China coopta a los aliados de EE.UU. en el Pacífico: Ahora son las Islas Salomón, después Micronesia

Por Antonio Graceffo
11 de Abril de 2022 3:19 PM Actualizado: 11 de Abril de 2022 3:19 PM

Análisis de noticias

El régimen chino se ha apropiado de las Islas Salomón y ahora está decidido a eliminar a los Estados Federados de Micronesia de su Pacto de Libre Asociación con Estados Unidos.

El 25 de marzo, las Islas Salomón confirmaron que estaban redactando un acuerdo de seguridad con China. Con este único contrato, Estados Unidos pierde un valioso aliado en una parte crítica del mundo, el Ejército Popular de Liberación (EPL) obtendrá una nueva base en el extranjero y Australia ha sido puesta en alerta sabiendo que el enemigo está ahora en su patio trasero.

La asociación estratégica con el Partido Comunista Chino (PCCh) permite a Honiara, la capital de las Islas Salomón, solicitar asistencia policial o militar de Beijing. También proporciona a las Islas Salomón desarrollo económico, expansión comercial y servicios de aviación civil.

Pero los ciudadanos desconfían de la influencia china. En 2006, los alborotadores incendiaron el barrio chino de Honiara, acusando a las empresas vinculadas a China de haber manipulado las elecciones generales.

En 2019, Honiara cambió el reconocimiento a Taiwán por el reconocimiento a China. El año pasado, volvieron a estallar los disturbios, en parte motivados por el resentimiento de la gente ante la desconexión del gobierno con Taiwán. Los ciudadanos también expresaron su indignación por la cercanía de su gobierno a Beijing. En 2006, los manifestantes saquearon y quemaron negocios de propiedad china.

Al final, se llamó a las fuerzas de paz y a la policía militar australianas para restaurar el orden. La próxima vez, podría ser el EPL. El borrador del acuerdo entre China y las Islas Salomón permite explícitamente que el EPL “proteja la seguridad del personal chino y los grandes proyectos… [y] preserve el orden social”.

Un destructor de misiles guiados de la clase Luyang, de la Armada del Ejército Popular de Liberación de China, sale del Estrecho de Torres y entra en el Mar del Coral, el 18 de febrero de 2022 (Suministrado/Departamento de Defensa de Australia).

La caída de las Islas Salomón ante el PCCh representa una ruptura en el compromiso de Estados Unidos con las naciones de las Islas del Pacífico. La estrategia del Indo-Pacífico de EE.UU. se ha centrado en gran medida en el Quad, una asociación de seguridad entre Australia, India, Japón y Estados Unidos, dedicada a contener a la China comunista. El Foro de las Islas del Pacífico, sin embargo, está compuesto por 18 miembros, todos los cuales se consideran países en desarrollo, sin contar a Nueva Zelanda y Australia.

China está cortejando a las naciones en desarrollo ofreciéndoles ayuda, inversiones y préstamos. Estados Unidos ha reconocido que, para contrarrestar la influencia del PCCh en la región, Washington debe aumentar su participación directa con las naciones de las islas del Pacífico. Esto es particularmente cierto en aquellas naciones donde Estados Unidos cree que el PCCh desea establecer bases militares del EPL.

Como parte de su ayuda e inversión, el PCCh construye infraestructura de transporte en estos países. Los funcionarios de seguridad de EE.UU. han advertido que las pistas de aterrizaje y las instalaciones de aviación construidas o ampliadas en toda la región por China podrían ser utilizadas por el EPL.

Como parte del giro de EE.UU. hacia la región del Indo-Pacífico, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, visitó Fiji el 12 de febrero y celebró una conferencia con 18 líderes de las naciones insulares del Pacífico. Fue el primer secretario de Estado de EE.UU. en visitar Fiji en casi 40 años.

En esa reunión, Blinken anunció que Estados Unidos planea reabrir su embajada en las Islas Salomón, que está cerrada desde 1993. Sin embargo, este gesto fue demasiado pequeño y demasiado tarde para evitar que las Islas Salomón se deslizaran en la órbita de China.

Mientras tanto, los Estados Federados de Micronesia (FSM), otro aliado de EE.UU., está en peligro de caer en la boca del dragón.

La batalla por Micronesia

El 31 de marzo, ABC Australia informó que el FSM le pidió a las Islas Salomón que reconsiderara su pacto de seguridad con China. El presidente de Micronesia, David Panuelo, dijo que, si bien la gente del MEV se considera amiga de China, es aliada de Estados Unidos.

Y con los dos grandes países cada vez más enfrentados, la decisión unilateral tomada por las Islas Salomón “no tiene precedentes”. Panuelo dijo que temía que tales acuerdos puedan fragmentar a las naciones de las islas del Pacífico en campos opuestos que actúen a instancias de cada gran potencia.

A pesar de tener una población de poco más de 100,000 habitantes, el FSM es uno de los ejes más importantes de Estados Unidos para mantener su hegemonía en el Indo-Pacífico. El FSM comprende más de 600 islas repartidas en más de 1 millón de millas cuadradas del Océano Pacífico. El FSM está estratégicamente ubicado a corta distancia de Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Guam, las Islas Marianas, Nauru, las Islas Marshall, Palaos y Filipinas.

La relación entre Estados Unidos y FSM se rige por el Pacto de Libre Asociación (COFA). Según el acuerdo, Estados Unidos es responsable de la defensa del FSM, que a cambio otorga a Estados Unidos derechos exclusivos para estacionar personal militar y activos dentro del territorio. El FSM recibe asistencia económica de Estados Unidos, y los ciudadanos del FSM pueden unirse fácilmente al ejército de EE.UU. y emigrar o trabajar en Estados Unidos.

Durante años, el PCCh ha estado tratando de aumentar su influencia en la región a través de iniciativas de inversión y poder blando. Además de la ubicación estratégica, las naciones de las Islas del Pacífico obtienen cada una un voto en las Naciones Unidas. Dado su pequeño tamaño y falta de desarrollo, Beijing cree que puede comprar su lealtad y votos a bajo precio.

Las naciones del Pacífico que ya han cambiado el reconocimiento de Taiwán a China incluyen Kiribati, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tonga y Vanuatu. El FSM, que ya reconoce a China en lugar de Taiwán, es el próximo objetivo del PCCh.

China ha proporcionado al FSM USD 100 millones en ayuda desde 1990, con el PCCh financiando complejos gubernamentales, centros de convenciones e infraestructura de transporte. En 2017, FSM se unió a la Iniciativa La Franja y la Ruta de China (BRI).

El COFA, el contrato del FSM con Washington, se renovará en 2023, lo que le brinda al PCCh la oportunidad de presentar un acuerdo alternativo con Beijing. Bajo la administración de Trump, Estados Unidos y el FSM comenzaron a negociar una extensión del acuerdo en 2019, pero las conversaciones se detuvieron debido a la pandemia de COVID-19.

Es posible que una extensión del COFA no excluya completamente al PCCh de la región. El estado de Chuuk, un miembro del FSM que se encuentra muy cerca del territorio estadounidense de Guam, ha sido el destinatario de gran parte de la ayuda económica de Beijing. Desde 2015, el estado de Chuuk ha programado tres referéndums de independencia, pero no los llevó a cabo.

Más recientemente, se suponía que Chuuk votaría si abandonaría o no los Estados Federados de Micronesia en marzo; sin embargo, no se ha realizado ninguna votación y no se ha fijado una fecha específica. Si Chuuk abandona el FSM, sería libre de celebrar un acuerdo con China. Esto también significa que el EPL podría establecer una base allí.

La pérdida de las Islas Salomón ante el PCCh debería servir como una llamada de atención para la administración Biden. Perder el FSM sería desastroso y se deben tomar medidas para evitarlo. Estados Unidos necesita aumentar su compromiso con todas las naciones insulares del Pacífico y brindar una ayuda económica significativa; de lo contrario, el PCCh lo hará.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.