Celebrando la cultura occidental

Por William Gairdner
31 de Marzo de 2020
Actualizado: 31 de Marzo de 2020

Comentario

Con el coronavirus propagándose por todas partes, estos son tiempos inquietantes. Todos nosotros nos aislamos y estamos desconectados de las rutinas normales de la vida social y del trabajo.

Un subproducto de esta nueva e inquietante realidad es que estamos siendo más o menos forzados a pasar mucho tiempo a solas con nosotros mismos. Pero eso no es tan malo. En realidad, es una oportunidad para reflexionar un poco más profundamente sobre el significado de nuestras vidas, y en medio de tanta incertidumbre estar agradecidos, incluso para celebrar quiénes somos y qué nos define como pueblo.

En mis dos últimos artículos para The Epoch Times, me centré en cómo las modernas políticas multiculturales y globalistas han estado socavando el carácter distintivo de la cultura profunda de Occidente en un esfuerzo por persuadirnos—incluso para avergonzarnos— a creer que quienes somos no es nada especial.

Pero yo digo que ya es suficiente. Hace cien años, el perspicaz crítico estadounidense Irving Babbitt advirtió que si olvidamos quiénes somos, si una civilización empieza a ir a la deriva, la dirección es siempre hacia abajo. Así que he decidido luchar; hacer mi parte para detener la deriva.

En este artículo quiero celebrar algunos de los preciosos regalos de nuestra civilización, sin disculparme. Porque, se mire como se mire, desde la antigüedad hasta ahora—inconvenientes, errores y desastres pese a todo— nuestro sistema a producido el florecimiento humano, es claramente uno de los más exitosos jamás creados.

Nuestro gran sistema político

Comencemos con el hecho de que, con la excepción de la Paz Romana que duró más de dos siglos (27 a.C. a 180 d.C.), ningún sistema político en la historia de la humanidad ha producido jamás una combinación tan exitosa de paz y prosperidad nacional e internacional dentro y entre las naciones que comparten el mismo sistema.

Es básicamente un sistema de libertad limitado por la política y la ley que, con una fiabilidad vulnerable, garantiza la libertad individual legítima, los derechos específicos a la propiedad privada, la libre sociedad, la expresión más o menos libre, la legitima libre empresa, el comercio regulado, las fronteras defendibles y la igualdad ante la ley. Los diversos intentos totalitarios de sustituir este sistema por una dictadura, ya sea de la variedad nacional socialista (fascista) o internacional socialista (comunista), han producido sistemáticamente caos y muerte para millones de personas, y desastre para ellos mismos.

Cuando se trata del viejo sueño de todos los pueblos de ejercer cierto control sobre los que los gobiernan. El sistema occidental moderno culmina en el más importante y duramente ganado derecho de todos, increíble, en realidad: el derecho a “echar a los sinvergüenzas”. Oh, ¡qué derecho tan amado es ese! Es el mecanismo incruento del pueblo para corregir sus propios errores pasados y los de sus líderes y empezar de nuevo; para contar cabezas en vez de romperlas; y un precioso regalo de nuestros antepasados, para ser venerado.

Olvidamos con demasiada facilidad que este derecho a su vez está arraigado en la idea más revolucionaria de todas: que el pueblo tiene derechos y deberes que son independientes de cualquier regla humana — o gobernante —bajo el cual se encuentre. Estos derechos se basan en la naturaleza humana y en nuestras convicciones familiares, morales y religiosas específicamente occidentales, consagradas en nuestros documentos constitucionales, el derecho consuetudinario y las tradiciones.

Esto comenzó como una reivindicación y un ideal de la antigua “ley natural” griega y romana, como se refleja en obras dramáticas como “Antígona” de Sófocles, y como se explica tan claramente en las obras filosóficas de Cicerón.

Luego se difundieron como un ideal cristiano, donde aprendemos que este tipo de ley está “escrita en el corazón”. Esto fue a su vez brillantemente expuesto por Tomás de Aquino en el siglo 13 (y por Hugo Grotius en el 17) como el primer “derecho de las naciones” internacional.

Tal vez el mayor logro legal de Occidente sea la creencia—muy difamada por los progresistas modernos, pero muy arraigada en nuestra tradición legal—de que la ley natural está por encima, y es superior, a la mera ley humana, por lo que cuando la primera se transgrede, la segunda debe rendir cuentas. El Aquinate enseñó que “lex iniusta non est lex”—”una ley injusta no es una ley”— y, por lo tanto, aunque pueda llamarse ley, no es moralmente vinculante. Fue precisamente su norma de derecho natural la que invocaron los jueces de Nuremberg para condenar a los secuaces de Hitler que, de no ser por esto, se habrían liberado de todos los crímenes de guerra. Los jueces establecieron que una simple ley humana pierde todo poder obligatorio si viola los principios generalmente reconocidos del derecho internacional, o de la ley natural.

Además, y a pesar de todo lo que se pueda reprochar a nuestro único e intencionadamente limitado, controlado y equilibrado sistema político occidental—ya sea una república como Estados Unidos de América, o una monarquía constitucional como Reino Unido y las naciones modernas que comenzaron como sus colonias— nuestro derecho a expresar nuestras opiniones individuales a través de representantes elegidos, que a su vez son controlados por una oposición leal (en las monarquías), o por una alternativamente leal/desleal (en los sistemas republicanos, como en Estados Unidos), y por un sistema de senado con base en la comunidad (para que las mayorías no puedan pisotear a las minorías), por qué, todo se integró en una gloria superior que ha servido como repelente legal y constitucional de dictadores y déspotas durante siglos.

Nuestro gran sistema legal

Las libertades individuales básicas inglesas y los derechos a la protección contra el poder arbitrario y la interferencia del Estado se consagraron en la Carta Magna de 1215 y, aunque siempre bajo amenaza y con una resistencia precaria, se han defendido y mejorado desde entonces. Ronald Reagan tenía razón: “La libertad nunca está a más de una generación de la extinción”.

Necesita críticas y mejoras continuas, pero en comparación con los sistemas legales de otras culturas ¡No hay duda! A solo un puñado de juristas y filósofos políticos de la tradición británica (pensemos en la enorme y continua influencia de Edward Coke y de los “Commentaries” de Blackstone), y a muchos buenos juristas que desde entonces, les debemos nuestros poderosos argumentos contra el estatismo excesivo, así como la miríada de derechos del derecho consuetudinario que con demasiada frecuencia damos por hecho, incluido el respeto a la vida, tal como se refleja en nuestras duras leyes contra el asesinato, el incendio provocado, la violación e incluso el suicidio (que solía llamarse autoasesinato).

El historiador Alan Macfarlane ha demostrado que, en comparación con la tardía llegada de tales derechos a otras naciones, el pueblo inglés y todas las naciones engendradas por Inglaterra han disfrutado de derechos específicos a la propiedad privada y la herencia desde el siglo XII, cientos de años antes que los que vivieron en otras culturas (muchos de los cuales aún hoy no tienen esos derechos estables).

Además de todo esto, está el derecho a la presunción de inocencia hasta que se demuestre la culpabilidad (resumido en el “ratio de Blackstone”: “Es mejor que se escapen diez culpables a que sufra un inocente”). Ser juzgado por un jurado de pares o un juez independiente, con derecho de apelación a un tribunal superior, es otro regalo constitucional de nuestros antepasados.

Como ya se ha mencionado, aparte de Roma en la cumbre de su gloria (de donde Occidente ha absorbido mucho en la práctica jurídica), ningún otro sistema ha proporcionado nunca a los ciudadanos tal cornucopia de derechos y libertades legales. La realidad práctica es que en todas las naciones que se han aliado a Occidente, suponen que los ciudadanos son libres por nacimiento y por derecho hereditario, y la principal función de la ley no es decirles lo que deben hacer —preferencia totalitaria— sino solo lo que no pueden hacer.

Hay una gran diferencia entre una ley que dice “Ve a donde quieras, pero mantente alejado del césped” y una que dice “Solo se te permite caminar por las aceras públicas”. Los ciudadanos occidentales deben defender con orgullo sus leyes y derechos basados en la libertad. Son productos de una herencia y una civilización única y muy particular, como ninguna otra.

Nuestro sistema de gran libertad

Especialmente de ser elogiadas son las que llamo “las herramientas de la libertad y la creación de riqueza”, partes de las cuales han surgido esporádicamente en otras culturas. Después de todo, la mayoría de los seres humanos son comerciantes naturales. Pero como un sistema completo. Solo en Occidente. En este sentido, la palabra “capitalismo” debería estar en suspenso, simplemente porque es demasiado a menudo una expresión de la izquierda. Todos los sistemas privados y públicos emplean el capital en beneficio, incluso los totalitarios (de hecho, aman el capital. Simplemente que no quieren que tengas nada). El verdadero motor de nuestro éxito económico no es el capital. Es la “libre empresa”.

