China inicia el desarrollo de vacunas de ARNm

Se cuestionan las vacunas inactivadas contra COVID-19 de Sinopharm y Sinovac
Por Winnie Han y Ellen Wan
11 de Septiembre de 2021
Actualizado: 11 de Septiembre de 2021

Mientras que la eficacia de las vacunas inactivadas chinas está en duda, la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech sigue estancada en el proceso de aprobación del Partido Comunista Chino (PCCh), y no está permitida en  China continental. Mientras tanto, la empresa estatal Sinopharm anunció que desarrollará una vacuna de ARNm.

El 6 de septiembre, la empresa estatal First Financial dijo que National Pharmaceutical Group Co. (Sinopharm) ha comenzado a desarrollar una vacuna con una variante de ARNm y espera lanzarla el próximo año. Sinopharm es la única empresa central directamente dependiente de la Comisión de Supervisión y Administración de Activos Estatales que se dedica a la vida y la salud.

Las autoridades chinas se habían resistido a la tecnología de ARNm en la investigación de una vacuna contra el virus del PCCh (también llamado nuevo coronavirus). “China ha elegido una ruta de vacuna inactivada segura y madura, mientras que la ruta de vacuna de ARNm es inmadura y puede suponer un riesgo para la seguridad”, dijo el portavoz del medio Xinhua el 29 de diciembre de 2020.

Sin embargo, en función de su eficacia real, “la vacuna de producción nacional de China ha tenido poco efecto”, dijo un abogado chino anónimo a The Epoch Times, citando que el último brote se desencadenó en el aeropuerto de Nanjing, donde 37 personas fueron infectadas, y 36 habían recibido dos dosis de vacunas chinas.

Dos fabricantes de vacunas en China, tanto la estatal Sinopharm como la privada Sinovac, se basan en la tecnología de vacunas inactivadas.

“Las vacunas nacionales actuales ofrecen una baja protección contra el COVID-19”, admitió Gao Fu, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, afirmando que “ahora se está estudiando si debemos utilizar diferentes vacunas de diferentes líneas técnicas para el proceso de inmunización”. Gao pronunció este discurso en una conferencia en Chengdu, provincia de Sichuan, el 10 de abril.

Gao también alabó las ventajas de las vacunas de ARNm. La tecnología en la que se basan las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna se considera la más eficaz, reportó The Associated Press.

Vacuna inactivada y vacuna de ARNm

Según datos de Healthcareitnews, Sinovac y Sinopharm son vacunas de virus completos que “utilizan una forma debilitada o desactivada del patógeno que causa el COVID-19 para desencadenar la inmunidad protectora, también llamada vacuna inactivada”.

Las vacunas de Modena y Pfizer/BioNTech son vacunas de ARN o ARNm que, “instruyen a las células para que produzcan antígenos y luego sean detectados por las células inmunitarias, desencadenando una respuesta por parte de los linfocitos del cuerpo”, y por lo tanto permiten que la eficacia inmunitaria se amplíe más fácilmente.

El 31 de diciembre de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó la vacuna de ARNm Comirnaty COVID-19 para uso de emergencia, desarrollada conjuntamente por Pfizer y BioNTech, por lo que también se denomina vacuna Pfizer-BioNTech.

Los ensayos clínicos demostraron que la vacuna de Pfizer-BioNTech tiene una eficacia total del 95%, según un informe de evaluación publicado el 19 de febrero por la Agencia Europea de Medicamentos.

Mientras que la vacuna inactivada de Sinovac tiene un índice de eficacia diferente en cada uno de los ensayos realizados en algunos países, que oscila entre alrededor del 50 por ciento y más del 83 por ciento, reportó The Associated Press.

El sitio web oficial de Sinopharm dijo que su vacuna inactivada tiene una tasa de eficacia del 79 por ciento.

El 23 de agosto de 2021, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) concedió la autorización total para utilizar la vacuna de Pfizer-BioNTech para prevenir la enfermedad COVID-19 en personas de 16 años o más.

Sinopharm y Fubitai

Siguiendo de cerca la política de Estados Unidos, el 6 de septiembre la empresa estatal Sinopharm anunció el desarrollo de una vacuna de ARNm.

