Entrevista con Candace Owens sobre romper con la mentalidad de víctima

Por Irene Luo
15 de Julio de 2019 Actualizado: 15 de Julio de 2019

“No hay nada que yo no pueda hacer como mujer negra sentada en esta silla o en esta sociedad, en este país, que tú puedas hacer como hombre blanco. Todo se trata de lo que elegimos”, dice Candace Owens, escritora, productora y comentarista conservadora.

Owens es la fundadora de Red Pill Black y líder del movimiento “Blexit”, el cual anima a los estadounidenses negros a revaluar y renunciar a su lealtad al Partido Demócrata. Ella argumenta que el núcleo de la plataforma demócrata es manipular emocionalmente a la gente—desde mujeres hasta minorías, hasta la comunidad LGBTQ—para que crean que han sido oprimidos y victimizados.

Owens habló recientemente con el editor senior de La Gran Época, Jan Jekielek, conductor de “American Thought Leaders” para conversar sobre la mentalidad de víctima, la cual ella percibe como pieza central de la visión de izquierda.

“El núcleo de lo que están tratando de hacer es capturar a la gente por los votos con un argumento emocional”, dice Owens. “Es simplemente hacerlos sentir tan enojados sobre algo que en realidad no piensan, ‘¿tiene sentido esto?’ Y generalmente, la respuesta es no. No tiene sentido”.

Owens creció compartiendo una habitación en un pequeño departamento en un alojamiento de bajos ingresos en Stamford, Connecticut, y sacó préstamos por USD 150.000 para ir a la universidad.

“Si no fuera por mi perspectiva de verme a mí misma como victoriosa, como alguien que podría trabajar más duro (…) quien iba a pasar cada segundo que tenía aprendiendo (…) tratando de agregar valor a las empresas, no estaría hoy sentada aquí”, dijo. “Y eso es lo que intento decirles a los estadounidenses negros. Olvídense de lo que les dicen sobre ser una víctima. Eso no te va a llevar desde el punto A al punto Z”.

Todo lo que hace la mentalidad de víctima, dice Owens, “es hacerte sentir amargo y enojado y enfadado todo el tiempo”. Cualquiera sea la raza de uno, la clave del éxito es la misma: trabajar duro, mantener a la familia unida, y tener buenos valores. Y esa es la razón, argumenta, de por qué los japoneses estadounidenses han prosperado en Estados Unidos en relación con otros grupos minoritarios, aún incluso cuando fueron maltratados gravemente y arrojados en campos de internación en cierto periodo.

Aunque Owens creció con valores conservadores, no se volvió conservadora en lo político sino hasta unos pocos años.

“Me habían lavado el cerebro, como a la mayoría de los estadounidenses negros, con el sistema de escuelas públicas, para que crea que tenía que ser una demócrata y que tenía que ser liberal”, dijo.

“Me requirió una tremenda cantidad de humildad llegar a donde estoy hoy, porque tuve que reconocer formalmente que todo lo que había pensado antes estaba mal. Que los republicanos no eran racistas, que no eran ellos los que me retrasaban, que había aprendido todo de la manera incorrecta, que no era que no había sido educada—sino educada mal—e intencionalmente”.

Su camino al conservadurismo fue aprender a tomar responsabilidad personal por su futuro. En vez de verse a uno mismo como víctima de las circunstancias y sometido a opresión, se trata de “ponerse en el asiento del conductor de tu vida”, dice.

“Nos han vendido y suministrado una mentalidad de víctima en detrimento propio. Y nos la vendió la izquierda, el Partido Demócrata. (…) Hemos sido manipulados con la conversación sobre el racismo durante tanto tiempo. Al mismo tiempo, nuestras comunidades han sido destruidas en los últimos 60 años por políticas liberales”, dijo Owens.

Los programas de asistencia social “mantienen sistemáticamente a la gente por debajo de la línea de pobreza” al incentivar el mal comportamiento, dice Owens. Un estudio de 1992 de los economistas Richard Vedder y Lowell Gallaway descubrió que la gente por debajo de la línea de pobreza que no recibe asistencia social tiene tres veces más probabilidad de salir de la pobreza al año siguiente que gente que recibe asistencia. Aún más, los programas de prestaciones sociales fueron diseñados de tal modo que cuando una madre soltera de bajos recursos se casa con un padre empleado, recibe muchos menos ayuda.

Cuando el expresidente Lyndon B. Johnson lanzó sus programas “Gran Sociedad” a mediados de los 60 para eliminar la pobreza e injusticia racial, el 25 por ciento de los estadounidenses negros habían nacido fuera del matrimonio. Para 2015, esa cifra escaló al 77 por ciento, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Owens cree, junto con el comentarista conservador y abogado negro Larry Elder, que el “asunto más grande que enfrenta el Estados Unidos negro hoy” no es el racismo, como muchos creen, sino la falta de padres negros en el hogar.

Entre los estadounidenses negros, aproximadamente el 72 por ciento de los niños viven con un padre soltero, más a menudo la madre. Comparados con los que nacen en hogares intactos, los niños de hogares con padres solteros tienen el doble de probabilidad de ser suspendidos o expulsados de la escuela, y más del doble de probabilidad de ser arrestados por un crimen juvenil.

La razón principal de por qué la izquierda se enfoca tanto en la victimización y en “manipular emociones”, según Owens, es “porque cuando tus políticas no se sostienen, necesitas otra forma de hacer que la gente te vote”.

“Si puedes destruir la mentalidad de víctima, colapsas el Partido Demócrata entero”, dice.

La estrategia de la izquierda es contraproducente

Según Owens, la estrategia de la izquierda, especialmente la política de identidad, generalmente les produce el efecto contrario.

“Ellos llamaron [a Trump] racista, machista, misógino. En un punto, lo habían tildado de violador, en lo cual siguen trabajando. Lo tenían tildado de incestuoso. Recuerda que dijeron que (…) él tenía sentimientos por su hija. Trataron de todo, y el hombre está sentado en la Oficina Oval. Así que claramente, fue contraproducente”, dijo.

“Pero lo más grande del Partido Demócrata es que nunca aprenden la lección. Ellos redoblan, triplican y cuadriplican la apuesta”.

“No se dan cuenta de las implicaciones a largo plazo de las cosas que están haciendo”, buscando salirse con la suya con el “asesinato metafórico del Presidente ahora mismo”, dijo.

“Ellos están intentando sacarlo por cualquier medio necesario”.

“Bueno, una vez que abres esa ventana, no lo puedes deshacer. ¿Verdad? (…) Haz hecho que esté bien que a las mujeres que no les gusta este político digan simplemente que fueron atacadas sexualmente, que la gente no tenga respeto por el cargo más elevado del país”.

“Son cosas peligrosas con las que estamos jugando. Y no puedes deshacerlas. Y yo pienso que puedes verlo en ciertos asuntos. Ellos no saben cómo manejarlo cuando accidentalmente se les viene en contra”.

Owens argumenta que en sus intentos por remover a Trump, los liberales más moderados—como la presidente de la Cámara Nancy Pelosi y el senador Chuck Schumer—dieron a luz y empoderaron a los radicales, al apoyar más políticas radicales en el intento por combatir a Trump. El resultado, dice, son los “radicales reales”, como las representantes Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar, quienes inclinan al Partido Demócrata entero hacia la izquierda.

La radicalización del Partido Demócrata está dañando sus posibilidades de elección, dice Owens.

“Están creando lo que yo denomino ‘refugiados liberales’—los dems más moderados que existieron, estos dems de JFK de los que hablas—quienes están diciendo: ‘yo no reconozco este partido'”, dice.

“Y pienso que lo que va a resultar es que, en 2020, vas a ver a Trump ganar por márgenes muy grandes”.

Sobornos en la izquierda

Para Owens, las nobles promesas del campo de candidatos demócratas para 2020 son simplemente formas diferentes de sobornos para incentivar a su electorado para que voten por ellos.

“¿Qué soborno vas a tomar? Muy bien, puedes tomar a Bernie Sanders. Y él va a pagar todos tus préstamos de estudiante. Puedes tomar a Elizabeth Warren. Ella te va a dar dinero porque eres negro. O puedes tomar a Joe Biden. Él va a curar tu cáncer. Es decir, ellos están realmente superándose uno al otro en términos de a quién pueden sobornar”, dice.

“Nadie piensa cuáles son las implicancias aquí. Billones y billones de dólares—¿de dónde van a salir?”

El Foro de Acción Americana, un centro de estudios liderado por el exdirector de la Oficina de Presupuesto del Congreso, Douglas Holtz-Eakin, ha concluido que el Nuevo Pacto Verde—el gran plan de Ocasio-Cortez para combatir el cambio climático—podría costarle a los contribuyentes hasta USD 93 billones en un periodo de 10 años.

“Ellos piensan que la gente no es lo suficientemente inteligante como para entender economía básica”, dice Owens.

Y luego está el asunto de las reparaciones, una idea que ha ganado tracción en Estados Unidos desde que Ta-Nehisi Coates escribió el artículo “El caso por las reparaciones”, publicado por The Atlantic en 2014. Pero Owens cree que la idea de las reparaciones es tanto ilógica como logísticamente inviable.

“¿Qué va a pasar con los bebés de raza mixta?” ¿O los japoneses que fueron puestos en campos de internación, un momento oscuro en la historia de Estados Unidos que está mucho más cerca de la modernidad que la esclavitud? “Es real, es horrible, pero tienes que seguir adelante”, dice Owens.

“Obviamente, esto no es nada más que una técnica de las elecciones para obtener todos los votos de los negros. Y pienso que es indicativo de cuán asustados están. Se dan cuenta de que algo está sacudiendo a la comunidad negra y que la gente negra está hablando de formas en las que no habían hablado antes.

“Y lo veo todos los días en Internet: están apareciendo más y más movimientos conservadores de negros en secciones y bolsillos de Estados Unidos. Saben que no pueden permitirse perder ni siquiera el 5 por ciento del voto negro, o su partido está acabado. Ellos dependen del voto negro como ni te lo imaginas. Y por eso pienso que es un ejercicio de temor”.

Los votantes negros constituyen alrededor del 20 por ciento de todos los votantes demócratas, según datos de 2018 del Centro de Investigación Pew, y se sabe que ellos votan mayoritariamente a los demócratas.

Owens ha pedido a los negros estadounidenses que cuestionen sus suposiciones sobre el Partido Demócrata, comenzando el movimiento Blexit en octubre de 2018, el cual convoca a los estadounidenses negros a abandonar el partido.

“Quería inspirar una guerra civil ideológica en la comunidad negra”, dijo.

“Antes pensábamos en términos de un monolito y eso se ha quebrado. Ahora, el Estados Unidos negro ya no es más un monolito”.

“Pienso que un día miraremos hacia atrás a este momento en la historia porque yo creo que vamos a ver un éxodo en el Partido Demócrata del Estados Unidos negro”.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS