China es la “mayor amenaza estatal” para la seguridad económica de Gran Bretaña, dice Rishi Sunak

Por Chris Summers
16 de Noviembre de 2022 10:57 AM Actualizado: 16 de Noviembre de 2022 10:57 AM

El primer ministro británico, Rishi Sunak, le dijo a la prensa, en su camino a la cumbre del G20 en Indonesia, que China representa la “mayor amenaza estatal para nuestra seguridad económica”.

El líder de China y jefe del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, estará en la cumbre del G20 en Bali. Sunak dijo sobre Xi: “Ojalá tenga la oportunidad de hablar con él”.

Sunak les dijo a los periodistas en el avión: “Mi opinión es que China plantea un desafío sistémico a nuestros valores e intereses y representa la mayor amenaza estatal para nuestra seguridad económica”.

Dijo que el gobierno utilizaría la nueva Ley de Inversiones en Seguridad Nacional para evitar que las infraestructuras vitales de Reino Unido caigan en manos de empresas que puedan poner en peligro la seguridad nacional.

“Pero también creo que China es un hecho indiscutible de la economía global y no vamos a ser capaces de resolver los desafíos globales compartidos como el cambio climático, o la salud pública, o de hecho tratar con Rusia y Ucrania, sin tener un diálogo con ellos”, agregó.

Sunak también dijo que Gran Bretaña consideraría enviar armas para ayudar a Taiwán a defenderse en caso de un ataque del régimen chino.

Sunak repite llamado a una “resolución pacífica” al problema de Taiwán

Sunak dijo: “Nuestra política sobre Taiwán es obviamente que no debería haber un cambio unilateral en el estatus y debería haber una resolución pacífica a esa situación. Estamos dispuestos a apoyar a Taiwán como lo hacemos al enfrentarnos a la agresión china”.

El PCCh considera que Taiwán, que se conoce formalmente como la República de China, es una provincia rebelde de China que algún día se reunificará al continente.

Taiwán, sin embargo, opera como un país soberano con su propio gobierno, legislatura y sistemas judiciales independientes del régimen comunista.

El PCCh ha amenazado repetidamente con invadir e imponer militarmente la unificación si Taiwán declara su independencia.

Un año después de que el PCCh derrotara al nacionalista Kuomintang en 1949, Gran Bretaña reconoció al régimen de Beijing en 1950 y degradó sus relaciones con Chiang Kai-Shek, que se había retirado a Taiwán.

Fue la primera potencia occidental en hacerlo -Estados Unidos no dio el mismo paso hasta 1979, siete años después de que el presidente Richard Nixon visitara Beijing-, pero no fue hasta 1972 cuando Gran Bretaña firmó un acuerdo (pdf) en el que reconocía que “Taiwán era una provincia de China y reconocía al Gobierno de la RPC [República Popular China] como único gobierno legal de China”.

El presidente de EE.UU., Joe Biden (der.), y el líder de China, Xi Jinping (izq.), se reúnen al margen de la Cumbre del G20 en Nusa Dua, en la isla turística de Bali, el 14 de noviembre de 2022. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images )

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostuvo conversaciones con Xi el lunes, en las que acusó a Beijing de “acciones coercitivas y cada vez más agresivas” hacia Taiwán.

Muchos analistas políticos consideran que Sunak es menos beligerante con Beijing que su predecesora, Liz Truss, que dimitió en octubre tras unos miserables 49 días como primera ministra.

Sin embargo, Londres y Beijing tienen desacuerdos considerables a causa del abuso a los derechos humanos en Hong Kong y en la provincia de Xinjiang, que tiene una gran minoría musulmana uigur que ha sido perseguida en los últimos años, y por la negativa del PCCh a romper los lazos con el presidente ruso, Vladimir Putin, tras la invasión a Ucrania.

Con información de PA Media.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.