China choca con un muro mientras Estados Unidos toma represalias con nuevas tarifas

Por Emel Akan - La Gran Época
20 de Junio de 2018 Actualizado: 20 de Junio de 2018

El presidente Donald Trump le dio la espalda a Beijing. Pidió a su gobierno que identifique bienes chinos por un valor de 200 mil millones de dólares, para aplicar aranceles adicionales del 10 por ciento.

No tenemos opción. Esto debería haberse hecho hace muchos años”, dijo Trump en la celebración del 75 aniversario de la Federación Nacional de Empresas Independientes, el 19 de junio.

“China ha estado sacando USD 500 mil millones al año de nuestro país y reconstruyendo China”.

El principal asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, dijo que Beinjing” puede haber subestimado la determinación del presidente Donald J. Trump” al negarse a cumplir con las demandas comerciales de Estados Unidos.

“Si pensaban que podían comprarnos a bajo precio con algunos productos adicionales vendidos y permitirles continuar robando nuestra propiedad intelectual y nuestras joyas, eso fue un error de cálculo”, dijo a los periodistas en una conferencia telefónica el 19 de junio.

Estados Unidos exige que China reduzca el déficit comercial en USD 200 mil millones y deje de robar tecnología estadounidense.

Navarro, un agudo crítico de las políticas comerciales chinas, definió la acción del Presidente para imponer nuevos aranceles como:  “valiente y visionaria”.

“[Trump] le ha dado a China todas las posibilidades de cambiar su comportamiento agresivo”, agregó.

El año pasado, a China le dieron 100 días para aplicar los cambios estructurales propuestos. Hubo numerosas reuniones con delegaciones chinas, pero ninguno de estos esfuerzos dio lugar a ningún progreso, explicó.

Como resultado, Estados Unidos anunció el 15 de junio que está avanzando con un arancel del 25 por ciento sobre bienes chinos por valor de USD 50 mil millones. La acción provocó una respuesta inmediata de China, que anunció que elevaría los aranceles sobre una cantidad igual de bienes de EE. UU., Incluidos la carne vacuna, las aves de corral, el tabaco y los automóviles.

China también amenazó con imponer aranceles a las importaciones de petróleo crudo de Estados Unidos, que ahora valen casi mil millones de dólares por mes.

“Esta última acción China indica claramente su determinación de mantener a Estados Unidos en una desventaja permanente e injusta”, dijo Trump el 18 de junio. Trump pidió al representante comercial de EE. UU. que identificara productos chinos por un valor de 200.000 millones para aplicar aranceles adicionales.

Washington está listo para imponer más aranceles por encima de los USD 200 mil millones, si China continúa tomando represalias, dijo Trump.

Las tarifas entrarán en vigencia una vez que se complete el proceso legal, según la Casa Blanca.

De acuerdo a los expertos, Beinjing se está quedando sin productos en los que puede imponer aranceles, simplemente porque no importa la misma cantidad de productos estadounidenses en comparación con los que Estados Unidos importa de China.

China importó casi USD 130 mil millones de Estados Unidos el año pasado, en comparación con USD 505 mil millones en exportaciones, según la Oficina del Censo de los Estados Unidos.

“China cometió un grave error la madrugada del sábado cuando se comprometió a reflejar los aranceles iniciales del 25 por ciento de Estados Unidos, sobre USD 50 mil millones de sus exportaciones”, escribió Derek Scissors, economista de Asia en el American Enterprise Institute.

Según Scissors, Beijing caminó por un sendero donde se garantiza que chocará contra una pared, ya que tiene un número limitado de medidas para usar en una guerra arancelaria.

Sin embargo aún puede tomar represalias usando algunas otras medidas, escribió.

“La relación bilateral es grande y multifacética; hay muchas opciones. Una obvia es castigar a las empresas estadounidenses que operan en la República Popular China”, dijo.

Aunque China tiene un puñado de otras medidas, según los expertos, no son tan fáciles de implementar como los aranceles.

Trump dejó en claro que no toleraría ningún tipo de respuesta china que perjudicase a las empresas estadounidenses, ya sea un agricultor en Iowa o una empresa estadounidense en Shanghai, dijo Navarro.

Durante décadas, las políticas proteccionistas y de distorsión del comercio del régimen chino han perjudicado a las industrias estadounidenses.

Según el informe de la Comisión de Propiedad Intelectual de la Oficina Nacional de Investigación de Asia, el costo anual del robo de propiedad intelectual en la economía de EE. UU. ascendería a USD 600 mil millones.

China usa muchas tácticas para robar tecnología, como forzar a las compañías extranjeras a asociarse con empresas nacionales y entregar su propiedad intelectual y su conocimiento para obtener acceso al mercado chino.

“Las acciones que ha tomado el presidente Trump son de naturaleza puramente defensiva”, dijo Navarro. “Están diseñadas para defender las joyas de la tecnología estadounidense, del comportamiento agresivo de China”.

El Partido Comunista Chino quiere convertir a China en una “superpotencia manufacturera” al reemplazar a los competidores extranjeros en los mercados globales de alta tecnología.

Su plan económico, el programa “Made in China 2025”, describe 10 sectores relacionados con la tecnología que quiere desarrollar para 2025, incluida la tecnología avanzada de la información, robótica y herramientas automáticas, componentes de aeronaves y aviones, equipos ferroviarios avanzados y nuevos vehículos de energía .

Trump no permitirá que China use sus prácticas comerciales desleales establecidas, y su comportamiento ilícito para acaparar las llamadas industrias “Made in China 2025”, dijo Navarro.

TE RECOMENDAMOS