China está desesperada por retener a empresas surcoreanas y japonesas, revelan documentos filtrados

Por Alex Wu
17 de Septiembre de 2020
Actualizado: 17 de Septiembre de 2020

En torno a una guerra comercial paralizante con Estados Unidos, la disminución de la demanda y las interrupciones de la cadena de suministro debido a la pandemia del COVID-19, las empresas extranjeras están abandonando en masa China. Empresas de Corea del Sur, las empresas japonesas, las compañías taiwanesas, y las empresas estadounidenses como Microsoft, Google y Apple están moviendo su producción fuera de China.

The Epoch Times recibió un conjunto de documentos internos del gobierno de la ciudad de Huizhou en la provincia de Guangdong, que muestra que, en el contexto del éxodo de empresas extranjeras, el Partido Comunista Chino (PCCh) emitió una orden urgente para “evitar que las empresas japonesas y surcoreanas [se fueran]”, tanto por razones económicas como por la agenda política del Partido.

En octubre de 2019, el gigante tecnológico surcoreano Samsung cerró su fábrica de Huizhou y dejó de fabricar teléfonos móviles en China. En junio de 2020, Samsung anunció que su producción de pantalla plana se trasladaría de China a Vietnam. La salida de Samsung de China golpea duramente la economía de Huizhou.

Según un informe del gobierno del 10 de agosto elaborado por la Oficina de Comercio de Huizhou y enviado a la oficina de asuntos exteriores local, en el año 2020 hasta ahora, el comercio de importación y exportación en Huizhou cayó en un 77.4 % y un 89.5 % respectivamente, en comparación con el mismo período del año pasado.

Las autoridades declararon que la economía de Huizhou se vio “afectada por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la prevención y el control de pandemias, y la retirada de Huizhou de Samsung Electronics y muchos otros factores que agravaron el impacto”.

Una petición urgente

En un documento de plan de trabajo emitido por el gobierno de la ciudad, reveló que la ciudad recibió una carta, marcada como “extra-urgente”, de la oficina de asuntos exteriores del gobierno provincial de Guangdong, solicitando a la ciudad que “retenga a Japón y Corea del Sur”.

“Utilice [la idea de] luchar juntos contra la pandemia como una oportunidad para atraer a países vecinos como Japón y Corea del Sur”, declaró el gobierno provincial.

Para ello, la oficina de comercio de Huizhou sugirió algunas medidas, como “promover el Parque Industrial China-Corea del Sur (Huizhou) tanto en la Conferencia de Intercambio China (Guangdong)-Corea como en la Conferencia de Promoción Económica Japón-Guangdong, que tuvo lugar en junio. También sugirió que durante la conferencia, los funcionarios deberían encargarse de que las empresas japonesas y surcoreanas visiten Huizhou en busca de oportunidades de inversión.

Además, la oficina de comercio de Huizhou reveló sus recientes intercambios y proyectos de cooperación con los dos países, incluido el establecimiento de una nueva Oficina de Representación Económica y Comercial de Huizhou en Corea del Sur. Se incluyó en la lista para operar a fines de agosto. Los proyectos incluyen convencer a empresas e instituciones japonesas, surcoreanas y singapurenses de que visiten Huizhou, visitar “empresas clave” en esos países y llevar a cabo la “promoción de inversiones”.

El comentarista de temas de actualidad Li Linyi interpretó que esta carta mostraba que el régimen chino estaba desesperado por evitar que las empresas extranjeras trasladaran la producción fuera de China y por “proteger la cadena industrial regional de China”.

Esperando expandir la Iniciativa de la Franja y la Ruta

Los documentos internos del gobierno de Huizhou revelaron que la orden de “retener a Japón y Corea del Sur” no solo tenía consideraciones económicas, sino que también es una tarea política para la “Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI)” del Partido.

Implementado por Beijing en 2013, es el proyecto de inversión en infraestructura distintivo del régimen destinado a promover su influencia en todo el mundo.

Pero los críticos dicen que el BRI coloca a los países en desarrollo en una “trampa de deuda” al ofrecer préstamos insostenibles, mientras explota sus recursos naturales como los bosques, petróleo crudo y minerales para impulsar la economía china.

La oficina de BRI de Huizhou dijo en un documento de “visión de trabajo” fechado el 14 de enero que esperaba expandir BRI a los países del este de Asia, especialmente a Corea del Sur. La ciudad promovería las empresas locales para expandirse a los mercados de Asia oriental, al hacer múltiples visitas a Japón y Corea del Sur para promover y atraer inversiones, y planificaría la construcción del Parque Industrial Chino-Corea (Huizhou).

Las autoridades también esperaban promover BRI a través de las relaciones entre ciudades hermanas. Un documento de la oficina de relaciones exteriores de Huizhou señaló que la ciudad forjó anteriormente 5 “ciudades amigas”: Seongnam en Corea del Sur, Worcestershire en Reino Unido, North Vancouver en Canadá, Milpitas en Estados Unidos y la Pirámide de San Martín en México. Pero entre estas cinco ciudades, solo Seongnam todavía se encontraba”activa” debido al “especial crecimiento [de la relación]”, decía el documento. Las otras cuatro relaciones con ciudades estaban “en contacto ocasional” o se habían “interrumpido”.

En los últimos cinco años, Huizhou y Seongnam han interactuado todos los años, desde intercambios de jóvenes y visitas gubernamentales hasta la cooperación en los campos de la economía, el turismo y la educación, señaló el documento.

El comentarista Li dijo que estaba claro que las autoridades chinas esperaban atraer a Corea del Sur a la BRI fortaleciendo la cooperación económica y comercial con ella.

También señaló que Beijing tenía dos propósitos para explotar la relación con Corea del Sur: aprovechar sus recursos económicos y tecnológicos para aliviar la crisis económica de China y ejercer influencia política sobre Corea del Sur para continuar con la agenda de Beijing.

China es actualmente el mayor socio comercial y el mayor mercado de exportación de Corea del Sur. Li dijo que la falta de posición del gobierno de Corea del Sur sobre la creciente invasión a Hong Kong por parte de Beijing podría ser indicativa de su temor de molestar a Beijing debido a intereses económicos.

Li también declaró que estos documentos internos indican que el régimen chino está intentando amortiguar el impacto severo de las sanciones económicas de la comunidad internacional haciendo todo lo posible para “retener a Japón y Corea del Sur”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS