China estropea su 5to intento de lanzar un cohete en el año, a pesar de su apuesta por dominar el espacio

Por Eva Fu
10 de Julio de 2020
Actualizado: 10 de Julio de 2020

El régimen chino fracasó en el lanzamiento de un cohete el 10 de julio–el quinto intento fallido que Beijing ha reconocido públicamente durante cuatro meses–en su intento por fomentar sus ambiciones espaciales.

El lanzamiento inaugural de Kuaizhou-11, el cohete portador sólido más grande de China hasta la fecha con la mayor capacidad de carga, fracasó en su despegue en una base de lanzamiento en Mongolia Interior, causando la pérdida de dos satélites de comunicaciones que transportaba.

El incidente marcó el quinto fracaso en el lanzamiento de cohetes por parte de Beijing desde marzo de este año. Las autoridades chinas dijeron que todavía están investigando las causas.

Originalmente, el régimen había planeado el lanzamiento de Kuaizhou-11 a fines del 2016, pero había pospuesto la misión repetidas veces debido a dificultades técnicas.

El gobierno aún no ha informado sobre las pérdidas financieras estimadas debido a las fallas y satélites destruidos.

Un cohete Long March 3B que transporta el satélite Beidou-3GEO3 despega del Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang en Xichang, en la provincia sudoccidental de Sichuan, China, el 23 de junio de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

Incidentes previos

El régimen chino ha sufrido una serie de contratiempos en el último año al intentar enviar satélites al espacio.

El 16 de junio, Beijing retrasó por una semana el lanzamiento del último satélite de navegación Beidou, debido a problemas técnicos. Con este último satélite instalado una semana después, Beijing pretende proporcionar un sistema de navegación global alternativo para competir con el GPS (Sistema de Posicionamiento Global) de EE.UU.

El 5 de mayo, un gran cohete chino, conocido como el Long March 5B, con una base central de aproximadamente 20 toneladas métricas, se lanzó a la tierra desde el espacio después de un mal funcionamiento. El cohete pasó sobre Los Ángeles y el Central Park de Nueva York, aterrizando por accidente en el Océano Atlántico.

Un cohete Long March 5B despega del sitio de lanzamiento Wenchang en la isla Hainan del sur de China, el 5 de mayo de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

En abril, un cohete chino Long March 3B que transportaba el Palapa-N1 de Indonesia, un satélite de comunicaciones de banda ancha y de transmisión, explotó menos de un minuto después de haber despegado.

El 16 de marzo, la nueva versión china del Long March 7A también terminó siendo un fracaso en su lanzamiento debut.

En su evaluación de amenazas espaciales de 2019, el Center for Strategic and International Studies–un think tank con sede en Washington–descubrió que China es uno de los cuatro países que presenta el mayor riesgo para los sistemas espaciales de EE.UU. China gastó aproximadamente USD 11,000 millones en programas espaciales, según el informe.

“Alcanzar la superioridad espacial significa que China debe garantizar su capacidad de utilizar plenamente sus propios activos espaciales y al mismo tiempo degradar, interrumpir o destruir las capacidades espaciales de su adversario”, según fuentes chinas citadas en el informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

A continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS