Charlando con Larry Elder: El Misterio de California

Por Roger Simon
03 de Septiembre de 2021
Actualizado: 03 de Septiembre de 2021

Comentario

Me dirigí a la casa de Larry Elder para una entrevista que resultó no ser una entrevista, al menos no en el sentido convencional.

Estaba programada desde hacía un par de días y tuve mucho tiempo para pensar en algunas preguntas, incluso había anotado algunas, pero no las hice.

Elder acababa de salir de una conferencia de prensa en Zoom cuando llegué y nos pusimos a hablar, sin notas ni grabaciones, hasta que tuvo que irse a otra conferencia en su misión de derrotar a Gavin Newsom y convertirse en gobernador de California.

Y estoy bastante seguro de que fue mejor así, porque las posturas de Larry Elder sobre los temas son más conocidas que las de casi cualquier candidato político en el que pueda pensar. Lleva casi un cuarto de siglo hablando de ellos al aire, a menudo con mucho más detalle que los funcionarios elegidos.

Además, como él sin duda sabía —nos conocemos desde hace tiempo— estoy bastante de acuerdo con todos ellos. Así que soy la última persona que le habría hecho preguntas de sondeo.

Así que hablamos.

Y la sustancia era esta: ¿Cómo, dada la atroz condición del estado de California y de la ciudad de Los Ángeles, donde yo viví durante cincuenta años y él aún lo hace, podría cualquier persona en su sano juicio no querer intentar un nuevo enfoque de gobierno y un nuevo gobernador?

Llámelo el misterio de California. ¿Cómo es posible que la zona inmobiliaria más hermosa de todo el mundo se haya convertido, digámoslo claramente, en un montón de basura?

Lo acababa de ver de cerca y en persona. Conduciendo hasta la casa de Elder, había tomado una ruta familiar por Cahuenga Boulevard hacia las colinas, solo que Cahuenga ya no era la Cahuenga que yo había conocido.

El que fuera el corazón vibrante del distrito de entretenimiento de Los Ángeles, incluso del mundo, se parecía a lo que uno imaginaría que serían las calles secundarias de un barrio empobrecido de Calcuta (pido disculpas a Calcuta porque nunca he estado allí).

Los indigentes, también conocidos como los “intocables”, como dirían en la India, estaban por todas partes, entremezclados con chicos enfadados y enloquecidos por las anfetaminas que iban en patineta volando contra el tránsito, desafiándote a chocar con ellos, como si se tratara de una escena sacada de una película de terror distópica.

Era el tipo de lugar en el que no querías hacer contacto visual con nadie.

Si a esto le sumamos que el Barrio y la Zona Sur siguen siendo lo que siempre han sido, se podría pensar que ha llegado la hora de un cambio.

Le pregunté a Elder si había detectado algún cambio, especialmente en la comunidad negra. Durante años lo han llamado “Tío Tom”, “Galleta Oreo”, etc., por atreverse a nadar contra la corriente convencional de lo que se llama “liberalismo” en nuestra sociedad. Hizo un documental premiado sobre el tema.

Elder dijo que en el último año, más o menos, había notado algún cambio, pero que aún quedaba un trecho por recorrer, incluso en la comunidad religiosa negra, donde cabría esperar una mayor receptividad a un nuevo enfoque.

Desgraciadamente, en un reciente debate de campaña, había hablado con un grupo de pastores negros sobre su opinión de que el racismo sistémico no existía, de cómo esa idea era en realidad destructiva para la gente negra, y le respondieron con interminables charlas sobre George Floyd y sobre cómo la policía discrimina a la gente de color, a pesar de que los datos demuestran lo contrario.

Los blancos tienen mucho más que temer de la policía que los negros, como ha sido ampliamente documentado por Heather Mac Donald entre otros, pero estos pastores no querían oír hablar de ello. Y, por supuesto, no querían oír hablar de la delincuencia entre negros, ni del declive de la familia negra, ni de los demás temas de los que Elder ha hablado con tanta elocuencia a lo largo de los años.

Se aferraron a una ilusión, al igual que las supuestas élites blancas se aferraron a ilusiones similares, haciendo de California una tierra en la que los ricos viven como dioses mientras fingen que ayudan a los oprimidos pronunciando una retórica “woke” y votando por los demócratas como sustituto de la religión.

Los lugareños me han dicho que, al final, uno se limita a ignorar el caos que le rodea mientras regresa a su mansión en la colina o en la playa.

Mientras tanto, la democracia está muriendo en la ignorancia. Lo que está en juego en las elecciones de destitución de California es si esa ignorancia puede ser superada. Elder está trabajando duro para superar esa ignorancia en un estado que es realmente un país por sí mismo con la quinta economía del mundo.

Y está claro que no está solo. A pesar de los mencionados pastores que no ven el mal, o al menos no ven el mal más allá de lo que les han metido en la cabeza los medios de comunicación de izquierda/liberales, la gente de este estado está despertando y la popularidad de Elder es grande, aunque ya veremos si lo suficiente.

El ambiente similar al de la Naranja Mecánica que presencié en Hollywood está claramente perturbando a mucha gente. No todo el mundo puede permitirse una seguridad privada como la de los Newsom y los Pelosi del mundo. Pocos pueden.

Y las cosas empeoran considerablemente debido a los fiscales de distrito “de la izquierda de Trotsky” en Los Ángeles y San Francisco, que hacen del cliché “blando con el crimen” un eufemismo de dimensiones monumentales.

Así que no es casualidad que Elder esté celebrando frecuentes conferencias de prensa destacando lo que solo puede llamarse una ola de crímenes en el estado, la de hoy con una mujer llamada Carla Pearson, cuyo hijastro fue asesinado por un conductor ebrio, que fue puesto en libertad condicional por la junta de libertad condicional de Gavin Newsom.

En la de ayer tenía a su lado a Tania Owen, detective retirada del Departamento del Sheriff de Los Ángeles y viuda del sargento Steve Owen (recibió un tiro de un hombre armado en 2016), ahora líder de la campaña Destituyan a George Gascon. (Para los que no lo sepan, Gascon es el fiscal de Los Ángeles que parece tener algún tipo de afecto por los criminales violentos).

Sí, la de Newsom no es la única campaña de destitución de California.

Y, sí, California es un misterio: cómo ha llegado todo esto. Es el misterio de la democracia. ¿Puede funcionar si el público no presta atención, o si se les mienten constantemente?

La campaña de Elder puede darnos una respuesta, y esperemos que sea positiva.

Ha sido interesante aquí, por decir lo menos, pero vuelvo a Nashville el viernes y no puedo decir que de mala gana. No dejé mi corazón en San Francisco. Ni siquiera fui allí. Eso habría sido demasiado.

Por cierto, Elder tiene un programa en Epoch TV.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS