Su capacidad extrasensorial de ver el futuro salvó a su familia de abordar y morir en el Titanic

Por Blanca Téllez - La Gran Época
09 de Agosto de 2019 Actualizado: 09 de Agosto de 2019

¿Alguna vez soñaste algo que después sucedió? ¿Has captado los pensamientos, ideas, miradas de otras personas sin estar cerca de ellas? Si esto no te ha sucedido, tal vez en algún momento escuchaste que alguien experimentó alguno de estos fenómenos sobrenaturales.

Si bien algunas personas pueden pensar que son extrañas coincidencias y para otras pueden no ser importantes, para quienes las han experimentado pueden llegar a ser muy reales y vívidas, y de difícil explicación.

Estos fenómenos, y otros similares, que rebasan lo conocido en el mundo físico a través de las experiencias sensoriales (vista, oído, olfato, gusto, tacto), se denominan experiencias de percepción extrasensorial.

Aunque desde la ciencia es común el escepticismo y para la psicología suelen ser fenómenos no reales, fantasías o alucinaciones, en otros ámbitos se reconocen y se guía para desarrollar las capacidades extrasensoriales.

La percepción extrasensorial, que se estudia científicamente desde 1930, incluye “la telepatía (comunicación mente a mente), la clarividencia o «visión remota» (conocimiento de eventos remotos fuera del alcance sensorial), y la precognición (conocimiento cierto de un evento futuro)”, menciona Alejandro Parra en su artículo publicado por en Scielo.org

Los sueños premonitorios, visiones o apariciones, se consideran creencias de la antigüedad, aunque también del presente. Mientras que las experiencias extrasensoriales en sueños o en vigilia, serían algo común que tendría algo más de la mitad de la población, dice Alejandro Parra en su artículo.

“Una madrugada me desperté angustiada. Sentí que mi hijo me necesitaba”, relata la corazonada o premonición de una mujer que reproduce Alejandro en su artículo. “Sentí la necesidad de ir a Chile, donde estaban él y su esposa”.

“Cuando ellos regresaron, los veo y les digo: ‘El coche está destrozado. Yo sabía que algo malo había pasado’. Efectivamente, mi hijo y su esposa tuvieron un accidente esa misma madrugada. El coche había quedado destrozado, pero ellos se salvaron”, añade el artículo que menciona otros casos de visiones premonitorias en sueños y en vigilia.

Nostradamus, Edgar Cayce, Baba Vanga, son algunos de los más famosos clarividentes cuyas visiones de futuro se han considerado premoniciones, predicciones o profecías de eventos por suceder. Inclusive varios episodios de la serie de Los Simpson incluyen eventos que tiempo después han sucedido en la realidad.

Mauricio Arenas, un investigador de fenómenos extrasensoriales, ha reportado una experiencia que compartió en una entrevista en Radio Universidad de Chile, disponible en Youtube.

telepatía
Imagen ilustrativa. (Benevolente82/Shutterstock)

Mauricio tuvo una visualización en la que vio a una persona con un rasgo característico: “Le vi un mechón en la frente”.

Cuando llegó al lugar se encontró con una persona que tenía un mechón en el cabello y estaba vestida como la había visualizado, dijo en la entrevista.

“Me contacté con nombres”, añadió después de su visualización.  A través de la intuición, en esa misma situación interactuó con otra persona, a la que nadie más vio, cuyo nombre sería el que le llegó a la mente cuando se dirigía al lugar.

Otros casos han sido reportados e incluso varios artículos científicos mencionan la existencia de este tipo de fenómenos paranormales.

“La idea de que la mente es capaz de actuar sobre el mundo físico es muy antigua”, dice Ángel Gutiérrez en el artículo Mito o realidad de los poderes extrasensoriales. “Este era un tema importante en las culturas griega y egipcia”, añade.

telepatía
Imagen ilustrativa. (CristinaConti2/Shutterstock)

Menciona que famosos pensadores, de la antigüedad y recientes, han estado interesados en la relación de la mente y el mundo físico, como Newton o Einstein, quien “no descartaba la realidad física de la telepatía”.

El doctor W. Tenhaeff, profesor de Parapsicología de la Universidad de Utrech, realizó 150 experimentos de la silla vacía con Gerard Croiset. En uno de ellos, que reproduce Miguel Antonio Ojeda, Gerard pudo saber que una persona no asistiría a una prueba y que alguien que llegaría tenía cicatrices en el rostro por un accidente de tiempo atrás.

En este experimento estarían presentes la precognición y la retrocognición.

Otro caso de precognición o visión con el tercer ojo, publicado por el Journal of Society for Psichical Research en 1912, que Ojeda cita, es el que salvaría la vida a unos pasajeros que no viajaron en el Titanic:

“Una de las personas que tenía reservado pasaje para él y toda la familia era el señor O´Connor, pero unos días antes de embarcar soñó que veía naufragar el navío y a todos los pasajeros flotando en el mar”, dice la cita.

Imagen Ilustrativa. (Ezume Images/Shutterstock)

“El señor O´Connor no quiso decir nada a nadie, pero al repetírsele el sueño al día siguiente y al enterarse de que su viaje podía demorarse, decidió comunicar a su familia el sueño que había tenido y anular los billetes”.

Y agrega la cita en el artículo sobre este suceso: “Gracias a la precognición seguramente salvaron la vida”.

Entre las capacidades sobrenaturales, además de la retrocognición o poder ver el pasado, también está la telequinesis o capacidad de mover objetos.

Además de otras, como la scopaesthesia o la capacidad de percibir una mirada, las relacionadas con los sentidos como la audición psíquica o clariaudiencia, del gusto y del olfato, la proyección astral, etc.

La capacidad de ver más allá del mundo físico a través del tercer ojo, era usual en las culturas ancestrales. Para desarrollar estas capacidades, que al ser tan frecuentes serían naturales en cada persona, existirían varias formas.

Por medio de la glándula pineal, el tercer ojo, un ojo vestigio o atrofiado, también llamado ojo celestial, el ser humano podría captar realidades que nuestros ojos físicos no alcanzar a percibir.

Esta capacidad de ver más allá de lo tangible, que para las creencias espirituales y culturas ancestrales  es la conexión del ser humano con el universo, se lograría cuando el tercer ojo se abre. Para ello se necesita abrir la percepción interior con el despertar espiritual.

El incremento de la actividad pineal se encuentra estrechamente relacionado con las actividades psíquicas, como las visiones o la meditación, ha indicado el doctor Sergio Felipe de Oliveira, de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Pablo.

No obstante, los actuales métodos de comprobación, centrados en las experiencias sensoriales, parecen insuficientes para determinar si las experiencias extrasensoriales son reales, ilusiones o alucinaciones.

De todos modos puedes intentar despertar tus habilidades sobrenaturales, ¿te animas?

¿Crees en los duendes? Mira este video y dinos qué piensas

TE RECOMENDAMOS