Casi un millón de pruebas en puntos de atención de COVID-19 serán entregadas a hogares de ancianos

Por Paula Liu
01 de Agosto de 2020
Actualizado: 01 de Agosto de 2020

El gobierno federal distribuirá cerca de un millón de pruebas rápidas en puntos de atención a las residencias de ancianos en todo el país, dijo el secretario adjunto de Salud, Brett P. Giroir, durante un discurso en la Cámara este viernes.

Las pruebas se distribuirán en 1019 residencias de ancianos de alto riesgo para el fin de semana. Giroir declaró que para finales de la próxima semana, 663 asilos más recibirán las pruebas en puntos de atención.

Esto viene después de que la administración Trump anunciara el 14 de julio que procuraría un gran número de pruebas COVID-19 autorizadas por la FDA para ser distribuidas en las residencias de ancianos de Estados Unidos.

Giroir declaró que todos los asilos de ancianos recibirían instrumentos y suficientes pruebas en puntos de atención para los residentes y el personal de los asilos. Giroir dijo que esto se debe a que la protección de los ancianos es una prioridad para la administración.

“El acceso a pruebas rápidas en puntos de atención en los asilos de ancianos protegerá aún más a los pacientes más vulnerables de nuestro país”, dijo Giroir.

El objetivo es que los puntos de atención se emitan directamente en la fuente, que en este caso es detectar COVID-19 administrando las pruebas a los pacientes de los asilos en el lugar, en lugar de que los pacientes vayan a los centros médicos o laboratorios para que les hagan las pruebas.

La distribución de las pruebas comenzó durante la semana del 20 de julio, con las residencias de ancianos que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) priorizaron para recibir las pruebas.

“Esta nueva iniciativa de pruebas es crítica para mantener seguros a los adultos mayores vulnerables y al mismo tiempo ofrecerles la calidad de vida que merecen. Le da a los asilos la capacidad de identificar rápidamente a los residentes que necesitan ser aislados y mitigar la propagación del virus. Como uno más tomado de la caja de herramientas, representa un paso importante hacia el tan esperado reencuentro de los residentes con sus seres queridos”, dijo el administrador del CMS Seema Verma.

Si bien el propósito de la distribución de estas pruebas en los puntos de atención es asegurarse de que los residentes y el personal de las residencias de ancianos también reciban las pruebas de COVID-19, también alivia parte de la presión sobre los laboratorios comerciales que realizan las pruebas de COVID-19.

Giroir subrayó que las pruebas no significan que la gente pueda ignorar las reglas de distanciamiento social.

“Las pruebas no reemplazan la responsabilidad personal. No sustituye el evitar espacios interiores abarrotados o lavarse las manos o usar una mascarilla. Un test negativo no significa que no vayas a ser positivo mañana”, dijo Giroir.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Trump pide donaciones de plasma sanguíneo para combatir la COVID-19

TE RECOMENDAMOS