Canal chino ordena a empleados americanos mantener “pureza política” y no practicar Falun Gong: Documento

Por Eva Fu
02 de Diciembre de 2021
Actualizado: 02 de Diciembre de 2021

El brazo internacional del canal de noticias estatal del régimen chino ordenó a algunos de sus trabajadores estadounidenses contratados que se distanciaran del grupo religioso perseguido Falun Gong, según muestra un documento interno facilitado a The Epoch Times.

La oficina de Washington de CGTN, una cadena de televisión estatal en inglés, ordenó a principios de este año a varios trabajadores contratados que se comprometieran a mantener su “pureza política”, según un acuerdo de conducta de los empleados.

Eso significa que “no deben involucrarse en organizaciones ilegales y reaccionarias, ni en religiones heréticas como el ‘Falun Gong'”, decía el documento.

La práctica espiritual Falun Gong se basa en tres principios fundamentales: verdad, benevolencia y tolerancia, junto con una serie de ejercicios de meditación. Ha sido objeto de una brutal campaña de represión por parte del régimen chino durante más de dos décadas. Millones de practicantes han sido detenidos o sometidos a trabajos forzados, y cientos de miles han sido torturados, según el Centro de Información de Falun Dafa.

CTGN es un agente extranjero registrado bajo la ley estadounidense, y uno de los 15 medios de comunicación chinos que el Departamento de Estado designó como misiones extranjeras el año pasado en reconocimiento de su papel como brazos de propaganda en el extranjero del régimen comunista chino.

“Un contrato”

El documento, titulado “declaración de promesa” y escrito en chino, fue facilitado por excontratistas estadounidenses que abandonaron CGTN a finales de octubre al considerar insoportable el nivel de presión y control en la empresa.

Parece ser una réplica de la emitida por la oficina de Beijing de CGTN, dado que uno de los requisitos de control de la pandemia decía a los trabajadores que se adhirieran a las normas de COVID-19 del gobierno de la ciudad de Beijing y de los distritos locales.

Otras disposiciones del acuerdo incluyen restricciones sobre apostar, el uso de las redes sociales, el soborno, la “creación de ‘rumores'”, la conducción bajo los efectos del alcohol, el pasar los semáforos en rojo y la revelación de secretos comerciales de la empresa.

“Se siente como si hubiéramos firmado un contrato”, dijo James (alias), un técnico informático que firmó el documento, a The Epoch Times. James, al igual que otros trabajadores actuales y antiguos contratados por CGTN a los que se hace referencia en este artículo, habló con The Epoch Times bajo la condición de mantener el anonimato por miedo a las represalias de la empresa.

Estos técnicos informáticos fueron contratados para trabajar en CGTN por Sobey Digital Technology Co., Ltd., un proveedor de soluciones informáticas para el sector de los medios de comunicación con sede en la ciudad suroccidental china de Chengdu. Sobey declinó hacer comentarios, y CGTN no respondió a las repetidas solicitudes de comentarios enviadas por correo electrónico y por teléfono por parte de The Epoch Times.

Epoch Times Photo
La sede de la cadena estatal china CCTV, en Beijing, el 26 de febrero de 2011. (STR/AFP/Getty Images)

El documento también pone un énfasis especial en la ideología del Partido, diciendo a los trabajadores que “unifiquen su pensamiento” y a los “gerentes de todos los niveles” que “garanticen diligentemente la educación ideológica del personal bajo su supervisión”.

Este aspecto de la supervisión ideológica debería generar cuestionamientos, dijo Sarah Cook, analista principal de China en la organización sin ánimo de lucro Freedom House, con sede en Washington.

“A mí me parece que está en la línea de la dinámica que vemos a menudo en el sistema del PCCh o ‘subcontratar’ la aplicación de la ideología a los ciudadanos comunes para que tengan que informarse y supervisarse mutuamente”, dijo a The Epoch Times, refiriéndose al Partido Comunista Chino. “Los directivos no son responsables solo de vigilar sus propios pensamientos, sino también los de sus subordinados”.

James y sus compañeros de su equipo de informática firmaron el acuerdo en la oficina de CGTN en Washington en agosto, más de un año después de que James empezara a trabajar allí, y unos siete meses para su compañero Alvin.

No está claro si el mismo documento se impuso a los empleados o a otros departamentos ajenos al de informática. Tampoco hubo ninguna explicación por parte de la empresa de por qué se pidió a los contratistas que firmaran el documento en ese momento concreto.

Ninguna de las personas entrevistadas por The Epoch Times practica Falun Gong, pero la mera idea de que la empresa decida lo que los empleados deben y no deben hacer a título particular les resultaba repulsiva, dijeron.

“Nadie quería” firmarlo, dijo Alvin. Pero lo hicieron de todos modos para poder conservar sus puestos de trabajo.

“El jefe de equipo nos lo trajo para que lo firmáramos y nos dijo que la estación lo exigía”, dijo Alvin. “Firmamos tras un breve vistazo”.

Durante un viaje a Seúl hace más de una década, Michael, otro extrabajador de CGTN, pasó por una exposición fotográfica sobre el asesinato dirigido por el Estado de Beijing de practicantes de Falun Gong encarcelados para obtener sus órganos. Se quedó atónito ante el horror del acto, dijo.

“Que sean perseguidos es un hecho innegable”, dijo Michael a The Epoch Times. “En un país con libertad de expresión y de religión, todo el mundo debería ser libre de creer”.

“Explícitamente discriminatorio”

Para algunos observadores de China, estos requisitos impuestos por los medios de comunicación estatales no fueron una sorpresa.

Los documentos internos filtrados, obtenidos previamente por The Epoch Times, muestran que algunos gobiernos locales darían formación a su personal sobre Falun Gong antes de que viajaran al extranjero para asegurarse de que se mantuvieran alejados de los eventos relacionados con Falun Gong. Antes de un viaje de trabajo de cinco días a Singapur en 2017, un departamento del gobierno de la ciudad de Haikou, en el sur de China, emitió una confirmación a la oficina de asuntos exteriores de la ciudad certificando que un miembro del personal en la visita no era un practicante de Falun Gong.

Los Institutos Confucio, un controvertido programa lingüístico financiado por Beijing e instalado en universidades de todo el mundo, suscitaron las críticas hace más de una década por prácticas de contratación y empleo similares dirigidas a Falun Gong.

Sonia Zhao solía enseñar chino en el Instituto Confucio de la Universidad McMaster de Canadá. Antes de llegar a Canadá en 2010, Zhao tuvo que firmar un contrato emitido por Hanban, la agencia estatal que supervisa los Institutos Confucio, en el que se comprometía a no practicar Falun Gong.

Zhao era practicante de Falun Gong y su madre fue encarcelada en China más de una vez por su fe. Durante un año, mientras trabajaba en el instituto, Zhao ocultó su creencia, por miedo a que “si lo descubrían, me pasaría algo”, dijo entonces a The Epoch Times.

En 2012, Zhao presentó una queja de derechos humanos contra la universidad alegando prácticas de contratación discriminatorias. La universidad canadiense cerró su Instituto Confucio un año después, diciendo que tomaron la decisión porque “las decisiones de contratación en China no se estaban haciendo de la manera que nosotros querríamos hacer la contratación”.

Epoch Times Photo
La exprofesora del Instituto Confucio, Sonia Zhao, se manifiesta en contra de los Institutos Confucio frente a la Junta Escolar del Distrito de Toronto. (Mark Media)

Recordando el incidente del Instituto Confucio en Canadá, Cook, la analista de China, dijo que “no le sorprende que haya una disposición en este sentido”.

“Pero sigue siendo sorprendente en términos de lo explícitamente discriminatorio” que es el acuerdo de la CGTN, “no solo en lo que respecta a la práctica de Falun Gong de alguien, sino a sus creencias y actividades religiosas y políticas en general”, dijo Cook.

“Demuestra lo profundamente arraigado que está en el sistema del PCCh (…) este tipo de restricciones y violaciones de la libertad religiosa y política, y cómo no se detiene en las fronteras de China”, dijo.

Trato diferenciado

En los últimos meses, al menos ocho contratistas informáticos han renunciado a la oficina de CGTN en Washington, diciendo que estaban hartos de los supuestos malos tratos y del ambiente de trabajo explotador.

James dijo que la empresa trataba de forma diferenciada a los hablantes de chino. Cuando aparecían los “llamados superiores”, tenían que levantarse de sus asientos para mostrar respeto, mientras que los empleados que hablan otros idiomas estaban exentos de esta norma, dijo.

James, que creció en Malasia, dijo que su gerente, que es de China continental, se había burlado una vez de sus conocimientos de mandarín.

“Decía que mi chino no era bueno, que era muy tonto y que no sabía tal o cual cosa”, dijo a The Epoch Times. “Se burlaba de nuestro trabajo y amenazaba con retener nuestra paga”.

El estrés mental había sido tan grande que Michael y algunos compañeros de trabajo se plantearon buscar terapia psicológica.

Evan, otro extrabajador de informática de CGTN, cree que para la empresa todo era cuestión de control.

“Como sabemos hablar chino… nos recuerdan constantemente que ellos son los que mandan y son los que tienen más voz. Pueden dictar todos nuestros movimientos”, dijo a The Epoch Times.

Con información de Li Xin’an.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS