China apuesta todo al yuan digital después que los mercados de divisas evitan el yuan

Por Chriss Street
11 de Enero de 2020 Actualizado: 11 de Enero de 2020

Análisis de noticias

Un nuevo informe sostiene que China se ve obligada a apostar todo por el “yuan digital”, después  que el porcentaje de transacciones compensadas en su propia moneda se hayan reducido a la mitad desde 2015.

En 2012 China inició una estrategia para convertir su moneda nacional, el yuan, en una moneda de reserva mundial de libre flotación para 2015. El porcentaje de transacciones de exportación ejecutadas en yuan aumentó más del doble en los tres años siguientes, pasando de 12.5 por ciento a 27.3 por ciento; pero la tasa volvió a caer a 12.5 por ciento, según Endo Economics.

El famoso Instituto Cato emitió un informe de investigación en 2008, muy próximo a la crisis financiera mundial de ese año, llamado “Amenaza de deuda”, donde advirte al respecto: “China podría usar sus grandes tenencias de deuda del gobierno estadounidense para ganar influencia política amenazando con deshacerse de esos valores si Estados Unidos amenaza con promulgar medidas proteccionistas o intervenir en las relaciones entre el continente y Taiwán”. El Instituto Cato argumentó que China utilizaría su “creciente poder económico para superar a Estados Unidos como la potencia dominante en Asia”.

El futuro se veía tan brillante que la revista Vanity Fair proclamó “El Siglo Chino”porque el 2014 sería el último año en que Estados Unidos podría reclamar ser la mayor potencia económica del mundo. El artículo argumentaba que “China entra en 2015 en la posición más alta, donde probablemente permanecerá por mucho tiempo, si no para siempre”.

Sin embargo, Endo Economics, en un informe de abril de 2017 titulado “El retorno del riesgo chino”, señalaba que con la relación deuda/PIB de China acercándose a un territorio desconocido, la capacidad de las empresas estatales para pagar su deuda se había deteriorado dramáticamente, y las autoridades ya no pueden barrer los préstamos incobrables bajo la alfombra, “la inestabilidad volverá con fuerza en 2017-18, ya que Beijing se ve obligado a hacer frente a los excesos del pasado”.

Endo Economics también advirtió que los préstamos interbancarios de China por parte de instituciones financieras no bancarias, habían aumentado 12 veces en los últimos tres años, más rápido que el aumento de Estados Unidos en el período previo a la crisis financiera; y la deuda no gubernamental aumentó más rápido en la última década que en la década de 1980, antes del colapso de la deuda de Japón.

A pesar de los continuos esfuerzos de Beijing por estimular la economía a través de un gasto masivo en infraestructura, la tasa de crecimiento de China se ha desplomado en los últimos tres años hasta alcanzar su tasa más baja en 30 años. Como resultado, la deuda total de las empresas, los hogares y el gobierno excede ahora el 303 por ciento del PIB y constituye alrededor de una séptima parte de toda la deuda mundial.

Aunque las autoridades se fijaron como objetivo el desapalancamiento financiero en 2019, China está sufriendo sus primeros defaults bancarios en tres décadas y un récord de 178 corporaciones domésticas incumplieron su deuda de bonos. Por temor a mayores riesgos de un colapso de la deuda y del yuan, los clientes y proveedores internacionales de China están ahora exigiendo pagos en dólares estadounidenses.

Al no haber logrado ampliar los pagos globales en yuanes, Endo Economics sugiere que China está apostando todo para iniciar con el yuan digital soberano. El Banco Popular de China (PBOC) lanzó el 1 de enero una serie de nuevas normas que rigen la encriptación online que allanará el camino para una versión digital del yuan. El PBOC presentará una prueba piloto regional a finales de este año.

El PBOC cree que puede mantener el control sobre el suministro de dinero de la nación operando el yuan digital como un sistema centralizado que utiliza la cadena de bloques u otra nueva tecnología que evolucione a partir de la inclinación del gigante asiático por los pagos electrónicos.

Epoch Times informó que China tuvo un récord mundial de 60,500 millones de transacciones de pago móvil en 2018. El valor total de los pagos móviles anuales aumentó en un 58.6 por ciento a 65.9 billones de dólares (467.8 billones de yuanes) el mismo año. Liderado por China, se prevé que el mercado mundial de pagos por móvil se triplique hasta llegar a los 253 billones de dólares (1800 billones de yuanes) en 2025.

Las compras online están tan perfeccionadas en China que cerca del 40 por ciento de los usuarios de pagos digitales chinos llevan ahora menos de 15 dólares (100 yuanes) en efectivo, según un estudio de Tencent. Alrededor del 65 por ciento de los turistas chinos han hecho pagos por móvil en el extranjero, casi seis veces más que el promedio de viajeros no chinos.

El presidente de la Asociación Financiera China y exgobernador del PBOC, Zhou Xiaochuan, dijo en noviembre en el Foro de Caixin Hengqin de 2019 que el enfoque inicial del yuan digital sería primero doméstico, pero que el yuan digital se integrará eventualmente a nivel mundial en la iniciativa de “La Franja y la Ruta” (también conocido como proyecto OBOR) que es la esfera de influencia económica y política de China.

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS