Una antigua historia china: el leproso que conoció a un famoso general de la dinastía Tang y fue curado

Por Su Lin
01 de Diciembre de 2019 Actualizado: 01 de Diciembre de 2019

Li Jing era un famoso estratega de la dinastía Tang que también era muy versado en literatura. Después de jubilarse, mucha gente pensó que se había convertido en un ser iluminado. En los “Extensos Registros de la Era de Taiping”, hay una historia sobre él como un ser iluminado.

Había un sacerdote taoísta llamado Yiqing en el condado de Changshu, Suzhou, en el año Dali de la dinastía Tang. Viajaba a menudo a Jiaxing. Un día, se subió a un barco y fue recibido por un olor fuerte y dulce. Sospechaba que había alguien extraordinario a bordo. Él encuestó a todo el mundo. Todos ellos eran vendedores, excepto un hombre inusual que estaba de pie en la proa del barco. Parecía tranquilo y sereno.

Cuando el barco estaba a la mitad del viaje, el sacerdote pidió que le cambiaran el asiento a la proa para poder conversar con el hombre extraordinario. Cuando estaba sentado junto a él, el olor era aún más fuerte. Empezó a hablar con el hombre.

El hombre dijo: “Yo era de aquí. Tuve lepra cuando era niño y perdí todo el pelo y las cejas. Me odiaba a mí mismo y pensé que tal vez debería ir a las montañas y ser comido por un tigre o un leopardo”.

El hombre contó la historia de lo que le había pasado. Caminó unos días por la montaña. Cuanto más lejos llegaba, más remoto se volvía. De repente, se encontró con un anciano.

El viejo le preguntó: “¿Quién eres? ¿Por qué viniste a esta parte de la montaña?”.

El hombre explicó sus intenciones.

El viejo sintió lástima por él y dijo: “Te curarás de tu enfermedad si me sigues. Ven conmigo.”

Siguió al anciano durante más de 10 li (unas 3 millas) hasta que llegaron a un arroyo.

Después de más de 10 pasos en el arroyo, algunas casas salieron a la luz. El viejo dijo: “No puedes ir directo a la montaña conmigo todavía. Quédate aquí durante aproximadamente un mes y te visitaré”.

El viejo le dio un paquete de medicinas y le pidió que lo tomara. El anciano también lo invitó a servirse los dátiles, las castañas, el lirio, la miel y otras cosas que había en una choza.

Se instaló en la cabaña mientras el viejo se adentraba más en la montaña.

El hombre con lepra tomó la medicina. Después de eso, no sintió hambre ni sed, y tampoco pudo sentir su peso corporal. Después de unos dos meses, el viejo finalmente regresó.

El viejo sonrió. “¿Todavía estás por aquí? Eso es muy paciente de tu parte. Te has recuperado de tu enfermedad; ¿sabes qué?”.

El otro hombre dijo que no. El viejo le pidió que se mirara a sí mismo en el arroyo.

El otro hombre se miró a sí mismo. Su pelo y sus cejas habían vuelto a crecer, y había un tono rosado en su cara.

El viejo dijo: “Ya no puedes quedarte aquí. La medicina que tomaste no solo te curó sino que también te permite disfrutar de la longevidad. Concéntrate en el camino de la autocultivación. Te veré dentro de 20 años”.

El otro hombre tenía que regresar al mundo de los mortales. Le pidió al viejo su nombre.

El viejo dijo: “¿Has oído hablar de Li Jing de la primera dinastía Tang? Ese soy yo”.

El hombre se despidió del viejo y abandonó la montaña.

“El acuerdo de 20 años está a punto de terminar, y me temo que mi práctica podría no estar a la altura de las expectativas de mi maestro. Voy a volver a la montaña a buscarlo”, explicó el hombre a Yiqing.

Yiqing registró la historia extraordinaria.

De los ‘Extensos Registros de la Era de Taiping’.

****

Mira a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS