California suspende más de 400 licencias de marihuana a medida que se debate su legalización federal

Por Brad Jones
18 de Noviembre de 2019 Actualizado: 18 de Noviembre de 2019

En medio de un nuevo impulso para legalizar la marihuana a nivel federal, California ha suspendido 407 licencias comerciales de marihuana, afectando a aproximadamente el cinco por ciento de las cadenas de suministro legales de cannabis, que van desde fabricantes hasta minoristas.

La revista Forbes informó el 16 de noviembre que “un comité clave del Congreso planea realizar una votación histórica sobre un proyecto de ley para poner fin a la prohibición federal de la marihuana la próxima semana, dijeron dos fuentes con conocimiento de la acción que se anunciará próximamente”.

El representante Jerry Nadler (D-NY), quien encabeza el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, y la contendiente principal del Partido Demócrata para la presidencia 2020, la senadora Kamala Harris (D-CA) se unieron para impulsar una legislación que busque legalizar la marihuana en todo el país, y que el voto en la Cámara podría llegar antes de fin de año, informó la revista en julio.

Pero recientemente, en el estado natal de Harris, la Oficina de Control de Cannabis (BCC) tomó medidas enérgicas contra 407 minoristas de marihuana, servicios de entrega, distribuidores y microempresas que no cumplieron con la capacitación y acreditación obligatoria de seguimiento y localización, según un informe en Marijuana Business Daily. Las empresas tienen prohibido realizar actividades normales hasta que cumplan con los requisitos estatales.

El BCC regula a 2630 empresas de marihuana que poseen licencias provisionales o anuales, mientras que el Departamento de Alimentación y Agricultura de California (CDFA) supervisa a 3830 productores de marihuana y el Departamento de Salud Pública de California (CDPH) regula a 932 fabricantes.

El portavoz de BCC, Alex Traverso, dijo a Marijuana Business Daily que las empresas afectadas han tenido tiempo de sobra para completar el entrenamiento obligatorio de seguimiento y localización y cargar datos de inventario utilizando el software Metrc requerido para que el estado pueda regular la cadena de suministro de cannabis.

Josh Drayton, de la Asociación de la Industria del Cannabis de California (CCIA), dijo al medio de comunicación que las suspensiones podrían crear un cuello de botella en el suministro.

“Hay una gran pausa en este momento. Y en un momento en que intentamos incentivar a los consumidores a comprar productos regulados y probados (…) está minimizando sus opciones. Estamos incentivando el mercado ilícito, que es una opción mucho más asequible en este momento”, dijo Drayton. “En lo que realmente debemos centrarnos es en el acceso y la asequibilidad”.

Los defensores de la industria del cannabis dicen que las suspensiones podrían conducir a un aumento en las ventas en el mercado negro. Una de las posiciones comunes que los defensores legales de la marihuana han tomado en el pasado es que la marihuana legal eliminaría el mercado negro, mantendría las drogas alejadas de los menores y generaría ingresos fiscales para el estado.

Aunque se esperaba que el estado recaudara aproximadamente USD 643 millones de ingresos tributarios de los impuestos a la marihuana dentro del primer año de ventas legales de marihuana, recaudó aproximadamente la mitad de esa estimación, según un informe reciente de Forbes.

Pero el mercado negro solo ha crecido y se ha envalentonado, según Scott Chipman, portavoz de Americans Against Legalizing Marijuana (AALM).

Chipman dijo a The Epoch Times que las tiendas de marihuana ilegales superan en gran medida las tiendas de marihuana permitidas en el estado.

“Por cada tienda de marihuana que está permitida, estimamos que hay tres que no lo están. Y luego, por cada tres que no lo son, estimaríamos que hay probablemente 10 servicios de entrega”, dijo.

“En San Diego, por ejemplo, teníamos 250 tiendas no autorizadas a la vez. Tomó alrededor de un año a un año y medio para pasar de una a 250″, dijo Chipman.

Finalmente, la policía comenzó a cerrar algunas de las tiendas ilegales de marihuana, pero descubrió que muchas de ellas abrirían una semana después en el mismo lugar, según Chipman.

“Luego, cuando la policía se ponía más fuerte, simplemente se mudaban a una nueva ubicación calles más abajo. Y luego, cuando la policía se puso aún más fuerte, simplemente empezaron a hacer servicios de entrega”, dijo.

Una tienda ilegal de marihuana que cerró, simplemente publicó un letrero de “Entrega sin cita”. Los clientes entraban a la tienda, miraban fotos del inventario de marihuana, pagaban el producto y bajaban a la calle para sacar su marihuana “de la parte trasera de un automóvil”, dijo Chipman. “La cantidad de formas en que los traficantes de drogas eludirán las regulaciones, los permisos y la aplicación de la ley es infinita”.

El exvicepresidente Joe Biden dijo el sábado en un ayuntamiento de Las Vegas que se necesita más debate sobre el tema, defendiendo su posición de larga data contra la legalización de la marihuana a nivel federal.

Biden dijo: “La verdad del asunto es que casi no se ha obtenido suficiente evidencia de si es o no una droga de entrada. Es un debate, y quiero mucho más antes de legalizarlo a nivel nacional. Quiero asegurarme de que sepamos mucho más sobre la ciencia detrás de esto”.

Chipman dijo que la marihuana es “absolutamente” una droga de entrada.

“Si las personas usan marihuana cuando son adolescentes y adultos jóvenes, y luego se les ofrecen otras drogas, es muy común que pasen a otras drogas. Como anécdota, lo que escuchamos de los adolescentes y adultos jóvenes es que cuando se acaba la marihuana, siempre hay alguien que toma píldoras”, dijo Chipman. “Y, cuando usas marihuana, tu capacidad para tomar decisiones inteligentes sobre pasar a otra droga se ve gravemente comprometida”.

Pero una “droga de entrada” para los usuarios puede ser más como una compuerta para los distribuidores.

“Hay una gran competencia para vender marihuana, por lo que si hay tanta gente vendiendo marihuana ahora que [ellos] están teniendo dificultades para ganarse la vida, una vida ilícita, es decir, entonces hay un incentivo para pasar a otra cosa: otras drogas”, dijo Chipman.

La marihuana legal no ha reducido el uso de otras drogas, dijo.

“El consumo de drogas en los Estados Unidos generalmente está aumentando. El consumo de alcohol está aumentando como resultado de la legalización de la marihuana. Eso se midió en Colorado poco después de la legalización. Pensaron que el consumo de alcohol disminuiría, pero no lo ha hecho. Ha subido”, dijo Chipman. “Una vez que tienes la costumbre de entrar en un estado mental alterado, la droga que usas no es tan específica. La mayoría de las veces, las personas usan múltiples drogas. O combinan las drogas o combinan un medicamento un día y otro diferente otro día. Es raro que veas personas que usan solo un medicamento”.

A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

TE RECOMENDAMOS