Capilla Real del Castillo de Versalles: Un faro divino digno de un Rey del Sol

Más grande que la vida: El arte que nos inspira a través de los tiempos
Por The Epoch Times
18 de Mayo de 2021
Actualizado: 18 de Mayo de 2021

La Capilla Real de Versalles recupera su renovado sentido de la grandeza, tras un proyecto de restauración de tres años.

En el siglo XVII, el Rey del Sol, Luis XIV, dirigió personalmente la creación de esta gran capilla. Con ella, estableció un vínculo entre los cielos, la monarquía francesa y, por tanto, el pueblo de Francia para las generaciones venideras.

En 1687, el arquitecto del rey, Jules Hardouin-Mansart, empezó a trabajar en la capilla y, tras su muerte, el edificio fue terminado en 1710 por su cuñado, el arquitecto Robert de Cotte.

La capilla se alza sobre los edificios del palacio que la rodean, recordando a todos que lo divino gobierna incluso al rey.

Los muros principales, ornamentados con pilastras corintias (elementos arquitectónicos de fachada que dan la apariencia de columnas), forman el cuerpo de la edificación y sostienen el nivel superior, que está bordeado por una balaustrada y 30 estatuas. Dieciséis escultores diferentes esculpieron estas estatuas, que representan figuras cristianas o alegorías de las virtudes cristianas, todo para inspirar al hombre.

Detrás de las estatuas, los contrafuertes de estilo gótico, rematados con antorchas eternas, se arquean hacia el cielo. Los contrafuertes sostienen el tejado de pizarra a cuatro aguas típico de la arquitectura francesa. Y los toques de láminas de oro resaltan la ornamentación del techo de la capilla.

La luz del sol entra en la capilla a través de grandes ventanas de estilo gótico que combinan vidrios transparentes y de colores.

En el interior de la capilla, las suaves líneas verticales de los arcos y las columnas atraen suavemente la mirada, dirigiendo la atención desde el suelo de la capilla a través de las columnas del nivel medio, para luego posarse en el espectacular techo abovedado cubierto con pinturas que representan a la Santísima Trinidad.

Para saber más sobre la restauración de la Capilla Real del Castillo de Versalles, visite ChateauVersailles.fr

Interior de la recién restaurada Capilla Real del Castillo de Versalles el 20 de abril de 2021. La restauración comenzó en otoño de 2017. (Pascal Le Segretain/Getty Images)
La Capilla Real antes de su restauración de tres años. (Didier Saulnier/Château de Versailles)
La recién restaurada Capilla Real de Versalles. La capilla es más alta que los edificios circundantes para resaltar la importancia de la iglesia y el gobierno divino del rey. De hecho, el tejado dorado brilla como si fuera la corona de Versalles y de Francia. (Christian Milet/Château de Versailles)
Los artesanos cubrieron de oro la ornamentación de plomo para devolverla a su estado original. (Didier Saulnier/Château de Versailles)
“Una artista cubre de oro atentamente las esculturas de plomo como parte del proyecto de restauración de la Capilla Real”. (Thomas Garnier/Château de Versailles)
El lado sur de la capilla restaurada. En la parte superior se pueden ver antorchas eternas, y debajo de ellas hay estatuas: Figuras cristianas y alegorías de las virtudes cristianas. (Thomas Garnier/Château de Versailles)
Estatuas restauradas de San Gregorio Magno (izq.) y San Ambrosio. (Thomas Garnier/Château de Versailles)
Un tallador de piedra devuelve a la cantería su antiguo esplendor. (Didier Saulnier/Château de Versailles)
El armonioso interior de la Capilla Real está creado por una combinación de columnetas y las numerosas ventanas que llenan el espacio sagrado con una luz casi celestial. (Thomas Garnier/Château de Versailles)
Un detalle de la ornamentación dorada del interior de la Capilla Real. (Pascal Le Segretain/Getty Images)
La paloma que representa a la Santísima Trinidad y la flor de lis dorada de la monarquía francesa son algunos de los ricos motivos que se ven en las vidrieras de la Capilla Real, como recordatorio de que el derecho a gobernar es un don otorgado por Dios. (Didier Saulnier/Château de Versailles)
Detalle de una de las elegantes vidrieras, rodeada de espléndidos frescos dorados. (Didier Saulnier/Château de Versailles)
El rey y su familia se sentaban en el centro del nivel superior de la capilla, mientras que las damas de la corte se sentaban en las galerías laterales. El resto de la corte y el público se sentaban en la planta inferior. (Thomas Garnier/Château de Versailles)
Las columnas corintias se extienden hasta el increíble techo pintado que representa a la Santísima Trinidad. En el centro está “Dios Padre en su gloria”, de Antoine Coypel, en el ábside está “La resurrección”, de Charles de La Fosse, y sobre la Galería Real está “El descenso del Espíritu Santo”, de Jean Jouvenet. (Thomas Garnier/Château de Versailles)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS