Niño reflexiona y escribe una disculpa a un parque nacional después de llevarse una “piña” a casa

Por La Gran Época
10 de Enero de 2019 Actualizado: 10 de Enero de 2019

Es comprensible que los niños pequeños se emocionen cuando ven cosas bonitas y quieren llevarlas a casa. Eso fue lo que hizo un chico durante un paseo a un parque nacional en California, pero con una diferencia: este niño se dio cuenta que esto era un error y lo corrigió.

En junio de 2016, una adorable nota de disculpa fue publicada en la página de Facebook de los parques nacionales de Sequoia y Kings Canyon. Basado en la letra, la nota parecía provenir de una persona joven que se llevó a casa una piña.

La nota decía:

A quien corresponda:

Saqué una piña del bosque y quise devolverla. Espero que se coloque cerca del árbol del General Grant porque ahí es donde la tomé.

Lamento mi decisión.

Según el posteo de Facebook que acompañaba la foto de la nota, lo que el niño se llevó a casa no era una piña. En cambio, el cono era del árbol General Grant, una secuoya de 3000 años de antigüedad.

Por si acaso sientes curiosidad por las acciones del niño, el parque explicó que “en realidad va contra las reglas del parque” llevar a casa una piña.

“Es un ambiente difícil aquí”, escribió el parque en la publicación. “Los animales necesitan sus mordiscos y el área necesita las semillas y la vegetación. Además, los conos y otras plantas se deterioran y ayudan a crear tierra en este ambiente rocoso”.

Dana Dierkes, jefa de comunicaciones y extensión de los parques, le dijo a The Huffington Post que, si cada visitante se llevara a casa algo del parque, “no quedaría nada”.

“Diferentes tipos de plantas y conos como ese son usados por la vida silvestre”, agregó Dana. “Podrías estar tomando algo que es una fuente de alimento para un animal”.

No hace falta decir que el parque estaba contento con las acciones del chico.

“Estamos muy contentos que este joven haya pensado en los mensajes de preservación del parque. Gracias por dejar los parques de Sequoia y Kings Canyon como los encontraste. Y gracias por devolvernos esto, amigo”, concluyó la notificación del parque.

¿Quién hubiera esperado que un pequeño niño asumiera la responsabilidad y rectificara el problema? Quienquiera que sea este chico, definitivamente merece ser elogiado por corregir un error y poner en primer lugar las necesidades del medio ambiente.

Una tortuga con una cuchara de plástico incrustada en la nariz estremece a los rescatistas

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS