Celebrar pequeñas bodas durante la pandemia puede ser algo bueno

Por CHRIS KARR
30 de Julio de 2020
Actualizado: 30 de Julio de 2020

Cuando Brad e Yvette se comprometieron en noviembre de 2018, imaginaron una boda bien organizada con cien invitados, un gran recinto y un extravagante vestido de novia.

Se pusieron de acuerdo en la fecha del 23 de mayo de 2020 para casarse.

“Parecía una cantidad de tiempo suficiente para planearla”, dijo Yvette a The Epoch Times. “Desafortunadamente, COVID-19 tenía un plan diferente para nosotros”.

Brad se mantuvo optimista, pero a medida que se acercaba la fecha, Yvette seguía planteando la posibilidad que tuvieran que posponerla. No obstante, Brad la tranquilizaba diciendo que “todo va a salir bien”.

Ellos repitieron esta conversación muchas veces, “como una canción en modo repetición”, dijo Yvette (Ella y Brad prefirieron no nombrar sus apellidos).

“Pero una noche realmente me afectó. Tan esperanzados como estábamos, la realidad se instaló. Sabíamos que las cosas no iban a mejorar y que no había forma que los amigos y la familia pudieran viajar dadas las circunstancias”.

Debido a las restricciones estatales para las grandes reuniones, retrasar el evento parecía inevitable. Así que Yvette llamó a su organizadora de bodas, Laurie Davies.

“Ella me dijo que era importante casarse como estaba planeado y que no querían esperar”, dijo Davies a The Epoch Times. “Lo que realmente me gustó de eso fue que, aunque una gran celebración era importante para ellos, estar casados el uno con el otro era aún más importante”.

Davies es la dueña de Five Star Weddings & Events, y también es la alcaldesa de Laguna Niguel. A lo largo de su carrera, Davies estima que coordinó más de 1500 bodas.

“Y me encanta ser una solucionadora de problemas”, dijo Davies. “Si surge algo, resolveré ese problema por ti”.

Las restricciones relacionadas con la pandemia fueron un gran problema que Davies tuvo que resolver.

La lista de más de 100 invitados de Brad e Yvette tuvo que ser abreviada a diez de sus familiares más cercanos. El gran recinto fue cambiado por el patio trasero de un amigo. El plan de la novia de conseguir un elaborado vestido de novia se cambió por la compra online de un vestido más sencillo.

La ceremonia, en palabras de Yvette, se convirtió en una “mini ceremonia”.

Y tan cierto es que la necesidad es la madre de la invención, la extravagante ceremonia que imaginaron se transformó en algo que no imaginaron antes, pero que resultó ser suficiente.

“A pesar de estos grandes cambios, el día de nuestra boda fue inolvidable”, dijo Yvette. “La ceremonia más pequeña vino con sus cualidades únicas. El ambiente fue muy íntimo. Y pudimos celebrarla con algunos de nuestros familiares más cercanos. No fue tan estresante como lo hubiera sido con más gente alrededor”.

“Muchas veces cuando hacemos las grandes bodas, no hay tiempo para estar realmente con la familia y disfrutarlo”, dijo Davies. “Ellos realmente tenían la privacidad y la intimidad de estar con la familia y tener ese momento… para estar allí y disfrutarlo. Así que, para mí, fue muy conmovedor”.

“Me recuerda a la generación de nuestros padres en la que no tuvieron grandes bodas”, dijo. “Se casaban en la iglesia y bajaban al sótano de la iglesia para tomar ponche y pastel”.

Yvette dijo que la boda fue “súper elegante… como una boda de cinco estrellas”, gracias a Davies. “Laurie es una bendición”.

Brad e Yvette cortaron el pastel en su boda el 23 de mayo de 2020. (Fotografía de Jim Kennedy)

Davies, una ministra ordenada quien ofició la ceremonia, dijo que abril y mayo suelen ser el inicio de una próspera temporada de bodas, pero la pandemia puso fin a prácticamente todas las ceremonias.

La ceremonia de Brad e Yvette fue la única que ella coordinó en lo que va del año.

“Básicamente tuvimos que trasladar las bodas, algunas de ellas a finales de otoño, otras al año que viene”, dijo. Sin embargo, el gran número de bodas retrasadas podría crear una temporada increíblemente ocupada el año que viene.

Davies dijo que “2021 será probablemente una temporada como nadie ha visto antes. Probablemente una de las temporadas de bodas más ocupadas que vamos a tener”.

Hasta entonces, Davies estará “rediseñando cómo se ven las bodas hoy en día. Tienes que ser creativo. Y tienes que rediseñarte y crear algo parecido a la nueva norma”.

La pandemia obligó a gente como Davies, Yvette y Brad a reimaginar cómo será el día de la boda y eso resultó ser algo bueno.

“Nuestra ceremonia íntima durante COVID será una historia para contarles a nuestros hijos algún día”, dijo Yvette. “Estamos eternamente agradecidos de tener algo hermoso para recordar durante este feo momento”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Esta talentosa artista de joyería nos presenta “artesanía entre el cielo y el hombre” en diseños brillantes

TE RECOMENDAMOS