China alimenta una guerra de drogas en contra de Estados Unidos

22 de Diciembre de 2015 Actualizado: 22 de Diciembre de 2015

Tras el ilícito flujo de drogas a Estados Unidos y la lucha violenta en América Latina de los carteles criminales, el régimen chino está trabajando intensamente. Para los carteles de drogas y los grupos narcoterroristas, el régimen chino se convirtió en la fuente líder de drogas sintéticas y precursores de drogas como la metanfetamina y la fuente principal de armas empleadas por aquellos en el negocio de las drogas.

Muchas de esas drogas causan caos en los cuerpos y mentes de los usuarios y de sus comunidades, en algunos casos causando comportamientos psicóticos de largo plazo y en otros, vínculos con sobredosis y muerte.

Por ejemplo, según el New York Times, existen más de 150 listas públicas de compañías químicas chinas que venden drogas alfa-PVP, conocida también como “flakka”, la cual está reemplazando el uso de la cocaína en Florida y ha sido la causa de al menos 18 muertes y de numerosos arrestos extraños en ese estado.

En cuanto a la metanfetamina, una encuesta nacional en 2012 encontró que hay un estimado de 1,2 millones de usuarios en Estados Unidos, según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas. Entre los efectos secundarios de la droga están “importante ansiedad” , comportamiento violento y “síntomas psicóticos que a veces pueden durar meses o años”.

Estas drogas y muchas otras parecidas, tienen una característica crítica en común: ellas, o los controlados químicos que se usan para fabricarlas, se originan en China y durante años los reguladores chinos han mostrado poquísimo interés en ayudar a frenar la corriente.

“El papel chino es el de facilitador de actividades de crimen organizado para México y América Latina”, comentó  en una entrevista por mail el Dr. Robert J. Bunker, profesor adjunto de investigación del U.S. Army War College.

El Partido Comunista chino (PCCh) se ha abierto camino tanto en el mercado legítimo como en el del submundo de América Latina, según Bunker. “Combina eso con los vínculos con regímenes parias en la región, como Venezuela  y sus interacciones con el Hezbollah y los operativos Iraníes”, agrega Bunker “y terminamos con ‘El escenario tipo bar de Star Wars´”.

En la famosa escena en el bar de la película de 1977, el personaje Obi-Wan Kenobi dice, “nunca encontrarás un enjambre más miserable de escoria y de villanía”.

Bunker agrega que es una situación donde el régimen chino “vía su considerable número de autoridades corruptas, muchas con vínculos con el crimen organizado, básicamente venderán cualquier cosa u ofrecerán cualquier tipo de servicio que les brinde ganancias: armas, drogas pioneras, bienes clonados, apuestas y lavado de dinero”.

Una guerra de drogas – ‘Drogas de Guerra’

En la guerra contra las drogas hay más de lo que parece. “Una reciente doctrina china articula el uso de un amplio espectro de la guerra en contra de sus adversarios, entre ellos los Estados Unidos”, según un informe del 13 de octubre de 2014, del Comando de Operaciones Especiales  del Ejército de los EE.UU.

“La guerra de drogas” es una pieza en este “amplio espectro de guerra”, declara el informe, señalando que se liga a una estrategia militar china más amplia destinada a “desestabilizar a un adversario”. Cae bajo el paraguas de la “guerra de la cultura”, que es una estrategia de guerra no convencional destinada a degradar el tejido moral de una nación rival y de ese modo debilitarla.

Para regímenes comunistas, incluyendo el PCCh, el uso de la guerra de las drogas en contra de sus adversarios no es nada nuevo. En su libro, “Cocaína Roja”, con una última actualización en 1999, el ex director adjunto de inteligencia de la CIA Joseph D. Douglass, detalla la historia de la estrategia.

Él escribe que los regímenes comunistas “han estado usando narcóticos durante varias décadas como un arma decisiva en la guerra continua de bajo nivel que están librando contra la civilización occidental” y añade: “Por ejemplo, durante los cinco años hasta 1990, datos y otras fuentes de testimonios, vinculaban cercanamente a casi todos los países comunistas con el narcotráfico”.

La estrategia fue expuesta muchas veces por autoridades de alto nivel que desertaban de la Unión Soviética, entre ellos el desertor checo Gen. Jan Sejna. Su uso fue también detallado en la era de Stalin en “El Manual de Instrucciones del Comunismo en la Guerra Pico política”, manual que ahora es de dominio público.

La guerra de las drogas fue usada por los británicos durante la Guerra del Opio en contra de China en el siglo 19, la cual condujo a China a que cediera el control de Hong Kong al régimen británico en 1841 y que después en 1912 ayudó al colapso de la Dinastía Qing.

Para Mao Tse-tung, fundador del PCCh, el opio era un arma para ser usada en sus esfuerzos para ganar control sobre China. Douglass escribe en 1928 que Mao instruyó a Tan Chen-lin, uno de sus subordinados, a “comenzar a cultivar el opio a gran escala”. Esta era una ofensiva para obtener insumos necesarios como para drogar a los estados no comunistas”.

Después que el PCCh estableciera su control, Douglass escribió “la producción del opio fue nacionalizada y el tráfico de narcóticos enfocado en contra de los estados no comunistas, se convirtió en una actividad formal del nuevo estado comunista”.

Esa “actividad formal” nunca terminó a pesar de ser expuesta a investigaciones separadas en Japón y en los Estados Unidos en 1951. Pero  la guerra de la droga que en el pasado se hacía al estilo de capa y espada, ahora se hace abiertamente.

Alimentar la epidemia

Para los carteles de drogas, China es la fuente principal de químicos precursores, entre ellos efedrina y pseudo efedrina, usados para hacer la droga metanfetamina. También es la fuente de otras drogas sintéticas, muchas de las cuales pueden ser ordenadas directamente online de laboratorios chinos. La mayoría de las drogas son difíciles de categorizar y de regular, porque los laboratorios chinos cambian su fórmula química para esquivar las leyes de EEUU.

El uso y la adicción de la metanfetamina y la de otras drogas sintéticas, está creciendo en los Estados Unidos, ya que a menudo son baratas, fácil de obtener y pueden copiar los efectos de otras drogas en el mercado. Hay clones sintéticas de casi cada droga ilegal en el mercado.

Mientras el PCCh ha arrestado algunos grupos que venden drogas en su propio territorio, según PBS (Public Broadcasting System), las drogas para exportación aún se están “fabricando abiertamente”.

Policías antinarcóticos estallar un laboratorio para el procesamiento de cocaína de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombia (FARC) en el Municipio de Puerto Concordia, Colombia, el 25 de enero de 2011. (Guillermo Legaria / AFP / GettyImages)
Policías antinarcóticos estallar un laboratorio para el procesamiento de cocaína de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombia (FARC) en el Municipio de Puerto Concordia, Colombia, el 25 de enero de 2011. (Guillermo Legaria / AFP / GettyImages)

La política del PCCh sobre esos químicos ha permitido que las drogas ilegales prosperen en el extranjero. Los carteles mexicanos producen más del 90 por ciento de la metanfetamina usada en los Estados Unidos y 80 por ciento de la misma metanfetamina se produce con el uso de ingredientes de China, según la Administración de Control de Drogas.

“China se ha convertido en el proveedor más importante para los traficantes mexicanos debido a las ligeras regulaciones sobre la fabricación de sus químicos e industria de exportación”, comentó una autoridad de la Administración de Control de Drogas a Stars and Stripes.

Los traficantes fabrican metanfetamina usando más de 30 ingredientes químicos, mucho de los cuales se producen bajo estrictas regulaciones en los Estados Unidos y otras partes, pero en China, sólo uno de esos 30 químicos es regulado, según Stars and Stripes.

México ha intentado cooperar con el régimen chino para detener el flujo de los ingredientes de la droga, pero le dijeron a México que ellos mismos deberán manejarlo. El ex embajador de México en China, Jorge Guajardo, comentó a The New York Times “Durante toda mi estadía allí, los chinos nunca mostraron ningún deseo de cooperar en eliminar el flujo de precursores a México”.

El Dr. Heitor De Paola, escritor y comentarista político brasilero, señaló en una entrevista por mail que las drogas son usadas con el propósito de una guerra de drogas en América Latina, no sólo por el PCCh, sino también por otros grupos comunistas.

Por el lado del gobierno, agregó que la práctica es usada tanto por algunos líderes nacionales que forman parte de las conferencias políticas de la extrema izquierda, Foro de São Paulo, como por grupos de narcoterrorismo como FARC y “movimientos sociales” de la extrema izquierda, que también sirven como organizaciones guerrilleras.

Comentó que las drogas son usadas “como una forma de estimular la adicción a las drogas de los jóvenes dentro de los países a los que se dirigen” para lograr metas políticas de los grupos comunistas. Algunos de los grupos, tales como FARC, también intercambian drogas por armas.

El origen de las armas de fuego ilícitas

Sin embargo, el apoyo del PCCH a los traficantes de drogas de América Latina, no termina con sólo proveer drogas sintéticas e ingredientes.

China es también la fuente principal de armas de fuego ilegales en México “a través del mercado negro”, según un informe del Dr. R. Evan Ellis, profesor adjunto de estudios de seguridad nacional en el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa.

Ellis declara que un problema con la procedencia, es que a menudo las armas chinas entran de contrabando a México a través de los Estados Unidos. Su declaración es respaldada por Luis Villegas Meléndez, comandante del ejército de México, quien dijo en 2008 que las armas de fuego chinas y rusas estaban siendo ingresadas de contrabando a través de la frontera con los Estados Unidos en Tamaulipas, México.

Marinos mexicanos acompañan a cinco supuestos traficantes de drogas del cartel de droga Zetas, frente a granadas, armas de fuego, cocaína y uniformes militares en la Ciudad de México, 9 de junio de 2011. (YURI CORTEZ/AFP/Getty Images)
Marinos mexicanos acompañan a cinco supuestos traficantes de drogas del cartel de droga Zetas, frente a granadas, armas de fuego, cocaína y uniformes militares en la Ciudad de México, 9 de junio de 2011. (YURI CORTEZ/AFP/Getty Images)

“Granadas de fabricación china y otros ítems militares han sido confiscados en Puebla y en todas partes de México”, señala Ellis y añade que sigue quedando poco claro si los carteles de droga están comprando las armas a grupos criminales chinos o directamente a compañías chinas.

Los carteles de droga de México tampoco son los únicos receptores ilegales de armas, según un informe del 5 de noviembre de la Comisión de Supervisión de Seguridad Económica Chino-EEUU.

Reporta que el PCCh provee armas directa o indirectamente a grupos que son “ampliamente aislados por razones políticas”. Los receptores de armas chinas van desde los gobiernos de Cuba y Venezuela a los rebeldes de la FARC en Colombia.

La proliferación de armas chinas en la región es un poco enigmática. El informe dice, “A un amplio nivel regional, el grado al cual los proveedores de armas del estado chino, tales como Norinco, dan pasos para asegurar que sus armas no sean desviadas al mercado negro, no está claro”.

El PCCh  respondió a las acusaciones diciendo que la venta de armas a organizaciones narcoterroristas es “ilegal bajo la ley china”, pero como señala el informe, esta declaración es un poquito más que fanfarronería.

“A través de medios descritos por el gobierno chino como legítimos”, declara el informe en el reciente mes de marzo, las armas fabricadas en China se han encontrado en su camino con grupos rebeldes de Colombia y de Sudán del Sur.

Roger J. Chin, estudiante de doctorado de la Claremont Graduate University dijo que las organizaciones criminales están explotando la naturaleza de la globalización y que ya no es más sólo un problema local sino en cambio, algo global “con consecuencias directas en la seguridad nacional”.

Robert Bunker dijo que los problemas demuestran el pensamiento tras los negocios chinos en la región. “Si el narcoterrorismo en América Latina debe ser promovido como un resultado de tales políticas chinas”, dijo él, “su respuesta es ‘ que así sea’ “.

MÁS

Dificultades actuales del régimen chino

Hijo de revolucionario chino le dice a Xi Jinping que ponga fin a la dictadura del Partido Comunista

TE RECOMENDAMOS