Comparado con todos los demás sistemas—comunismo, socialismo, fascismo, y sí, incluso el llamado “socialismo democrático”, al estilo de Bernie Sanders (todos los cuales son sistemas estatistas de arriba hacia abajo)—el nuestro es bastante sorprendente. Su enfoque es el florecimiento de la libre iniciativa individual bajo las mismas reglas para todos. Es un sistema que proporciona al ciudadano ordinario una elección libre y sin restricciones en la vida comercial diaria con respecto a cómo gastar los frutos del trabajo y la invención personal. Es una especie de “democracia del dólar” bajo la cual millones de personas de forma cotidiana hacen o deshacen voluntariamente de aquello que sirve a sus necesidades y deseos.

A pesar de la enorme carga de la deuda de tantas democracias, y el hecho de que toda la deuda del gobierno son en realidad impuestos diferidos, lo que he llamado nuestro Sistema de Libertad sigue siendo en su mayor parte eso. Es un sistema superior de libre empresa, derechos de propiedad privada, derechos de derecho consuetudinario, derechos contractuales, justicia igualitaria para todos, protección contra la fuerza y el fraude, y oportunidades de inversión grandes y pequeñas que permiten a la gran mayoría de las personas guiar libremente sus propias vidas económicamente, a sus propios fines, por sus propios medios, en una cultura más o menos libre de corrupción normativa. Es un sistema superior, universalmente duplicado, que se lo debemos, ¿a qué? A nuestra historia cultural única y a quienes la crearon, y a nada, y a nadie más. Ninguna otra cultura en la historia del mundo ha producido un sistema tan exitoso. Es por eso que tantas otras personas han estado adoptando nuestro sistema.

Nuestra gran tradición filosófica, literaria y artística

Las contribuciones a la vida humana, la comprensión y el enriquecimiento de muchas otras culturas fueron, por supuesto, impresionantes por derecho propio —asiática, africana, india, etc.—y deben ser celebradas adecuada y vigorosamente por aquellos que se han criado en su seno. Pero no son mi cultura. Así que, al igual que miles de millones de personas, tengo el sesgo inerradicable para discutir y defender auténticamente solo una cultura profunda: la mía.

A los veinte años viví en Francia durante un año. “¡Vive la diferencia!”. Me encantó, y todavía hablo francés con fluidez. También viví en Japón durante medio año, y me encantó también, y todavía puedo hablar un poco de japonés. Pero me enganché a sentimientos luminosos de origen occidental muy joven cuando cantaba partes solistas del Mesías de Handel, y leía poesía conmovedora, obras de teatro y novelas de grandes autores ingleses.

No posees una cultura profunda. Ella te posee. Recuerdo tan claramente una fría noche de invierno tumbado en la oscuridad de mi futón en Tokio, a miles de kilómetros de casa, escuchando mi pequeña radio de bolsillo. Estaba tratando de entender un poco de la charla japonesa y la música un poco ajena a mis oídos, cuando de repente, fui secuestrado por Occidente. Una canción de fado de Amalia Rodrigues, una famosa cantante portuguesa, me reclamó simplemente. Me sobrecogió una poderosa y repentina emoción cuando Occidente y todo lo que significaba en mi desolada noche se apoderó de mí. Penetró en el alma. Un alfiler en el corazón. A la mañana siguiente, reservé un boleto de regreso a casa. Lo primero que hice al volver fue encontrar una grabación de su canción.

Por muchas razones—demasiadas para contarlas aquí —estoy convencido de que la búsqueda humana acumulativa de la bondad, la verdad y la belleza en nuestra tradición es única (como lo son todas las tradiciones, después de todo), algo para maravillarse y defender, y que la reciente raíz y rama la atacan—en su mayor parte privilegiados y sobreeducados radicales progresistas que vagan en repudio santurrón de todas las cosas que Occidente piensa que deben ser rechazadas enérgicamente. Esto es lo que hago.

He intentado encontrar equivalentes a la obra de los más grandes artistas, pensadores y escritores occidentales, solo para concluir —y disfruto debatiendo enérgicamente este punto—que cuando consideramos todo el período de 2500 años, simplemente no hay otra civilización pasada o presente que haya producido obras de la mente y el corazón humanos —de filosofía, literatura, música y arte—tan grandiosas y fructíferas para el florecimiento humano como las de la tradición occidental.

Desde Platón y Aristóteles, pasando por Agustín y Aquino, hasta Descartes y Kant, y en adelante; desde la belleza indeleble de la Biblia del Rey Jaime hasta la arquitectura en auge de Westminster y Chartres, voces de coro angelicales que descendieron; hasta la gloriosa música de Bach, Beethoven, Mozart, Haendel, Tchaikovski y tantos otros; a nuestra gran literatura inglesa, desde “Beowulf”, a los “Cuentos de Canterbury”, a las incomparables obras de William Shakespeare sobre todo, cuyos giros de frase y genio son simplemente inexplicables y un regalo para toda la humanidad; a Keats y su “Oda a un Ruiseñor”, “The Windhover” de Hopkins, “Sunday Morning” de Stevens, “Among School ‘Children” de Yeats, y para mí, en la encarnación de una soñadora infancia mítica en una granja, “Fern Hill” de Dylan Thomas:

El tiempo me mantuvo verde y moribundo / Aunque canté en mis cadenas como el mar.

Por supuesto, incluyamos toda esa otra muy fina literatura francesa, alemana, italiana y española de todos los tiempos, y más, vieja y nueva, toda la fina poesía y la forma de la novela, desde Cervantes, Fielding, Dickens, Tolstoi, Balzac y Dostoievski, hasta Joyce y Faulkner, Lawrence y Mann (no me he mantenido al día con los modernos).

Y luego, todas esas magníficas esculturas y pinturas — la impresionante Victoria Alada de Samotracia (por un desconocido artista griego dos siglos antes de Cristo. ¡Desconocido! En una época en la que ninguna otra cultura tenía nada comparable. Ni siquiera cerca). Y luego… la magnífica estatua de David de Miguel Ángel, el techo de la Capilla Sixtina, la Piedad, y todo Rembrandt, Turner, gran parte de Van Gogh, muchos de los Impresionistas Franceses, y sí, gran parte del magnífico Grupo de los Siete de Canadá, tanta pintura y escultura impresionante. Simplemente no puedo mirar la triste obra de Rodin “Los Burgueses de Calais”, sin sentir la agonía personal de esos sujetos cincelados, congelados en su dolorosa belleza. Oh, mi corazón.

Y, por supuesto, nuestra elevada lengua inglesa —de todas las lenguas, la más amplia, la más flexible, la más libre y abierta a la innovación (¡porque es la menos vigilada!)—se ha convertido, sobre todo por nuestra cultura de la libertad de adaptación, en la nueva “lingua franca” del mundo entero.

¿Abierta y amplia? Una vez escuché a un famoso profesor de lingüística francesa en una conferencia de la Universidad de Stanford presumir de que podía encontrar toda, o parte, de cada palabra de la lengua francesa, en algún lugar de la lengua inglesa. ¿Flexible? ¿Ingenioso? Ningún idioma ha absorbido y hecho suyos tantos miles de palabras de otras culturas en el último milenio.

El “Oxford English Dictionary” es un registro de este vasto proceso, y sigue siendo la mayor y más asombrosa gloria de todos los diccionarios del mundo, el milagroso esfuerzo de su ensamblaje después de más de un siglo de trabajo libremente contribuido por los amantes de las lenguas de todo el mundo, una señal de tributo al amor de un pueblo por su cultura y su idioma.

Nuestra gran tradición judeocristiana

En la raíz de todos los sistemas culturales morales siempre se puede descubrir una teología distinta, aunque esté enterrada, camuflada o congelada, por así decirlo. Incluso el humanismo secular antiDios se jacta de ser “una religión” (“Manifiesto Humanista”, 1933). Así que aquí solo diré que, a pesar de tantos fallos y giros equivocados, quemas, cruzadas, etc., la teología del amor y el autoexamen moral que encontramos en el corazón de la cristiandad parece bastante fundamental como base de una cultura y una moral nacional sólidas. Me gusta la insistencia cristiana en la responsabilidad moral individual, en el sagrado derecho a la vida de todos los seres humanos (aunque en los últimos tiempos, por conveniencia de los adultos, casi todas las naciones nominalmente cristianas han negado a los no nacidos), en la bondad esencial de la creación, en la igualdad de libertad y derechos de todos y en el llamamiento al amor universal.

De hecho, la noción del individualismo en sí misma, como ha demostrado el historiador Larry Siedentop en “Inventando al individuo” (2014), no ha surgido de los teóricos liberales seculares, como se nos ha enseñado falsamente a la mayoría de nosotros, sino del universalismo predicado por primera vez por San Pablo y desarrollado posteriormente por los Abogados Canónicos de la Edad Media. Incluso la democracia moderna tiene una raíz en los concilios de la iglesia cristiana. Fue Inocencio III quien declaró en el tercer Concilio de Letrán en 1215: “Lo que afecta a todos debe ser decidido por todos”. Cuán  inusual y sin precedentes, entre las naciones del mundo, fue eso.

Quizás el aspecto políticamente más relevante de la Cristiandad desde su comienzo es la creencia fundacional atribuida al propio Jesús, de que debemos “dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios” (Mateo 21.21). Incluso los ateos y libertarios más duros deberían amarlo por eso. Porque este es otro fundamento de la ética de la ley natural descrita anteriormente, un dicho que, mientras sobreviva, abre una brecha entre la gente libre de todas partes y todas las formas totalitarias de poder, pasadas y presentes. Jean Jacques Rousseau, uno de los arquitectos de la ideología totalitaria moderna, odiaba a Jesús por decir esto, porque creaba lo que él llamaba “las dos cabezas del águila” del poder, bloqueando la unidad del poder del estado llamándolo siempre a rendir cuentas.

Este es seguramente el principal legado político de Jesús para toda la humanidad, y uno invocado casi exclusivamente por los ciudadanos de Occidente. Pone todo el poder político sobre su cabeza al convertir a los gobernados en jueces morales perpetuos de sus gobernantes. No creo que los sistemas democráticos del mundo occidental, con tantos siglos de desarrollo, e independientemente de lo seculares que sean hoy en día, pudieran haber evolucionado de la manera en que lo han hecho sin esa amonestación original.

Debido a que el cristianismo está arraigado de manera única en la creencia en los absolutos, es decir, en la existencia de una verdad universal descubrible, se nos ha dotado culturalmente de la creencia de que vivimos en un universo de profundo (y descubrible) significado. Esta creencia ha desencadenado a su vez una cornucopia de desarrollo científico y tecnológico casi milagroso, por la razón de que ningún pueblo o cultura buscará la verdad absoluta si cree que no hay ninguna para encontrar. Explica por qué tantas otras culturas enraizadas en otras teologías nunca se han desarrollado mucho, o han permanecido inactivas durante siglos, solo ahora importan o copian las vibrantes tecnologías e invenciones de Occidente. En términos de patentes mundiales emitidas sobre una base nacional per cápita, las naciones de origen judeo-cristiano dominan.

Comenzando con la Universidad de Bolonia en 1088, la Cristiandad fue responsable de la creación de las primeras universidades verdaderas del mundo, y de muchas de las mejores universidades desde entonces, de muchos de los grandes hospitales del mundo, y por supuesto de innumerables organizaciones caritativas nacionales y mundiales, todavía. Las comunidades cristianas y los ciudadanos de Occidente tienden a ser universalmente más libremente caritativos que sus homólogos seculares en Occidente, o en cualquier otro lugar. Digo “libremente” porque dan por su propia voluntad, y no se les ordena hacerlo por el estado o la iglesia. Muchas de las organizaciones internacionales privadas que ayudan a los pobres y a los países menos desarrollados del mundo son también de origen cristiano.

En éstas, como en tantas otras cosas, Occidente, mi cultura profunda, nunca ha tenido un igual, y todavía no lo tiene.

Esta es una verdad para estar orgulloso, y que hay que defender.

William Gairdner es un autor que vive cerca de Toronto. Su último libro es “La Gran División”: Por qué los liberales y los conservadores nunca, nunca estarán de acuerdo” (2015). Su sitio web es WilliamGairdner.ca

Siga a William en Twitter: @williamgairdner

Descubra

El nazismo, el fascismo y el socialismo tienen sus raíces en el comunismo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS