China: No hay ningún experto médico en el Equipo Nacional de Control del Coronavirus

Los chinos lo llaman "equipo de control de la insurrección"
Por ZOE HU 
21 de Febrero de 2020
Actualizado: 21 de Febrero de 2020

Las autoridades chinas crearon el 25 de enero un equipo nacional de control del coronavirus compuesto por nueve personas, que no incluye a ningún profesional médico, ni expertos de la Comisión Nacional de Salud, ni especialistas en control de epidemias.

Un académico señaló que el objetivo de este equipo, integrado únicamente por personal del Departamento Central de Propaganda y del Ministerio de Seguridad Pública, no era prevenir y proporcionar tratamiento para la epidemia, sino centrarse en la publicidad, detener a las personas y bloquear la difusión de la información.

Algunos usuarios de Internet chinos compartieron comentarios similares y rebautizaron al equipo como “equipo de control de la insurrección”.

Después del primer caso en Estados Unidos

Durante una entrevista al medio chino de Epoch Times, el profesor Tung Li-wen, experto en China y miembro del comité asesor del Taiwán Think Tank, dio su opinión sobre por qué Wuhan fue encerrado el 23 de enero y por qué se estableció un equipo nacional de control de coronavirus el 25 de enero. Tung cree que una vez que el primer caso de COVID-19 fue identificado en Seattle, Estados Unidos, el 21 de enero, las autoridades chinas “ya no podían esconder elefantes en las madrigueras de ratones”.

No hay profesionales médicos en el equipo

Según Tung, de los nueve miembros del equipo, el jefe es Li Keqiang, primer ministro del Consejo de Estado, y el asistente del jefe es Wang Huning, jefe de propaganda de China.

Otros miembros del grupo son Ding Xuexiang, director de la Oficina General; Sun Chunlan, viceprimer ministro del Consejo de Estado y Huang Kunming, ministro del Departamento de Publicidad, antes conocido como Departamento Central de Propaganda.

Además están Cai Qi, secretario del Comité del Partido Municipal de Beijing; Wang Yi, ministro de asuntos exteriores; Xiao Jie, secretario general del Consejo de Estado; y Zhao Kezhi, ministro de seguridad pública. No hay ningún experto de la Comisión Nacional de Salud ni ningún especialista en salud pública en el grupo.

Tung explicó que el asistente del jefe del equipo, Wang, estaba anteriormente a cargo de la ideología del Partido. El anterior cargo del otro líder principal, Sun Chunlan, era el jefe del Departamento de Trabajo del Frente Unido y los otros miembros provenían del Departamento Central de Propaganda o del Ministerio de Seguridad Pública.

Además dijo que el equipo de control del coronavirus no parece haber sido creado para combatir el coronavirus, porque no hay autoridades de salud o expertos médicos en un grupo de liderazgo tan importante.

“Este no es un grupo para el control del coronavirus, sino un grupo para la política y la publicidad y para evitar la revuelta popular”.

A continuación adirtió que esa postura es un gran problema en el sistema comunista chino, así como el mayor problema en la lucha contra el coronavirus.

En comparación, explicó que el sistema y los métodos de control de la epidemia en Taiwán son totalmente diferentes a los del Partido Comunista Chino (PCCh) y citó un ejemplo para ilustrar su punto.

El comandante del Centro Central de Mando de la Epidemia de Taiwán, Chen Shizhong, es también el jefe del Ministerio de Salud y Bienestar. Mientras tanto los principales expertos en salud pública y especialistas en enfermedades de Taiwán están organizados en diferentes equipos para prevenir un brote de la epidemia en el país insular.

No se hicieron mejoras en los últimos 17 años

La primera decisión tomada por el equipo nacional de China fue construir el hospital Huoshenshan (Montaña del Dios del Fuego), el hospital Leishenshan (Montaña del Dios del Trueno) y varios hospitales improvisados llamados Hospitales Fangcang, que se construyeron en poco tiempo.

Los Hospitales de Fangcang se instalaron en más de una docena de estadios, gimnasios escolares y centros de exhibición en toda la ciudad para aislar a los pacientes con síntomas leves o moderados de la infección por COVID-19.

Los trabajadores instalaron camas en un hospital de Fangcang en Wuhan, China, el 4 de febrero de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

Al respecto Tung explicó que el PCCh seguía usando la misma metodología de control de epidemias que adoptó hace 17 años. En 2003, el gobierno construyó un hospital similar en 10 días para probar que era capaz de controlar el brote de SARS. Este enfoque es el que se utilizó recientemente y sigue siendo el mismo.

El PCCh esperaba desviar la atención mundial de la desordenada situación de Wuhan hacia la construcción de los hospitales, mostrando los edificios que se están construyendo en videos en vivo. Era obvio que casi la mitad de la cobertura de las noticias sobre la epidemia se centraba en la construcción del Hospital Huoshenshan.

Sin embargo, el hospital contenía sólo equipo médico simple e ineficaz y fue criticado por los ciudadanos chinos como un “campo de concentración de la muerte”.

Muchos pacientes de los hospitales de Fangcang han publicado videos en línea mostrando el ambiente de pobreza y pidiendo ayuda a los de afuera. En estos vídeos, las camas de los pacientes están muy alineadas sin cortinas para la separación física. A los enfermos que llegan tarde se los hace dormir en el suelo e incluso es difícil utilizar el baño o asearse y tampoco se puede garantizar las comidas. Además, no hay médicos, sólo enfermeras.

Tung declaró sin rodeos que a continuación se podrían construir unas cuantas “salas modelo” y exhibirlas internacionalmente como equipadas con máquinas ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea, utilizada para rescatar a los pacientes en estado crítico) y otro equipo médico necesario en las salas de aislamiento por presión negativa.

Por otra parte advirtió que el número de camas en los hospitales de Huoshenshan y Leishenshan no supera las 2400 unidades pero en Wuhan hay al menos 100,000 casos de coronavirus confirmados. “Sigue siendo un gran problema saber quién será seleccionado para ir al hospital para el diagnóstico y el tratamiento. Todo el proceso es una guerra de publicidad, no una guerra contra el contagio”.

“Tales hospitales estilo campo de concentración no fueron construidos para tratar una epidemia en absoluto. Los pacientes son colocados en estrecha proximidad y se les deja morir. Esto indica que el gobierno del PCCh se enfrenta a un colapso total”, añadió.

*****

A continuación:

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

 

TE RECOMENDAMOS