Campo electromagnético que emiten celulares podría poner en riesgo la salud

28 de Marzo de 2017 Actualizado: 28 de Marzo de 2017

Cada día aumentan los usuarios de telefonía móvil, es prácticamente imposible que alguien no lo tenga. Según ‘Mobility Report‘ de Ericsson, el número total de líneas móviles registró a finales de 2016 la misma cifra que habitantes en el mundo al alcanzar los 7.500 millones de suscripciones, 132 millones más que en el último trimestre de 2015.

Sin embargo, científicos advierten que usar un celular con regularidad podría tener efectos negativos para la salud, por la radiación del campo electromagnético (CEM) que emiten.

Mucho se ha hablado acerca de los riesgos en la salud, sobre todo en los usuarios de larga data de teléfonos celulares, pero aún faltan evidencias para definir los efectos negativos de la exposición al CEM de los celulares.

Los estudios se contradicen, pero como usuarios es necesario sopesar todos los argumentos en pro de la salud.

El físico médico Rolando Paucar Jáuregui, del Instituto de Investigación para la Energía y el Desarrollo (IEDES) en una entrevista de Vital RPP, señala:

“Existen varios estudios que se contradicen respecto de las consecuencias del uso continuo de los celulares todo esto debido a que estos teléfonos durante su uso se aproximan a la cabeza. El efecto térmico debido al calentamiento de los tejidos llevaría a un incremento en la temperatura del cuerpo por encima de 1ºC”.

También hay dudas sobre el efecto en las cadenas de ADN, al respecto Ferrán Tarrasa, jefe de Ingeniería de la Planta de la Central Nuclear de Ascó en Tarragona, España, dijo en una conferencia sobre las ondas electromagnéticas: “las ondas emitidas por los celulares y por las antenas de telefonía no son ionizantes, es decir, no se ha comprobado que tengan efectos genotóxicos porque no afecta las cadenas de ADN con material genético, ni tiene incidencia en el desarrollo fetal, el sistema endocrino o el sistema inmune, tampoco se ha encontrado una relación directa entre las ondas electromagnéticas y el cáncer”.

La OMS en su nota descriptiva N°193 de octubre de 2014, señala que en los últimos 20 años se han realizado investigaciones para determinar si los teléfonos móviles pueden plantear riesgos para la salud. Hasta ahora no está confirmado que haya efectos tan perjudiciales para la salud.

Como los teléfonos móviles se usan cerca de la cabeza, entonces los estudios han profundizado la cantidad de energía que absorbe la cabeza, y mediante modelos complicados en diferentes formas de cabezas, no se ha llegado a comprobar que la energía acumulada supere los límites recomendados, señala la misma nota de la OMC.

Además la OMC platea otras dos hipótesis:

  • El uso del teléfono móvil conlleva “efectos no térmicos” sobre las células que podrían desarrollar cáncer.
  • Hay efectos de alteración de los tejidos por estímulos eléctricos que podrían influir en la función del cerebro y los tejidos.

Ambas hipótesis no se han podido comprobar a partir de los datos disponibles de las investigaciones realizadas, por lo que no se puede aseverar que los teléfonos móviles tengan efectos negativos en la salud de las personas, concluye la nota de la OMS

También hay otras  investigaciones que advierten los peligros en el uso intensivo de los celulares, señalándose que a largo plazo sí tiene efectos negativos en la salud.

La página web del Dr. Mercola se describe una investigación del Dr. Lenart Hardell, profesor de oncología de la Universidad de Örebro en Suecia y el estadístico Michael Calberg de la misma Universidad.

A diferencia de otras investigaciones que solo analizan a usuarios de telefonía celular, el Dr. Lenart analizó a 1.500 pacientes con cáncer cerebral, junto con 3.530 controles libres de cáncer.

Utilizando el análisis de regresión, un proceso estadístico para estimar las relaciones entre variables como la edad, género, año de diagnóstico e índice socioeconómico. Se observó en las estimaciones que las probabilidades de cáncer cerebral altamente mortal o maligno aumentaron con un mayor uso de teléfonos celulares.

  • A mayor uso del teléfono celular tuvieron el doble de probabilidad de desarrollar glioma (tipo de neoplasia cerebral) en comparación con quienes su exposición fue mínima.
  • Las personas que utilizaron el teléfono celular o teléfono inalámbrico por más de 25 años tuvieron el triple de riesgo de glioma, en comparación con las personas que los utilizaron por menos de un año.

Recomendaciones para reducir o eliminar la radiación electrónica por el uso de teléfonos móviles

Según lo descrito por el Dr. Rolando Paucar Jáuregui y el Dr. Mercola, se recomienda a la población en general:

  • Evitar tener el celular pegado al cuerpo, lo mejor es usar audífonos con cables para hablar, puede guardarlo en el maletín o en la cartera.
  • En lugares cerrados, si se usa demasiado el celular puede exponerse al resto de personas a la radiación electromagnética.
  • No es buena costumbre guardarlo debajo de la almohada, ni muy cerca como en la mesa de noche.
  • Durante el embarazo lo recomendable es usar menos el celular, si lo usa es mejor alternar con frecuencia con cada oído.
  • Los niños no deben usar un celular.
  • Mejor que llamar es enviar mensajes de texto. Cuando se maneje no usar el teléfono móvil.
  • Hay otras alternativas de comunicación desde casa: correos electrónicos, mensajería, chat.
  • Si usa mucho el celular puede probar los bloqueadores para reducir la radiación que recibe de la telefonía móvil.
  • No deje que su hijo utilice un teléfono celular, por su vulnerabilidad a las radiaciones emitidas por los celulares.
  • Utilice su teléfono celular lo menos frecuentemente posible.
  • Límite el uso del teléfono celular para áreas con excelente recepción.
  • No pensar que un teléfono móvil es más seguro que otro.
  • Respete a los demás, muchas personas son altamente sensibles a radiación del campo electromagnético, sobre todo los niños.
TE RECOMENDAMOS