Cancelación de Rusia

Por Dinesh D'Souza
28 de Marzo de 2022 4:53 PM Actualizado: 28 de Marzo de 2022 4:53 PM

Comentario

El término “cultura de la cancelación” ha llegado a referirse al proceso de ostracismo, penalización y censura que imponen las instituciones culturales estadounidenses a quienes adoptan públicamente puntos de vista de odio y ofensivos para la izquierda política. En este sentido, la “cultura de la cancelación” es un artefacto de las guerras culturales nacionales. En cuestiones como el COVID-19, el fraude electoral o el cambio climático, muchos estadounidenses —sobre todo patriotas, cristianos y conservadores— han sido silenciados, despedidos o avergonzados públicamente por desviarse de la estrecha línea partidista de la izquierda.

Pero ahora, al parecer, la cultura de la cancelación ha expandido sus tentáculos para apuntar, bueno, a toda la nación de Rusia y a todas las cosas rusas. Esto en sí mismo es una sorpresa. Durante la Guerra Fría, e incluso después, Estados Unidos fue capaz de confinar las disputas internas entre facciones políticas dentro de sus propias fronteras. La política exterior, sin embargo, era un asunto totalmente diferente, que se perseguía mediante las técnicas normales de negociación, aislamiento diplomático, guerras indirectas, sanciones comerciales y, en algunos casos, un boicot olímpico.

Cabe señalar que las sanciones y los boicots tienen un efecto recíproco. Cuando el presidente Jimmy Carter boicoteó los Juegos Olímpicos de 1980, en protesta por la invasión soviética de Afganistán el año anterior, esto significó que los atletas estadounidenses se mantuvieron alejados. Las Olimpiadas siguieron adelante. En cierto sentido, Estados Unidos se anuló a sí mismo. Las sanciones comerciales, por definición, perjudican a ambas partes por la sencilla razón de que el comercio beneficia recíprocamente a ambas partes. Al negarse a comprar petróleo ruso, por ejemplo, Estados Unidos se arriesga a pagar precios más altos, ya que está cortando como proveedor potencial a la tercera nación productora de petróleo del mundo.

El despliegue de la cultura de la cancelación hacia Rusia es, que yo sepa, el primer caso de exportación de un arma doméstica de subyugación política al ámbito de la política exterior. En efecto, la Administración Biden y la izquierda están tratando de hacer con Rusia precisamente lo que intentan hacer con los conservadores políticos, es decir, doblegarlos para que se conformen. De alguna manera, la izquierda piensa que puede castigar a Vladimir Putin, a sus aliados y a casi todo aquel que no condene abiertamente sus acciones, con el mismo garrote que ha utilizado contra Alex Jones, Laura Loomer y Nick Fuentes.

“La batalla contra Rusia es una nueva frontera de la política estadounidense”, señalan los editores de Revolver News, un sitio online. “Es la globalización de las tácticas de BLM y la cultura de la cancelación. Es el George Floydismo convertido de garrote doméstico a doctrina de política exterior”. Y como lo woke ya no se limita a Estados Unidos y ha extendido sus asfixiantes tentáculos por todo Occidente, otros países occidentales —las naciones europeas, los canadienses, incluso los australianos— están entrando en el juego de la cancelación de Rusia.

Hay algo un poco cómico en todo esto, por la ingenuidad de la suposición subyacente. ¿Realmente Putin va a cambiar de opinión sobre la derrota de Ucrania porque las compañías de tarjetas de crédito de Estados Unidos no quieren hacer negocios en Rusia? (Putin ha cambiado fríamente a las empresas chinas) ¿O porque los bancos estadounidenses van a limitar sus transferencias internacionales? ¿O porque los medios de comunicación rusos son expulsados en las redes sociales?

La situación se vuelve aún más absurda cuando a uno de los grandes jugadores de ajedrez del mundo, Sergei Karjakin, se le prohíbe participar en torneos de ajedrez porque tuiteó que apoya al presidente ruso, al pueblo ruso y al ejército ruso. Este punto de vista es una caldera política; si la India invadiera Pakistán mañana —cualquiera que sea la justificación, o sin ninguna justificación— el 99% de los indios afirmaría que apoya al primer ministro indio, al pueblo indio y al ejército indio.

A una cantante rusa se le impide actuar en el Met porque se niega a hablar contra Putin. (Evidentemente, ni siquiera el silencio es suficiente. Incluso las figuras culturales que quieren mantenerse alejadas de la política se ven obligadas, para evitar la cancelación, a repetir como loros la posición de la Administración Biden). En Italia, la Universidad de Milán-Bicocca bloqueó una clase sobre Dostoievski porque, bueno, ya se sabe. Más tarde, la escuela cambió de opinión, pero con la condición de que la clase incluyera “literatura ucraniana”, aunque muy poca gente fuera de Ucrania sabe lo que es eso.

Hay más. Una federación internacional de gatos ha excluido la participación de los gatos rusos en la aparente creencia de que los animales también deben compartir la ignominia de Putin. Llevando esta lógica a su reductio ad absurdum, un festival mundial de árboles ha excluido la entrada de un árbol ruso plantado hace casi dos siglos por el gran escritor ruso Ivan Turgenev.

Aunque podemos estar seguros de que Putin se ríe —bueno, al menos se ríe entre dientes— de toda esta patética virtud de exhibición, al mismo tiempo impone un sufrimiento innecesario e injusto al pueblo ruso. La cultura de la cancelación acaba dando en el blanco, pero es el blanco equivocado. Es el pueblo ruso el que se encuentra con que no puede viajar con facilidad, se le obstaculiza la realización de transacciones bancarias ordinarias, se le impide en algunos casos el empleo de sus habilidades y talentos, y se le demoniza por… bueno, ¿por qué exactamente?

Una cosa es decir, como dijo Osama bin Laden, que en una democracia el pueblo es responsable de las acciones de sus líderes. Es cierto, porque es el pueblo el que ha puesto a esos líderes en posiciones de poder, y el pueblo tiene el poder, si lo desea, de destituirlos. Pero esto no se aplica a Putin. No es un líder elegido democráticamente, aunque utilice el título (“presidente”) y algunos de los adornos de la democracia. Entonces, ¿por qué debería el pueblo ruso pagar por las fechorías de Putin? Obviamente, no debería.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.