A principios de mayo, Fosun Pharmaceutical estableció una asociación con la empresa alemana BioNTech Biotech, fabricante de la vacuna junto con Pfizer. Ambas partes acordaron producir vacunas de ARNm con una capacidad anual de mil millones de dosis en China. Sin embargo, la vacuna de ARNm, también llamada vacuna Fubitai en chino, no ha recibido la aprobación de la licencia en China.

A algunos inversores les preocupaba que la vacuna Fubitai no pudiera cotizar en China. El presidente y director general de Fosun, Wu Yifang, respondió el 23 de agosto que se comunicaría con los reguladores chinos, según First Financial.

El anuncio de la empresa estatal Sinopharm se produce cuando se está bloqueando la aprobación de la vacuna Fubitai, lo que podría indicar que “el PCCh está fomentando las empresas nacionales”, dijo Li Yanming, un comentarista de asuntos de actualidad con sede en Estados Unidos y con un doctorado en Biología. “[El] PCCh [está] preocupado por que el lanzamiento de la vacuna Fubitai provoque un boicot a las vacunas nacionales”.

Además de Sinopharm, ya en junio de 2020, el Instituto de Medicina Militar del PCCh, Abogenbio Biotechnology en Suzhou, provincia de Jiangsu, y Walvax Biotechnology en la provincia de Yunnan se comprometieron a desarrollar conjuntamente una vacuna de ARNm. Sin embargo, tras la aprobación de la Administración Estatal de Medicamentos, los ensayos clínicos de fase 1 de la vacuna se han paralizado y no se han publicado datos.

El reportero de The Epoch Times se puso en contacto con Sinopharm, el Instituto de Medicina Militar, Abogenbio Biotechnology y Walvax Biotechnology para obtener comentarios, pero no ha recibido respuesta al momento de la publicación.

Se cuestionan las vacunas COVID-19 fabricadas en China

Para aumentar su influencia internacional, el PCCh se ha dedicado a la “diplomacia de las vacunas”. Hasta principios de agosto, había donado vacunas a más de 100 países y exportado vacunas a más de 60 países, con un volumen total de más de 770 millones de dosis, reporta el portavoz Chinanews.

“Las vacunas chinas se aprueban y administran a un ritmo extraordinario; sin embargo, como el virus muta y no forma una barrera inmunológica, cada vacunación equivale a ser envenenado”, dijo Guiyuan, doctor en medicina, a The Epoch Times.

“El Gran Salto Adelante del PCCh en materia de vacunas es absurdo y totalmente contrario a la normalidad”, dijo Guiyuan.

Seychelles, Chile, Bahrein y Mongolia, los principales países que utilizan la vacuna china, figuran entre los 10 brotes más graves del mundo, según un artículo del New York Times del 22 de junio.

El 19 de agosto, la Universidad Johns Hopkins anunció que solo aceptaría vacunas aprobadas por la FDA estadounidense, como las de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson. Las vacunas chinas Sinopharm y Sinovac no están aprobadas, y los estudiantes que recibieron esas vacunas en China tendrán que recibir las vacunas aprobadas antes del 8 de octubre, cuando regresen a la escuela.

El 1 de septiembre, Corea del Norte rechazó 3 millones de dosis de la vacuna Sinovac procedentes de China, diciendo que este país debería enviarlas a los países gravemente afectados. El Instituto de Estrategias de Seguridad Nacional (INSS), un think tank surcoreano, dijo que Corea del Norte no estaba interesada en la vacuna china porque le preocupaba que ésta fuera menos eficaz, reportó Reuters.

Algunos países que antes recibían principalmente vacunas chinas también están empezando a cambiar sus políticas de vacunación. Por ejemplo, los trabajadores sanitarios de Indonesia recibirán la vacuna de Moderna después de dos dosis de la vacuna Sinovac; Bahréin insta a los mayores de 50 años a recibir una dosis de refuerzo de Pfizer después de dos dosis de la vacuna Sinopharm; Tailandia ha decidido administrar la vacuna AstraZeneca después de una primera dosis de la vacuna Sinovac.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS