Celebrando las virtudes de los ancestros

23 de Febrero de 2016 Actualizado: 23 de Febrero de 2016

Taiping Guangji es un conjunto de libros compilados durante la dinastía Song. Incluye 500 volúmenes y 10 guías de volumen. Se compone principalmente de leyendas desde la dinastía Han hasta la temprana dinastía Song y artículos taoístas y budistas.

El emperador Song Taizong ordenó a Li Fang y a otras 12 personas empezar a recopilar los libros en el año 997. Terminaron en 998. Ya que esto ocurrió durante el período Taiping Xingguo de la dinastía Song, el libro se llamó Taiping Guangji.

A diferencia de los libros de historia clásicos o libros religiosos clásicos del confucianismo, el budismo y el taoísmo que aconsejan a las personas, Taiping Guangji registra historias de emperadores, generales, oficiales y románticos que sirven como ejemplo de virtud y altos estándares morales. La gente moderna puede admirar la virtud de nuestros antepasados en los siguientes ejemplos.

Zhiyi se sacrificó para ayudar a otros tenía una gran virtud

Xiong Zhiyi estaba yendo a la capital para tomar el examen imperial. Era otoño cuando llegó a Tongguan, y llovió por más de un mes. No pudo continuar su viaje y tuvo que quedarse en un hotel. Un día oyó a su vecino suspirando repetidamente. Xiong Zhiyi fue a ver qué andaba mal. El hombre dijo: “Me llamo Fan Ze. Soy un ex magistrado del condado de Yaoshan. Estaba yendo a la capital para tomar el examen imperial, frente al emperador. Cuando llegué aquí, mi caballo murió y he gastado todo mi dinero. Nunca podré llegar a la capital”.

Xiong Zhiyi no dudó en dar su caballo y todo su dinero a Fan Ze. Xiong Zhiyi no tomó el examen imperial ese año, pero Fan Ze llegó a tiempo, tomó el examen y fue admitido.

Xiong Zhiyi es alabado en un poema:

Intentando asistir al examen imperial para ser pilar de la nación, vio a alguien en dificultades, lo ayudó con todo, sacrificando sus intereses para ayudar a otros, merece por sus acciones desinteresadas ser recompensado con el bien y la prosperidad

Liyue cumplió su promesa de manera incondicional

Liyue era hijo de Qiangong. Era un funcionario de alto rango del Ministerio de Guerra. Poseía conocimientos excepcionales y una gran sabiduría. En una ocasión Liyue tomó un barco para navegar el río. El empresario Hu viajaba por la misma ruta.

El Sr. Hu se enfermó gravemente e invitó Liyue a su barco. Él confió sus dos hermosas hijas a Liyue. El Sr. Hu también dio a Liyue una preciosa perla negra y le confió muchas otras cosas y una gran cantidad de dinero. Luego de que el Sr. Hu falleciera, Liyue entregó las decenas de miles de Guan (antigua moneda) al gobierno. También encontró buenos esposos para las dos hijas y arregló sus bodas.

Antes de fallecer el Sr. Hu le pidió a Liyue que colocara la perla negra en su boca para el entierro. Nadie más lo sabía. Cuando los familiares del señor Hu llegaron más tarde para encargarse de las pertenencias de Hu, pidieron a las autoridades abrir su tumba y encontraron que la perla negra estaba allí todavía. Liyue ayudó de la misma manera a muchas personas haciendo buenas obras sin que los demás se enteraran.

Un poema alabó su virtud:

Encomendado para cuidar de otra familia, de todo corazón cumplió su promesa. Encontró buenos maridos para las hijas y no tomó el dinero confiado. Al cumplir con la promesa secreta mostró su virtud. La luz de la perla no puede ensombrecer la luz de su virtud.

TE RECOMENDAMOS