Campesino que protestó contra Daniel Ortega fue condenado a 216 años de prisión

Por Jesús de León – La Gran Época
19 de Febrero de 2019 Actualizado: 19 de Febrero de 2019

El líder campesino Medardo Mairena, quien en 2018 participó en protestas contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pagará una pena de 216 años de prisión acusado por el régimen por terrorismo y otros delitos, informó este lunes la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Mairena, es uno de los más de 700 presos políticos del régimen de Daniel Ortega, y tendría que vivir tres vidas de 72 años cada una para cumplir la condena de 216 años y tres meses que le impuso el juez orteguista Edgar Altamirano, titular del Juzgado Noveno Distrito Penal de Juicio de Managua.

Mairena es representante en la mesa del diálogo nacional, en el marco de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde el 18 de abril pasado y que dejó cientos de muertos.

“Las penas son (…) son del triple de lo que pidió la misma Fiscalía, que solicitó 73 y 63 años, a pesar de que la pena máxima en el país son 30 años”, cuestionó el abogado defensor Julio Montenegro, quien dijo además que no fue citado por el juez Altamirano.

“El juez orteguista Edgar Altamirano ilegalmente triplicó, cuadruplicó y quintuplicó penas a líderes campesinos y no avisaron a sus defensores sobre lectura de sentencia”, dijo el abogado, según La Prensa Nicaragua.

El juez Edgard Altamirano que dictó la sentencia contra Mairena y es descrito por medios nicaragüenses como fiel a Ortega, ordenó en el mismo juicio 210 años de cárcel para Mena y 159 años con 3 meses para Icabalceta, ambos líderes campesinos que, junto con Mairena, participaron en protestas antigubernamentales desde 2013.

Las críticas a estas sentencias también vinieron de parte de ex dirigentes cercanos al actual dictador Ortega.

“La condena a los dirigentes campesinos Medardo Mairena, Pedro Mena y Orlando Icabalceta es bárbara, ilegal e injusta. Sin su libertad y la de todos los presos políticos no hay diálogo que pueda avanzar”, escribió Ramírez, que fue vicepresidente durante el primer régimen sandinista (1979-1990) y ahora es crítico del presidente Daniel Ortega, que también ocupaba entonces ese cargo.

A Mairena y Mena los condenan por el asesinato de cuatro policías y un profesor durante el supuesto ataque contra una delegación policial de Morrito, Río San Juan, aunque los condenados no estaban en el lugar, porque participaban en una marcha en Managua, reportó el medio local La Prensa.

El 18 de diciembre pasado cuando fueron declarados culpables, Montenegro señaló que el juez no incluyó los alegatos finales del caso debido a que supuestamente ya había redactado el fallo antes del inicio de la audiencia.

Los dirigentes rurales, detenidos el 13 de julio de 2018, son miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, la contraparte del Gobierno en un diálogo para superar la crisis que fue suspendido de forma indefinida en julio pasado, después de que grupos oficialistas atacaran a obispos de la Iglesia católica, quienes actuaban como mediadores.

Varios medios reportaron que los policías sobrevivientes dijeron ese 12 de julio, día de la masacre policial, que quienes dispararon contra ellos fueron los paramilitares y miembros de la Juventud Sandinista porque no quisieron atacar la marcha de los autoconvocados que pasaba entonces frente a la Alcaldía de Morrito, reportó el medio local La Prensa.

Los hechos se dieron cuando pobladores marchaban de manera pacífica en Morrito, Río San Juan, y fueron atacados por policías y simpatizantes sandinistas, dejando como resultado un civil y cuatro policías.

Según la versión del Movimiento Campesino, los policías reprimieron la marcha y se desató un enfrentamiento.

“Hacemos responsable al dictador Ortega por lo que les pueda pasar a nuestros líderes”, escribió el Movimiento Campesino, al que pertenecen Mairena y Mena, en su cuenta de Facebook.

El movimiento también denunció que luego de ser encarcelado el 13 de julio de 2018 sus familiares solo pudieron verlo una sola vez a través de un vidrio, y el les contó que estaba siendo torturado.

“Lo habían torturado lo golpearon, no lo dejaron dormir y que lo ponían incado y le decían que le iban a matar a su familia sino se declaraba culpable”, dijo Alfredo Mairena, hermano de Medardo.

Crímenes de lesa humanidad

Las protestas contra Ortega alcanzaron su pico entre abril y julio pasados en toda Nicaragua, tras lo cual el Gobierno desplegó acciones violentas que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) identificó como crímenes de lesa humanidad.

Desde abril pasado la crisis sociopolítica de Nicaragua dejó entre 325 y 561 muertos, de 340 a 767 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos, a los que llama “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes”.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la CIDH responsabilizó al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

INTI OCON/AFP/Getty Images

Ortega, quien lleva 12 años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de un intento de “golpe de Estado fallido”.

Ayer el presidente estadounidense Donald Trump se refirió a la situación de crisis que se vive en Nicaragua, durante un encuentro con venezolanos en el exilio.

“Un día, con la ayuda de Dios, veremos lo que el pueblo hará en Caracas, en Managua, y en la Habana”, dijo Trump este lunes desde Florida.

Un cambio de régimen exitoso y pacífico en Venezuela provocaría un cambio y promovería la democracia en Cuba y Nicaragua, dijo Trump a la multitud.

(Con información de EFE)

***********************************************

A continuación:

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

TE RECOMENDAMOS