Casa Blanca ordena detener capacitaciones de “teoría crítica racial” para trabajadores del gobierno

Por Mimi Nguyen Ly
05 de Septiembre de 2020
Actualizado: 05 de Septiembre de 2020

La Casa Blanca anunció el viernes una orden para detener las sesiones de capacitación de “teoría crítica racial” destinadas a los trabajadores del gobierno en varias agencias del poder ejecutivo de Estados Unidos.

“Los días de capacitaciones de adoctrinamiento financiados por los contribuyentes que siembran la división y el racismo han terminado”, anunció en Twitter el director de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB), Russ Vought. “Bajo la dirección de @POTUS estamos dirigiendo a las agencias para que detengan inmediatamente las capacitaciones de teoría crítica racial”.

Vought escribió en un memorándum de la Casa Blanca (pdf) que el presidente Donald Trump le ordenó “asegurar que las agencias federales dejen y desistan de usar el dinero de los contribuyentes para financiar estas divisorias sesiones de capacitación de propaganda anti-estadounidense”. Señaló que se han gastado “millones de dólares de los contribuyentes” a tal efecto.

La OMB espera instrucciones más detalladas para llevar a cabo la dirección de Trump, dijo Vought en el memorándum.

“Mientras tanto, se ordena a todas las agencias que empiecen a identificar todos los contratos u otros gastos de las agencias relacionados con cualquier capacitación de ‘teoría crítica racial’, el ‘privilegio de los blancos’ o cualquier otra capacitación o esfuerzo de propaganda que enseñe o sugiera (1) que Estados Unidos es un país intrínsecamente racista o malvado o (2) que cualquier raza o etnia es intrínsecamente racista o malvada”, afirma el memorándum.

“Además, todas las agencias deben comenzar a identificar todas las vías disponibles dentro de la ley para cancelar cualquiera de esos contratos y/o desviar dólares federales a estas sesiones de capacitación de propaganda no estadounidense”.

La Casa Blanca en Washington, el 14 de marzo de 2020. (Tasos Katopodis/Getty Images)

Citando a los medios de comunicación, Vought señaló en el memorándum una serie de ejemplos de dichas capacitaciones, tales como que los empleados de todo el poder ejecutivo debían asistir a clases donde se les decía “prácticamente que todos los blancos contribuyen al racismo”, o se les exigía que dijeran que “se benefician del racismo”.

“Según los informes de prensa, en algunos casos estas capacitaciones han afirmado además que hay racismo incrustado en la creencia de que Estados Unidos es la tierra de las oportunidades o la creencia de que la persona más cualificada debe recibir un empleo”, añadió.

Vought dijo que tales “capacitaciones” van en contra de las “creencias fundamentales” de Estados Unidos desde su fundación, y también “engendran división y resentimiento dentro de la fuerza de trabajo federal”.

Afirmó que los trabajadores del gobierno pueden enorgullecerse de saber que el gobierno federal tiene empleados de todas las razas, etnias y religiones, y acogen “a todos los individuos que buscan servir a sus conciudadanos como empleados federales”.

“No podemos aceptar que nuestros empleados reciban una capacitación que busque socavar nuestros valores fundamentales como estadounidenses e impulsar la división dentro de nuestra fuerza laboral”, escribió, y agregó: “El presidente, y su administración, están plenamente comprometidos con el trato justo e igualitario de todas las personas en Estados Unidos”.

“La propaganda divisiva, falsa y degradante del movimiento de la teoría crítica racial es contraria a todo lo que defendemos como estadounidenses y no debería tener cabida en el gobierno federal”.

Sigue a Mimi en Twitter: @MimiNguyenLy


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Black Lives Matter: Qué es y cómo actúa este movimiento

TE RECOMENDAMOS