China aísla a los niños para controlar un nuevo brote de COVID-19

Por Dorothy Li
20 de Septiembre de 2021
Actualizado: 20 de Septiembre de 2021

Una ciudad del sureste de China respondió a su último brote de COVID-19 con una cuarentena a las personas infectadas y a sus contactos cercanos, incluidos los menores de 12 años. Tanto el personal médico como los padres compartieron sufridas historias y vídeos de niños en los hospitales internados solos y sin compañía.

Un niño de cuatro años vestido con un traje de protección contra riesgos de color blanco y con una mochila de casi la mitad del tamaño de su cuerpo fue captado en un vídeo caminando solo por un pasillo de un hospital a la espera de una tomografía computarizada. El menor había dado positivo en la prueba de detección de COVID-19. Millones de usuarios de las redes sociales hicieron circular el vídeo posteado en Douyin, la versión china de TikTok, por una enfermera de la clínica de fiebre del Hospital Asociado a la Universidad de Putian.

“Cuando vi a un niño de pie solo y sin padres que lo acompañaran, en el extraño y tenebroso hospital, sentí mucho dolor en el corazón”, declaró la enfermera Liang Limin a un periódico local, el 14 de septiembre.

El 19 de septiembre, las autoridades sanitarias de la ciudad de Putian, en la provincia de Fujian, dijeron que se habían detectado 187 casos de COVID-19 en los últimos siete días. Es probable que la cifra no refleje el total, dado que el régimen chino es conocido por subestimar ampliamente las cifras del virus, pero indica un aumento en el número de casos, incluso entre los niños de edad escolar.

Hasta el 17 de septiembre, más del 40 por ciento de los casos en la ciudad eran niños menores de 14 años. Los funcionarios aplicaron la estrategia de contención estándar de China —pruebas masivas y cuarentena obligatoria— tanto a los padres como a los profesores y a los jóvenes estudiantes.

Algunos niños son demasiado pequeños, ni siquiera pueden subirse a la mesa de exploración, dijo la enfermera al Fujian Health Newspaper, añadiendo que los médicos y las enfermeras les tienen que ayudar a completar el examen.

“Nos demoramos mucho con los niños esta vez, porque un niño estuvo llorando durante dos horas antes de que los médicos y los padres le convencieran para que saliera de casa”, añadió.

La enfermera dijo que se le llenaron los ojos de lágrimas inmediatamente al ver a esos “niños pequeñitos” bajar solos de la ambulancia para entrar en aislamiento.

Las autoridades de Putian dijeron que la normativa del país exigía que los hospitales aislaran a todos los pacientes diagnosticados con el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus, según una rueda de prensa celebrada el 16 de septiembre. Ellos afirmaron que los hospitales habían preparado muchos libros y comida deliciosa para los menores.

Muchas personas comentaron en las plataformas de redes sociales chinas que ver a los niños separados de sus padres los hacía llorar.

El paciente más joven de las salas de aislamiento del Hospital Asociado a la Universidad de Putian tiene solo tres años, según la Televisión Central de China.

Los funcionarios dijeron posteriormente que un padre podía quedarse con sus hijos menores de 14 años, sin embargo, la norma solo se aplica a los que recibieron resultados negativos en las pruebas.

Desde que dos alumnos dieron positivo el 10 de septiembre, los contagios se extendieron entre los alumnos de más de diez escuelas de Putian, incluidas las escuelas preescolar y primaria. En el mayor hotel de cuarentena hay más de 130 niños menores de 12 años. El más joven es un recién nacido de 18 semanas, según el medio estatal Xinhua.

Un niño se somete a una prueba de ácido nucleico para el coronavirus Covid-19 en la ciudad de Putian, en la provincia oriental china de Fujian, el 13 de septiembre de 2021. (CNS/AFP vía Getty Images)

Infectados durante la cuarentena

La Comisión Municipal de Salud de Putian informó de que más de 4300 personas estaban en hoteles de cuarentena o aisladas en sus casas el 19 de septiembre. Sin embargo, las autoridades sanitarias nacionales atribuyen el reciente brote a la estrategia de cuarentena.

La fuente probable del brote sería el padre de un estudiante, que podría haberse infectado con la variante Delta durante la cuarentena obligatoria, dijo Wang Qinghua, inmunólogo jefe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, en una conferencia de prensa el 17 de septiembre.

Anteriormente, los medios de comunicación estatales informaron de que el padre había viajado recientemente al extranjero.

El hombre, de apellido Lin, pasó por primera vez una cuarentena obligatoria de 14 días en un hotel tras regresar de Singapur el 4 de agosto. Luego se sometió a otra cuarentena de siete días en un lugar designado y a una semana más de observación médica en su casa tras entrar en el condado de Xianyou. Además, había dado negativo en las pruebas del virus nueve veces antes de recibir un resultado positivo 37 días después.

Las autoridades de Putian se apresuraron a aplicar las órdenes de permanencia en casa y a realizar pruebas masivas a 2.9 millones de residentes.

Wang advirtió que los casos de infección seguirán aumentando por un repunte de casos relacionados con las fábricas y las escuelas, ambos lugares densamente poblados. El brote se extendió el domingo a cuatro ciudades de la provincia de Fujian.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS