Cancelar la deuda de préstamos estudiantiles provocaría que la universidad fuera más costosa

Por Stephen Moore
05 de Mayo de 2022 6:37 PM Actualizado: 05 de Mayo de 2022 6:37 PM

Opinión

Podría ser el mayor regalo en la historia de Estados Unidos. El presidente Joe Biden quiere cancelar más de USD 1 billón de deuda pendiente de préstamos estudiantiles. Biden ya ha retrasado durante más de un año la devolución de los préstamos estudiantiles y, según sus nuevas normas, la mayoría de los prestatarios morosos y sin recursos no tendrían que devolverlos NUNCA.

Menudo trato para la gente que nunca devolvió un céntimo del dinero de la matrícula que le debe al Tío Sam.

Este plan convierte en tontos a los millones que se han sentido obligados por el honor a pagar sus deudas. Mi esposa pasó años después de graduarse de la universidad escribiendo cheques diligentemente para pagar las decenas de miles de dólares en préstamos. Así funcionan las cosas cuando se pide dinero prestado y se ha firmado un compromiso de devolverlo.

Piense en lo que sucedería si se implementara esta política de pago de préstamos. ¿Quién volvería a pagar un préstamo estudiantil luego de este programa general de condonación?

¿Quién se beneficiaría? La encuesta más reciente de la Reserva Federal sobre las finanzas de los consumidores descubrió que sólo el 22% de las familias tenían deudas de préstamos estudiantiles y que “la deuda estudiantil ha sido sistemáticamente desproporcionada entre las familias con mayores ingresos”. Así que esto es un regalo para los estudiantes y familias financieramente exitosas pagados por los trabajadores de clase media, millones de los cuales no fueron a universidades de élite en primer lugar.

Una vez que los préstamos estudiantiles pasen a ser “universidad gratuita” para todos, las matrículas universitarias, que ya se están disparando a una velocidad dos o tres veces superior a la tasa de inflación, se dispararían aún más por encima de todos los demás precios de consumo. Cuando asistí a la Universidad de Illinois a principios de la década de 1980, la matrícula era de USD 1000 por semestre. Ahora, está más cerca de los USD 12,000 por semestre. ¿A dónde fue a parar todo ese dinero?

La administración Biden ha diagnosticado mal el problema fundamental aquí. Es decir: los colegios y universidades se han convertido en consumidores de dinero gordos, flácidos e ineficientes sin responsabilidad. Sin supervisión. Sin deshacerse de los malos maestros y profesores. Sin mirar debajo de la capucha para ver dónde se pueden suprimir los gastos superfluos.

No se exige a los profesores titulares que impartan una o dos clases al año.

Si hay que retirar la deuda de los préstamos estudiantiles, ¿por qué los contribuyentes deben pagar la cuenta? ¿Por qué no obligar a las universidades con enormes fondos, en muchos casos de decenas de miles de millones de dólares, a utilizar ese dinero para pagar las deudas en las que incurrieron los estudiantes mientras recibían títulos de sociología, estudios de género y psicología prácticamente inútiles?

Esto incentivaría a las escuelas a recortar sus matrículas y sus costes, algo que las élites académicas están intentando evitar desesperadamente.

Los demócratas creen que comprando votos este noviembre haciendo que la universidad sea esencialmente gratuita ganarán las elecciones. Pero no hay almuerzo gratis, y no hay universidad gratis. Es simplemente una cuestión de quién paga los platos rotos. Y no debería ser USTED.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.