Cambios menstruales tras la vacunación para COVID-19 deben investigarse activamente: Experta

Por Lily Zhou
16 de Septiembre de 2021
Actualizado: 16 de Septiembre de 2021

El posible vínculo entre las vacunas contra el virus del PCCh y los cambios menstruales debe investigarse para aclarar las dudas, dijo una profesora de inmunología reproductiva del Imperial College de Londres.

En un editorial publicado el jueves en el British Medical Journal, la Dra. Victoria Male dijo que no investigar a fondo los informes de cambios menstruales, después de la vacunación contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), probablemente alimentará los temores de que las vacunas puedan dañar la capacidad reproductiva de las mujeres.

Según el editorial, hasta el 2 de septiembre se habían notificado en el Reino Unido más de 30,000 casos de trastornos menstruales y sangrado vaginal inesperado después de la vacunación. Las notificaciones fueron entregadas al esquema de vigilancia de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) para reacciones adversas a medicamentos, denominado Tarjeta Amarilla.

El 16 de agosto, la MHRA publicó una actualización que decía que “la evaluación rigurosa completada hasta la fecha” no respaldaba un vínculo entre los cambios en los períodos menstruales, los síntomas relacionados y las vacunas contra el virus del PCCh.

El documento dice que el número de informes de trastornos menstruales y sangrado vaginal fue bajo. El resultado se tomó en relación tanto con el número de personas que han recibido vacunas contra el virus del PCCh, hasta la fecha, como con la frecuencia de los trastornos menstruales en general.

También dice el documento que los trastornos informados eran, en su mayoría, de naturaleza transitoria y que no había evidencia que sugiriera que las vacunas afectarían la fertilidad y la capacidad de tener hijos.

Male corroboró la afirmación de la MHRA, diciendo que la mayoría de los trastornos menstruales posvacunas notificados sólo se producían durante un único ciclo antes de volver a la normalidad.

También agregó que tanto las tasas de embarazos no deseados como las tasas de embarazo en las clínicas de reproducción asistida han sido similares en pacientes vacunados y no vacunados en ensayos clínicos.

Sin embargo, Male sostiene que se necesitarán más investigaciones para eliminar las incertidumbres.

El esquema de tarjeta amarilla se basa en la notificación voluntaria de presuntos efectos secundarios o incidentes de dispositivos médicos que deben informar los profesionales de la salud y el público en general, incluidos los pacientes, los cuidadores y los padres.

Male dijo que la naturaleza del método de recopilación de información del sistema dificulta sacar conclusiones firmes.

La profesora de inmunología reproductiva sugirió que no cree que las vacunas afecten la fertilidad de las mujeres según la evidencia disponible.

Actualmente hay tres vacunas contra el virus del PCCh disponibles en el Reino Unido. Dos de ellas, Pfizer-BioNTech y Spikevax (desarrollada por Moderna), son vacunas de ARNm, mientras que la vacuna Oxford-AstraZeneca es una vacuna vectorizada por adenovirus.

Una mujer es vacunada contra el COVID-19 en la isla Pelagie, de Lampedusa, en el sur de Italia, el 15 de mayo de 2021. (Alberto Pizzoli/AFP a través de Getty Images)

Los eventos de cambio menstrual ocurrieron en las tres vacunas. Male sugirió que, si existe una conexión entre las vacunas y los trastornos menstruales, es probable que sea el resultado de la respuesta inmune a la vacunación en lugar de un componente específico de la vacuna.

Según Male, los ciclos menstruales pueden verse afectados por la activación inmunitaria en respuesta a diversos estímulos, como otras vacunas e infecciones virales, incluida la infección por el virus del PCCh.

En un estudio de mujeres que menstruaban, alrededor de una cuarta parte de las infectadas con el virus del PCCh experimentaron trastornos menstruales, dijo el editorial.

Male cree que una investigación también puede ayudar a comprender el mecanismo detrás de los cambios menstruales después de las vacunas, y también ayudará a despejar cualquier temor y desconfianza innecesarios hacia las vacunas.

“Aunque los cambios informados en el ciclo menstrual después de la vacunación son de corta duración, la investigación sólida sobre esta posible reacción adversa sigue siendo fundamental para el éxito general del programa de vacunación”, escribió.

Male pidió a las autoridades sanitarias del Reino Unido que sigan el ejemplo de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., que pusieron a disposición, el 30 de agosto, 1,67 millones de dólares (1,2 millones de libras esterlinas) para “fomentar esta importante investigación”.

La Dra. Jo Mountfield, vicepresidente del Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos, dijo que el colegio quiere “tranquilizar a las mujeres dejándoles en claro que cualquier cambio suele volver a la normalidad después de uno o dos ciclos”, pero también apoya los llamados para que se investigue más la posible asociación entre las vacunas y las alteraciones en los ciclos menstruales.

La MHRA dijo que los problemas menstruales pueden ser causados por eventos estresantes de la vida y agregó que también se han informado cambios en el ciclo menstrual después de que las personas han tenido el virus o están sufriendo el llamado COVID prolongado.

La Dra. Alison Cave, directora de seguridad de la MHRA, dijo que están “monitoreando de cerca los informes de presuntos trastornos menstruales” a través del esquema “robusto” de tarjetas amarillas.

“Como se indica en nuestra estrategia de vigilancia de la seguridad de las vacunas, el sistema de tarjetas amarillas es una de las diversas fuentes de pruebas que utilizamos para evaluar la seguridad de las vacunas”, dijo.

“Con base en nuestro riguroso monitoreo de seguridad actual, las mujeres pueden estar seguras de que la evidencia actual no muestra un vínculo con ningún cambio en los períodos o síntomas de la mujer, ni hay evidencia que sugiera que las vacunas anti-COVID afectarán la fertilidad. Esta es también la conclusión de nuestro comité asesor científico de expertos, la Comisión de Medicamentos de Uso Humano”, dijo Cave en un comunicado.

“Aunque sean incómodos o angustiosos, los problemas de la menstruación son extremadamente comunes y los acontecimientos vitales estresantes pueden alterar los períodos de las mujeres. También se han notificado cambios en el ciclo menstrual tras la infección por COVID-19 y en mujeres afectadas por COVID prolongado”, añadió.

“Nuestro consejo sigue siendo que los beneficios de la vacunación superan los riesgos para la mayoría de las personas”.

Con información de PA.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS