China controla las cadenas de suministro mundiales de minerales críticos

El monopolio de China en el procesamiento de materias primas está restringiendo el suministro mundial
Por Antonio Graceffo
09 de Octubre de 2021
Actualizado: 09 de Octubre de 2021

Análisis de noticia

Las interrupciones de la cadena de suministro global se ven agravadas por el bloqueo de China en el procesamiento químico.

En 1987, el exlíder chino Deng Xiaoping dijo: “Oriente Medio tiene petróleo, China tiene tierras raras“. Parece que hace décadas, el Partido Comunista Chino (PCCh) ya había reconocido la importancia de controlar las materias primas. Más allá de la minería y la extracción, los esfuerzos de China por mantener el poder sobre el mercado mundial de materias primas han incluido el dominio del procesamiento y la fundición. Esta estrategia basada en el procesamiento, combinada con monopolios gubernamentales y regulaciones ambientales laxas, ha permitido que China se convierta en el mayor productor mundial de materias primas críticas.

China domina el suministro mundial de 21 de los 35 minerales reconocidos por el gobierno de Estados Unidos como críticos. Esto significa que China representa las mayores importaciones de estos minerales a los Estados Unidos, o tiene los depósitos más grandes del mundo, o es el mayor productor.

Un buen ejemplo del dominio de China en el sector de los minerales es que solo hay tres minas de cesio en el mundo y China las controla todas. Otro ejemplo es el arsénico, que se necesita para la fabricación de productos electrónicos y Estados Unidos importa el 91 por ciento de su arsénico de China.

Al dominar el procesamiento de materias primas y mediante préstamos en condiciones favorables de los bancos estatales, China puede socavar a sus competidores. Los diez mayores proveedores, fuera de China, producen colectivamente el 35 por ciento de las materias primas del mundo; mientras que China sola produce el 45 por ciento. Estados Unidos, por el contrario, solo produce el 7 por ciento.

La gente se reúne alrededor de un cráter de lo que solía ser la empresa minera Jingxin, que producía y procesaba arena de cuarzo en Fengyang, provincia china de Anhui, en esta foto sin fecha. China es el mayor productor mundial de minerales de tierras raras. (AFP/AFP/Getty Images)

China dirige la fabricación mundial de vehículos eléctricos al tener dominio sobre los productos químicos necesarios para fabricar las baterías, así como la fabricación de cátodos y ánodos, que son los componentes básicos de las baterías de iones de litio. Simon Moores, director gerente de Benchmark Mineral Intelligence, se ha referido al bloqueo de China en la industria como “una carrera armamentista global de baterías”. El PCCh restringe la cadena de suministro global al dominar el refinado de metales, así como la producción de productos químicos para baterías, lo cual restringe la capacidad del mundo para producir vehículos eléctricos (EV).

Un paseo por la cadena de suministro global revela las huellas del PCCh en todos los niveles. En la cadena de suministro aguas arriba, el litio, el cobalto, el níquel, el grafito y el manganeso se extraen del suelo. Hanns Günther Hilpert, jefe de la división de investigación de Asia del think tank alemán SWP, dijo que China ha trabajado estratégicamente para controlar tanto la minería como el procesamiento. China ha aumentado su presencia en la etapa de extracción de la cadena de valor a través de préstamos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) y campañas de poder blando en África, Asia y América Latina. La cadena de suministro midstream incluye dos áreas que China domina: refinación y producción de productos químicos para baterías, así como la producción de cátodos y ánodos. La cadena de suministro aguas abajo consiste en la producción de baterías de iones de litio células, otra área donde China es el mayor productor del mundo.

China por sí sola representa el 40 por ciento del mercado químico mundial. Solo el 23 por ciento de todas las materias primas de las baterías provienen de China. Sin embargo, el 80 por ciento de los productos químicos para baterías se producen en China. También poseen el 66 por ciento de la producción mundial de cátodos y ánodos. Como resultado, no sorprende que China represente el 73 por ciento de la fabricación de celdas de baterías de iones de litio. De las 136 plantas de baterías de iones de litio del mundo, 101 están en China.

Beijing ha invertido mucho en la refinación de carbonato e hidróxido de litio, sulfato de cobalto, manganeso y grafito esférico sin recubrimiento. Esto significa que las cadenas de suministro globales fluyen hacia China para etapas cruciales de valor agregado.

El desprecio del PCCh por los derechos humanos y la democracia le da una ventaja para obtener materias primas de zonas de conflicto, donde los pagos por minerales van en gran parte a manos de dictadores que usan el dinero para comprar armas para oprimir a la población. Muchos de los países que tienen materias primas, ubicados en Asia, África y América Latina, están plagados de disturbios civiles, corrupción y falta de democracia.

Estos países generalmente carecen de tribunales independientes y tienen una aplicación laxa de las leyes de protección ambiental y derechos humanos. La República Democrática del Congo es un excelente ejemplo. Representa el 60 por ciento del suministro mundial de cobalto. Según un informe 2020 de Human Rights Watch sobre el Congo, 4.5 millones de personas han sido desplazadas, 13 millones necesitan asistencia humanitaria y 140 grupos armados están activos. En 2007, China ofreció al gobierno congoleño un acuerdo de infraestructura de USD 6000 millones, a cambio de acceso a minerales.

Desde 2012, se estima que la inversión china en el sector minero del Congo ha aumentado a USD 10,000 millones, y que Beijing ahora administra 30 de las 40 empresas mineras de la región. Y, sin embargo, el 73 por ciento de los 90 millones de habitantes del país siguen viviendo con menos de USD 1,90 al día.

La gente trabaja en el sitio de minería artesanal de casiterita de Kalimbi al norte de Bukavu, en la República Democrática del Congo, el 30 de marzo de 2017. (Griff Tapper/AFP a través de Getty Images)

Las materias primas que provienen de países con bajos derechos humanos y democracia de baja calidad se han denominado “minerales de conflicto”. La responsabilidad social empresarial, las leyes internacionales y la opinión pública hacen que sea más difícil para las democracias occidentales obtener estos minerales. En 2019, por ejemplo, la empresa minera suiza Glencore cerró sus operaciones mineras en el Congo, citando una mayor presión para dejar de importar materias primas de zonas de conflicto, entre otras razones. Como resultado, el suministro mundial de diez minerales extremadamente importantes está amenazado, incluidos el antimonio, bismuto, galio, germanio y tierras raras ligeras y pesadas.

El PCCh, imperturbable por la opinión pública o la convención internacional, sigue importando de zonas de conflicto. Además, al dominar el procesamiento de materias primas, el régimen se ha posicionado para controlar el suministro mundial de insumos vitales de innumerables líneas de productos de consumo y relacionados con la defensa.

Las interrupciones de la cadena de suministro global de los últimos 20 meses han sido en gran parte el resultado del control de China sobre el flujo de materias primas y el poder del PCCh para dictar qué productores pueden tener acceso a qué materias primas y en qué cantidades.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS