Chevrolet Camaro, la quintaesencia del “muscle car” norteamericano

Por Roger Rivero
30 de Octubre de 2019 Actualizado: 30 de Octubre de 2019

El Chevrolet Camaro pertenece a la tríada de “muscle cars” –o autos potentes– que ha sobrevivido los tiempos modernos. Acompaña al Ford Mustang y el Dodge Challenger en esa categoría, y a pesar de ser el tercero en la más reciente lista de ventas, no está exento de méritos que bien lo equiparan o incluso supera a algunos de sus competidores.

Este año llega refrescado en su sexta generación, que debutó en el 2016.

Desde afuera

El estiramiento facial exterior ha resultado controvertido. Suele ocurrir con el tipo de autos que congregan fans de corazón, que muchas veces no toleran cambios radicales. El mayor cambio se encuentra en el modelo SS como el que reseñamos, que ahora presenta una barra negra masiva en la parte frontal. Tal vez estoy una minoría, pero después de unos días conduciendo el Camaro 2SS 2019, realmente me gustó el nuevo frente.

Para los que no les ha agradado el cambio hay buenas noticias, porque Chevy está al tanto de las críticas, y ya está trabajando para hacer cambios. El modelo del próximo año probablemente contará con una parte delantera del mismo color de la carrocería.

Los faros se han rediseñado con nuevos acentos LED que fluyen hacia la rejilla, y las luces traseras vuelven a la disposición clásica de la lámpara cuadrado-redonda.

Por dentro

La cabina del Camaro SS es envolvente, y no necesariamente en el buen sentido. Instalado en el asiento del conductor, los umbrales altos te hacen sentir como si estuvieras sentado en las profundidades del vehículo, con grandes cuartos traseros y pilares C que dificultan un poco de visibilidad trasera. En el caso del modelo convertible como el de nuestra prueba, la visibilidad es aún peor si no levantas la cubierta.  Por suerte entre las adiciones de este año se encuentra un espejo retrovisor digital, que ayuda mucho a remediar esos puntos ciegos notorios. La cabina, discreta por su color y acabado, está bien equipada, con molduras de aluminio real bordeando la puerta y el panel de instrumentos.

El concepto de diseño interior es sencillo, colocando al conductor en un espacio sin demasiados lujos, pero con comodidad al menos al frente. Los asientos traseros son como en la mayoría de estos autos, solo aprovechables para llevar un portafolios o un jaket.

Equipamiento y seguridad

El Camaro se queda detrás de la competencia en términos de tecnología de seguridad estándar. El modelo base tiene control de tracción, airbags y una cámara en reversa, que para los estándares actuales no es realmente mucho. Si está buscando más tecnología de seguridad activa, tendrá que mirar a los modelos de nivel medio. La alerta de colisión frontal, asistencia de estacionamiento trasero, la alerta de tráfico cruzado trasero y la alerta de cambio de carril están disponibles como extras opcionales a partir del 3LT y se convierten en estándar en los modelos SS.

El sistema de info-entretenimiento en el Camaro 2019 no es nada del otro mundo, pero hace el trabajo honradamente. Reacciona rápidamente a las entradas y tiene una sensación general de intuición que se agradece. Conectar su teléfono inteligente es un asunto rápido y sin problemas gracias a la integración estándar de Android Auto y Apple CarPlay. La pantalla táctil está ubicada en una extraña perspectiva inclinada que requiere algo de adaptación. Por suerte nuestro modelo 2SS venía equipado con una pantalla frontal de proyección, que le brinda al conductor información importante.

En la carretera

El Camaro ofrece un rendimiento que varía de leve a salvaje y todo lo que en el medio quede, lo que lo convierte en uno de los autos deportivos más versátiles del mercado actual. La gama de trenes de poder disponibles es amplia, y refleja la voluntad de Chevrolet de adoptar nuevas tendencias y, al mismo tiempo, apegarse a las viejas tradiciones. Un pequeño motor turboalimentado de 4 cilindros y 245 caballos se encuentra en la parte inferior del rango, seguido de un V-6 y luego progresa naturalmente a un conjunto de V-8 de distintas categorías que pueden llegar a los 650 caballos. El de nuestra prueba un V-8 de 6.2 litros bueno para 455 caballos, y capaz de alcanzar las 60 millas en solo 4.1 segundos.

Este es uno de los pocos automóviles ligeros que viene equipado con una transmisión de 10 velocidades. Su comportamiento es admirable, con cambios super rápidos. El trabajo de programación para que las velocidades no cambien, incluso cuando el conductor quite el pie del acelerador, permite encontrar al auto en la marcha correcta prácticamente en toda ocasión.

En la gasolinera

El Camaro obtiene un estimado de 22 mpg (millas por galón) o 10.69 l/100km en la ciudad y 31 mpg o 7.59 l/100km en la carretera, pero solo con su motor base. Esas son calificaciones decentes para un automóvil deportivo, pero tenga en cuenta que el Camaro requiere gasolina premium con este motor. Los dos V8 también requieren gasolina premium y obtienen calificaciones nada competitivas. Nuestro Camaro 2SS promedió 20 millas por galón (11.76 l/100km) en manejo combinado.

Para escoger

El Chevrolet Camaro 2019 se puede obtener en dos estilos, cupe y convertible. Para transformar su elección a convertible necesitara unos $6,000 dólares adicionales y este estilo no está disponible para el modelo base.  Todos los terminados, excepto los de base, también están disponibles con un paquete de rendimiento 1LE, que agrega características que mejoran las capacidades de manejo del vehículo, como frenos más fuertes y componentes de suspensión mejorados.

Elegir el ajuste correcto en parte se reduce a la preferencia del motor, ya que los potentes V-8 solo se ofrecen en los ajustes SS y ZL1. Los modelos SS cuentan con el mismo motor que viene en el Corvette Stingray, y deben satisfacer la necesidad de la mayoría de las personas de potencia y sonido V-8.

En fin, que para decidir qué Chevrolet Camaro se llevará a casa, tendrá que hacer algún trabajo indagatorio para que cuando visite el concesionario, ya tenga una idea clara de qué modelo prefiere. Entrar en uno de estos lugares sin haber hecho la tarea, puede que le cueste algún dolor de cabeza, y lo digo literalmente.

El vecindario

El tradicional y más encarnizado competidor siempre ha sido el Ford Mustang. El Challenger de Dodge también está en la corta lista. Recientemente se ha introducido al mercado el Toyota Supra, y si bien ambos están concebidos con el mismo objetivo, comparados dos modelos con motores equivalentes, el Chevrolet Camaro cuesta casi $ 20,000 menos.

En resumen

Para lo que el Camaro fue diseñado, hace muy bien su trabajo con una excelente relación calidad-precio. El diseño exterior es llamativo y tiene presencia, tal como debería tener cualquier “pony car” estadounidense. El interior no es exactamente de alta calidad, pero está bien organizado y su tren de poder es excelente, con una variedad de combinaciones que lo hacen apetecible para infinidad de gustos. Dicho todo esto, también sería válido reconocer que, en materia de autos deportivos, la decisión gravitará sobre la marca favorita, y esto, no hay reseña que lo cambie.

TE RECOMENDAMOS