China avanza a la ‘fase dos’ en el conflicto del Mar de China Meridional

18 de Julio de 2015 Actualizado: 18 de Julio de 2015

Un anuncio del régimen chino el 16 de junio sobre su construcción de la isla en el mar meridional de China es menos de lo que parece. Mientras que el régimen declaró que sus programas para construir nuevas islas en el mar meridional de China en disputa están casi completos, de hecho, sus proyectos de construcción están simplemente entrando en su siguiente fase.

“Esto fue tomado como un cambio en la política por los medios de comunicación en los estados unidos, cuando en realidad no lo era en absoluto”, dijo Mira Rapp-Hooper, director de la Iniciativa para la Transparencia de Asia Marítima en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

“Esto significa que están pasando a la fase 2, lo que significa la construcción de instalaciones y capacidades en estas islas”, dijo Rapp-Hooper, en una entrevista telefónica.

El anuncio del Partido Comunista Chino (PCCh) fue un caso clásico de manejo de percepción. Mientras pocos en la comunidad de analistas y expertos en defensa fueron engañados, varias agencias de noticias parecieron creérselo.

“Esta declaración está muy en línea con lo que la mayoría de los analistas ya sabían”, dijo Rapp-Hooper.

Si el PCCh estuviera haciendo un verdadero cambio, dijo, “nos gustaría ver cambios reales en la política en torno a las características de la tierra”, y como están las cosas ahora, el PCCh todavía tiene buques de dragado bombeando arena del fondo del mar sobre las islas en construcción.

Percepciones hechas

Es importante tener en cuenta el tiempo. El anuncio se produjo poco antes de una demanda de Filipinas yendo a juicio contra la apropiación de tierras por parte del PCCh.

“Es sólo un deseo por parte de China de calmar los nervios en ambas regiones y en Estados Unidos”, dijo Rapp-Hooper, señalando el cambio de tono de China.

En 2013, Filipinas presentó una demanda en el tribunal internacional contra el PCCh, diciendo que sus reclamos por el 90 por ciento del mar del sur de China no son válidos y violan la Convención de las Naciones Unidas sobre las normas en el Mar (UNCLOS).

Poco después de que se presentó la demanda, a principios de 2014 el PCCh comenzó a construir sus islas artificiales.

Lo que es interesante, señala Rapp-Hooper, es que “los siete aspectos que China está construyendo  son características” involucradas en el pleito que Filipinas interpuso contra China, que dice que los reclamos son ilegales.

Las recientes afirmaciones del PCCh de que sus construcciones están casi terminadas fueron hechas justo antes de las audiencias de los tribunales internacionales en la Haya del 7 al 14 de julio.

Albert del Rosario, secretario del Departamento de Asuntos Exteriores de Filipinas, dijo en un comunicado el primer día de las audiencias que “Es un conflicto que va al corazón mismo de la propia Convención”.

Rosario dijo que la ley “no reconoce ni permite el ejercicio de los así llamados ‘derechos históricos'”, en áreas más allá de las 200 millas marinas que son zonas económicas exclusivas de cada nación bajo la UNCLOS.

Algunos de los proyectos de construcción del PCCh en la cadena de islas Spratly están cerca de 1.000 millas al sur del punto más meridional de China en la isla de Hainan.

El PCCh parece estar interesado en evitar la corte internacional completamente. Emitió un “documento de posición” en diciembre alegando que el tribunal no tiene jurisdicción sobre sus pretensiones.

Después de que el tribunal pidió la participación del PCCh, el 14 de julio, las autoridades chinas solicitaron a las Filipinas de que abandonara el caso y negociara con el PCCh directamente.

El PCCh tiene hasta el 17 de agosto para hacer comentarios sobre la audiencia. Un fallo se espera en el plazo de 90 días.

Intenciones cuestionables

Los expertos todavía se rascan la cabeza sobre lo que el PCCh intenta hacer con las islas cuando estén terminadas.

Entre abril y mayo, el régimen chino estaba haciendo intentos similares para alterar la percepción pública en su apropiación de tierras.

El jefe de la marina de guerra de China, Wu Shengli dijo durante una teleconferencia, informó Reuters el 30 de abril, que las islas artificiales del PCCh “mejorarán la capacidad en estos mares de servicios públicos como la predicción del tiempo y la búsqueda y rescate marítimos,” e incluso dijo que otros países podrían usar las instalaciones,  “cuando las condiciones sean adecuadas”.

En ese momento, gran parte de la prensa occidental también corrió con la historia, pero la narrativa no duró. Evidencia pronto surgió mostrando una clara intención militar.

Una isla artificial que el PCCh está construyendo en el Fiery Cross Reef y se está haciendo una pista de aterrizaje de 3.000 metros (10.000 pies). Rapp-Hooper dijo: “Usted no necesita una pista de aterrizaje de 3.000 metros para aterrizar aviones de carga. Se necesita una pista de aterrizaje de 3.000 metros para aterrizar aviones de combate”.

También hubo rumores en mayo que el PCCh había desplegado artillería móvil a una de las islas, pero las movieron después de que la prensa se enteró. También hubo construcción de embarcaderos, muelles, helipuertos, equipos de radar y otros activos.

La parte extraña acerca de los recursos militares en las islas, es que sería de poca utilidad en una guerra real. “Estas islas militarmente son blancos fáciles”, dijo Rapp-Hooper. “Son inútiles en tiempos de guerra”.

El valor real puede ser en realidad el más visible, que es simplemente extender el territorio chino, algo que podrían mantener mientras el PCCh evite un conflicto real militar. Las bases terrestres funcionarían como paradas de reabastecimiento para los recursos chinos, y les permite tener una presencia militar grande y sostenida en la región.

Al reclamar las islas artificiales como territorio chino, podría entonces utilizar el mayor alcance de sus fuerzas armadas para regular quién puede y quién no puede acceder a la región.

De hecho, el PCCh ya está utilizando las bases para este propósito, aunque no ha reclamado una zona oficial de defensa aérea sobre las islas, como lo ha hecho sobre el controlado territorio japonés, en el Mar de China Oriental.

El 20 de mayo, el ejército de Estados Unidos dio a conocer un video, en el que el ejército chino amenazó por audio a un avión de vigilancia P-8 Poseidon mientras volaba cerca de una de las islas artificiales del PCCh.

El régimen chino manifestó claramente sus ambiciones en un reciente documento oficial de defensa, en el que dice que está moviendo su armada a una doctrina de mar abierto.

“China está observando posibles acuerdos con otros países que le darían un poco de acceso a los puertos”, dijo Rapp-Hooper, y señaló que “no hay duda de que China está tratando de mover su marina más lejos de sus costas”.

Y añadió: “Hay un temor evidente que si no se hace nada en torno a este tema, China  va a seguir impulsando este asunto”.

TE RECOMENDAMOS