China busca dominar el mundo: Secretario de Estado de EE.UU.

Por Victoria Kelly-Clark
11 de Febrero de 2022 12:15 PM Actualizado: 11 de Febrero de 2022 12:15 PM

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en su primer viaje oficial a Australia para el Diálogo de Seguridad QUAD, ha afirmado que China busca instituir un nuevo orden mundial caracterizado por el antiliberalismo para facilitarse el dominio global.

En una entrevista exclusiva con el periódico The Australian, Blinken afirmó que en los últimos años el mundo ha visto cómo China se ha vuelto más agresiva en el ámbito internacional y más represiva a nivel interno.

“En mi opinión, hay pocas dudas de que la ambición de China con el tiempo es ser la principal potencia militar, económica, diplomática y política no solo en la región sino en el mundo”, dijo el secretario de Estado. “Lo que hemos visto en los últimos años es que China actúa de manera más represiva en su territorio y más agresiva en la región”.

Un hombre es detenido por la policía antidisturbios durante una manifestación en un centro comercial en el distrito de Sheung Shui, en Hong Kong, el 28 de diciembre de 2019. (Anthony Kwan/Getty Images)

Hizo hincapié en que cree que es importante que países como Australia, Estados Unidos y otras naciones afines se resistan a este comportamiento y señaló que estas naciones defienden un orden positivo y liberal.

Reiteró ese punto en el noticiero de las 7:30 de la Australian Broadcasting Corporation (ABC), diciendo que en lo que se centran los aliados es en defender las normas, reglas y valores que unen el orden mundial basado en reglas.

“Lo que estamos haciendo es defender las normas, las reglas, los estándares, los valores que… nos unen. Así que no se trata de oponerse a nadie en particular; se trata de defender un orden basado en reglas, asegurándonos de que respetamos esas reglas y principios si son desafiados”, dijo Blinken.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) hace un desembarco en un ejercicio en la costa continental cerca de Taiwán, el 10 de septiembre de 1999. (STR/AFP/Getty Images)

“Porque es precisamente eso lo que ha sustentado la paz, la seguridad y las oportunidades para la gente durante décadas. Así que cuando se ponen en duda, tenemos la obligación de levantarnos”.

Los comentarios de Blinken se producen después de que le agradeciera el viernes al primer ministro de Australia, Scott Morrison, por su liderazgo en la formación del QUAD al comienzo del Diálogo.

“Agradecemos no solo su hospitalidad al reunirnos, sino también su liderazgo en el avance del Quad en los últimos meses y demostrar que nuestras cuatro democracias unidas pueden producir resultados constructivos y concretos para todos nuestros pueblos, de hecho, más allá”, dijo.

“La gente merece vivir en libertad. Los países merecen tener la libertad de trabajar juntos y asociarse con quienes elijan. Y juntos, podemos demostrar que somos efectivos en brindar beneficios a toda nuestra gente. Ese es el espíritu con el que estamos realizando esto, y estamos agradecidos por el liderazgo de Australia”.

La visita de Blinken se produce en medio de las revelaciones del jefe del servicio de inteligencia de Australia, el director general de ASIO, Mike Burgess, de que el partido de oposición de Australia, el Partido Laborista Australiano (ALP), era uno de los objetivos de Beijing para instalar candidatos laboristas en el gobierno australiano durante las próximas elecciones federales.

Burgess dijo que la agencia de espionaje interrumpió el complot y que había informado tanto al primer ministro australiano como al líder del ALP, Anthony Albanese.

Albanese le dijo a la ABC el 11 de febrero que había hablado con Burgess ese día y Burgess había “reafirmado” que ninguno de los candidatos potenciales que habían sido objetivo del Partido Comunista Chino (PCCh) fueron preseleccionados por los laboristas para participar en las elecciones.

Además, Albanese dijo que había hablado que “no he planteado preocupaciones sobre ninguno de mis candidatos” en las elecciones federales, que aún no han sido convocadas.

El Partido Laborista Australiano tiene una conexión histórica con el régimen comunista chino, y el líder laborista con más años de servicio, Gough Whitlam, fue uno de los primeros líderes políticos occidentales en reunirse con el primer ministro del régimen comunista, Zhou Enlai, en China en 1971, justo antes de la visita del asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Henry Kissinger.

Según el Dr. Stephan FitzGerald del Instituto Whitlam de la Universidad de Western Sydney, la visita de Whitlam allanó el camino para las relaciones diplomáticas y la reanudación del comercio internacional con China, además de influir en la forma en que Australia interactuaba con el PCCh y China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.