciatura, y el 91% de los estudiantes de 2017 se graduó de la escuela secundaria pública.

Nueva Jersey, tuvo una puntuación combinada de 337,8, seguida por Utah, Massachusetts, Carolina del Norte y Montana, que colectivamente representan los 5 estados más inteligentes del país.

Idaho, donde el 18,2% de los adultos de 25 años o más tienen títulos de licenciatura y el 80% de los estudiantes de 2017 se graduaron de la escuela secundaria, el estado fue clasificado en último lugar detrás de Oklahoma, Nuevo México, Arizona y Louisiana.

Si las clasificaciones y la metodología del estudio parecen sospechosas, puede haber una razón de peso: la inteligencia, o el grado en que cualquier grupo de individuos es “inteligente”, es una cualidad que es difícil de determinar con precisión.

“La inteligencia es un concepto muy nebuloso y la noción de que uno u otro factor mide con precisión la totalidad de todo lo que entra en la existencia de un ser humano inteligente es mitología”, dijo a The Epoch Times Bob Schaeffer, director de educación pública de Fair Test (El Centro Nacional de Pruebas Justas y Abiertas).

“Algunas personas son buenas en matemáticas, otras son excelentes en lenguaje verbal, algunas tienen habilidades en arte y ciencias, o intuición o relaciones humanas – eso no es una cosa.”

La noción de diferentes tipos de inteligencia es ampliamente conocida desde hace años. Este concepto fue examinado por el psicólogo de desarrollo Howard Gardner y resumido en su libro de 1983 “Frame of Mind” (Marco de la mente).

“Hace casi cuarenta años, desarrollé la teoría de las inteligencias múltiples”, dijo a The Epoch Times Gardner, profesor de investigación de Hobbs sobre cognición y educación de Harvard Graduate School. “Esto incluye la inteligencia interpersonal y la intrapersonal, que no se pueden utilizar como instrumentos de respuesta corta. Siempre estamos limitados cuando miramos solo las cosas que se pueden medir de forma fácil y fiable. ¿Uno puede medir la sabiduría? ¿O la belleza?”

Gardner, quien también es asesor de FairTest, considera que el estudio de SafeHome es más entretenido que válido.

“La cuestión de determinar cuáles estados son inteligentes resulta un juego divertido, pero no me lo tomo en serio de ninguna manera”, dijo. “No tiene más sentido que preguntar qué países son más inteligentes.”

“Alemania pudo tener el mayor puntaje en 1914 y 1939, y desencadenó dos guerras mundiales desastrosas”, dijo. “Poniéndome un sombrero judicial, diría que’caso desestimado'”.

Gardner señaló que el uso de SafeHome de más de un indicador para sopesar varios factores es “positivo”, pero que el enfoque general podría ignorar complejidades más matizadas.

“La pregunta más profunda es: ¿qué significa inteligencia y hasta qué punto se puede medir el intelecto con instrumentos estándar?”, dijo.

“Reconocemos que no estamos tomando en cuenta cosas como la inteligencia emocional o el sentido común”, anotó SafeHome en la conclusión de su estudio. “Sin embargo, si vives en un estado donde muchos de tus vecinos fueron a la universidad o donde los estudiantes de secundaria tienen resultados impresionantes en la prueba SAT, nuestro clasificación de estados más inteligentes podría ser muy útil”.

Schaeffer, sin embargo, sugirió que los puntajes de las pruebas “miden el estatus socioeconómico y las oportunidades acumuladas, no la inteligencia”.

Según Schaeffer, las pruebas de SAT y ACT solo los toman la mitad de todos los graduados de la escuela secundaria, y los resultados no miden a toda la población”.

Por otra parte, al considerar las tasas de graduación de la escuela secundaria, el estudio proporciona cierta información, porque ese factor es “aceptado a nivel nacional como una meta educativa válida para preparar a la gente para el trabajo y la vida cívica [y] se aplica a toda la población”.

Por último, la elección de la palabra “más inteligente” es problemática, según Schaeffer, y debería calificarse con mayor precisión.

“No sé [lo que es] ‘más inteligente’ (…) Se podría decir ‘mejor educado’ (…) pero eso no significa necesariamente que seas más listo o más inteligente”.

***

A continuación

La igualdad

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS