Centrales nucleares chinas buscan expandirse a otros paises

24 de Marzo de 2015
Actualizado: 24 de Marzo de 2015

Se espera que dos de las más grandes compañías de energía nuclear estatales en China se fusionen, lo que le dará al régimen chino energía extra para construir y gestionar instalaciones de energía nuclear en otros países.

Ambas compañías aportan una carta diferente a la mesa para la fusión. La Estate Nuclear Power Technology Corp. puede construir reactores nucleares modernos de tercera generación. China Power Investment Corp., por su parte, es una de las tres empresas en China con licencia para construir y operar plantas de energía nuclear.

Cuando las dos empresas se fusionen, se convertirán en una sola ventanilla para cualquiera que quiera comprar, construir y operar plantas de energía nuclear.

De acuerdo con el People Daily, el portavoz oficial del dominante Partido Comunista Chino, se espera que el Consejo de Estado chino de luz verde a la fusión “pronto”.

Se parafraseó fuentes anónimas de la industria diciendo que la acción podría “estimular nuevos emprendimientos en el extranjero…”.

Cuando las dos empresas se fusionen, formarán una nueva empresa llamada State Power Investment Group,  dijo el presidente de la State Nuclear Power Technology Corp., Wang Binghua durante un foro de energía nuclear en Sudáfrica el 17 de marzo, según el People’s daily.

La nueva compañía tendrá activos de más de 113 mil millones de dólares y unas ventas anuales de más de 32 mil millones, según el informe.

Plantas de Energía Chinas

“La política de China es” globalizarse “con la exportación de tecnología nuclear que incluye componentes pesados ​​en la cadena de suministro”, según el sitio web de la Asociación Nuclear Mundial.

La clave para el reino, por así decirlo, será ofrecer el reactor nuclear de tercera generación AP1000, y el régimen chino ya está trabajando con varios países, desde Sudáfrica hasta el  Reino Unido, para trabajarles y operarles a ambos sus plantas de energía nuclear.

El régimen chino es capaz de desarrollar el moderno reactor nuclear AP1000 a través de un acuerdo de codesarrollo del 2008 con la estadounidense Westinghouse Electric Corp.

Sudáfrica planea gastar 93 mil millones de dólares para construir seis reactores nucleares para el 2030, informó el People´s Daily. Las empresas chinas y Rosatom de Rusia se encuentran entre los principales licitadores de los contratos.

Durante la visita de Wang la semana pasada, el cual estaba impulsando el reactor AP1000 y la esperada fusión para ganar los contratos de Sudáfrica, lo cual dijo le dará al régimen chino más poder para exportar tecnología nuclear de tercera generación en Sudáfrica.

Las ambiciones del régimen chino en la exportación de energía nuclear están causando problemas no sólo con otros países en el mercado de la energía nuclear, particularmente Estados Unidos, Rusia y Japón, sino también con los 48 miembros estatales del Nuclear Suppliers Group (NSG) (grupo de proveedores nucleares), que están enfocados en reducir la proliferación nuclear.

Las directrices del NSG prohíben a los estados miembros vender tecnología nuclear a países que no son signatarios del tratado de no proliferación nuclear. La Gran Época informó el 09 de febrero que el régimen chino está en problemas con la NSG por cooperar con Pakistán para construir al menos seis centrales nucleares.

Problemas de seguridad

El primer ministro chino, Li Keqiang, firmó un acuerdo con el gobierno británico en junio de 2014 que permite al régimen chino diseñar y manejar las centrales nucleares en el Reino Unido.

El acuerdo trajo mucha controversia, sobre todo con el proyecto  Hinkley Point C, en Somerset, suroeste de Inglaterra, la cual se convertirá en la primera nueva planta de energía nuclear en el Reino Unido del momento.

Entre los posibles socios para el proyecto nuclear de Hinkley Point C, están China General Nuclear power Corp y China National Nuclear Corp, que podrían tomar del 30 al 40 por ciento del proyecto, de acuerdo con un reporte el 20 de junio del 2014,  de la compañía de inteligencia de energía global, Enerdata.

Poco después de que el acuerdo fue firmado, el Daily Mail informó que “Algunos expertos han advertido en contra de dar a China una participación de control en la industria por razones de seguridad nacional, diciendo que dejaría a Gran Bretaña a merced del régimen comunista”.

The Independent citó a dirigentes sindicales en el Reino Unido advirtiendo que darle el control al régimen chino sobre las instalaciones significa que tendrían el poder de “encender y apagar las luces”.

Sin embargo, la seguridad no ha sido el único punto de discusión en el debate. Los derechos humanos también han sido un punto clave.

“Esta cámara … cree, a la luz de las atroces violaciones de los derechos humanos, que aceptar dinero del Chinese State Investment Bank (Banco de inversión estatal chino) para invertir en el proyecto nuclear del Reino Unido es aceptar dinero manchado con sangre”, dijo Paul Flynn, de Newport West, miembro del parlamento laboral contra la energía nuclear, en la Cámara de los Comunes en junio de 2014, de acuerdo con The Independent.

TE RECOMENDAMOS