China impulsa industria de energías limpias en un intento por capturar el mercado mundial: Experto

Por CATHY HE Y RITA LI
11 de Mayo de 2021 5:05 PM Actualizado: 11 de Mayo de 2021 5:05 PM

El régimen chino está apoyando financieramente a las industrias nacionales de energía limpia en un intento por dominar el mercado mundial, obligando al mundo a su dependencia a medida que crece el interés por alternativas a los combustibles fósiles, según un experto.

China es el mayor fabricante mundial de turbinas eólicas y paneles solares. En el ámbito de la energía solar, produce más del 70 por ciento de los materiales y piezas de los paneles solares del planeta.

Sin embargo, el dominio de China en el ámbito de la energía solar se consiguió gracias a una serie de ayudas estatales, afirmó el comentarista de asuntos chinos con sede en Estados Unidos, Li Linyi.

“Se trata esencialmente de una forma de competencia asimétrica, competir con el sector privado mediante subvenciones estatales e intervención administrativa”, dijo.

“El Partido Comunista Chino primero apuntala una gran industria mediante subvenciones, y luego exprime a casi todos los competidores del mundo, haciendo que todo el mundo dependa de la cadena de suministro controlada por el Partido Comunista Chino”.

China llevó a cabo políticas de subvención de incentivos para los proyectos de energía solar fotovoltaica distribuida, apoyando entre el 70 y el 80 por ciento de la inversión inicial y permitiendo a los hogares cualificados utilizar o vender la energía generada. En 2017, China representó casi el 54 por ciento de la capacidad solar instalada en todo el mundo, con unos costes de subvención que alcanzaron los 100,000 millones de yuanes (15,600 millones de dólares), según informaron los medios estatales.

Cuando el régimen acabe por monopolizar el mercado mundial, entonces subirá los precios o utilizará este poder para coaccionar a los países para extraer concesiones políticas, según Li.

Después que China inundó el mercado mundial con paneles solares baratos en la década de 2010, la administración Obama aplicó derechos antidumping y antisubvenciones a los productos importados en 2012 y 2014. Pero esta acción fue demasiado tarde para salvar la industria de la energía solar de Estados Unidos, la que quedó devastada por las políticas comerciales injustas del régimen.

China es un “líder (…) en el robo de tecnologías limpias extranjeras, presionando a estas empresas para que las transfieran [a China] cuando no quieren hacerlo y subvencionando masivamente a las empresas de tecnologías limpias menos innovadoras en China”, dijo Robert Atkinson, presidente del grupo de expertos con sede en Washington ITIF, en un debate virtual el 19 de abril.

Abusos de los derechos humanos

Las prácticas de trabajo forzado del régimen en la región occidental de Xinjiang también ensombrecen su industria de paneles solares. Casi la mitad del suministro mundial de polisilicio, la materia prima clave utilizada para producir paneles solares, se produce en la región.

A principios de este año, surgieron informes que vinculan a las empresas solares chinas con el trabajo forzado. Bloomberg informó en abril que empresas solares chinas, como Daqo New Energy en Xinjiang, habían colaborado con el régimen chino para acoger a las minorías étnicas musulmanas de Xinjiang, lo que hizo temer que estos programas formaran parte de la campaña de trabajos forzados de Beijing en la región.

En Xinjiang, el régimen chino retiene a más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas en una red de campos de reclusión, donde son sometidos a tortura, adoctrinamiento político y trabajos forzados.

En marzo, los senadores republicanos, preocupados por los informes sobre trabajos forzados, presentaron un proyecto de ley que bloquearía el uso de fondos federales para comprar paneles solares fabricados o ensamblados en China.

“Los informes muestran que muchas empresas de energía solar dependen de materiales y mano de obra de la provincia comunista china de Xinjiang, conocida por los trabajos forzados y los terribles abusos contra los uigures”, dijo entonces el senador Rick Scott (R-Fa.) en un comunicado.

“Ningún dinero de los contribuyentes debería utilizarse para potenciar al Partido Comunista de China, que está cometiendo un genocidio contra los uigures bajo la dirección del secretario general Xi”.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.