China ordena reabrir empresas y transporte público a pesar del brote de coronavirus

Por Nicole Hao
12 de Febrero de 2020 Actualizado: 12 de Febrero de 2020

En medio de la preocupación por el impacto económico de las actividades comerciales suspendidas y las medidas de bloqueo tras el nuevo brote de coronavirus (COVID-19), las autoridades chinas ordenaron que se reabriera todo el transporte público, excepto en la zona cero del virus, la provincia de Hubei.

También pidió a todos los negocios esenciales, excepto en las zonas con un brote grave, que reabrieran el 11 de febrero. Los analistas expresaron la preocupación de que un mayor número de personas que interactúan en público y en sus lugares de trabajo —especialmente con el virus capaz de propagarse durante el período de incubación— podría propagar aún más el virus.

El líder chino Xi Jinping ha dicho que el gobierno prevendrá los despidos a gran escala causados por el brote.

Las empresas chinas reanudaron sus operaciones el lunes después de un prolongado receso de Año Nuevo Lunar, las empresas privadas de las regiones bajo estrictas medidas de cuarentena permanecieron cerradas.

Regreso al trabajo

El Consejo de Estado de China, una agencia de tipo gabinete, anunció en una conferencia de prensa el martes nuevas directrices sobre qué empresas deben volver a trabajar.

Cong Liang, secretario general de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC), una agencia que emite políticas macroeconómicas, dijo que “todos los negocios relacionados con la economía nacional y el sustento de las personas deben volver a trabajar inmediatamente. Los proyectos importantes deben reanudarse lo antes posible”.

Añadió que otros negocios que “no están listos” pueden ser suspendidos temporalmente. Los trabajadores de zonas con un brote grave o los que ocupan puestos no esenciales pueden posponer su regreso al trabajo.

Cuando un reportero preguntó qué deben hacer las empresas si un empleado se infecta con el COVID-19, He Qinghua, inspector de primera clase de la oficina de control de enfermedades de la Comisión Nacional de Salud de China, respondió así: “Si el paciente es encontrado en una etapa temprana, no necesitamos cerrar el negocio. Solo necesitamos observar los contactos cercanos relacionados”.

Añadió que si el virus se propaga dentro de la compañía, entonces la empresa debería “tomar algunas medidas”, sin dar detalles.

En la ciudad de Beijing, las autoridades también flexibilizaron las medidas de cuarentena, modificando la norma de permitir un tráfico vehicular limitado en la carretera, a permitir todos los vehículos privados en los días de la semana y vehículos limitados los fines de semana.

Mientras tanto, Xu Yahua, funcionario del Ministerio de Transporte del país —encargado del transporte ferroviario, vial, aéreo y acuático— ordenó que se reabrieran las carreteras de todo el país para apoyar a las empresas que reanudaran sus operaciones.

Dijo que no se permitiría a las autoridades locales cerrar las entradas y salidas de las carreteras sin permiso, bloquear las carreteras principales provinciales o los caminos en las zonas rurales, ni establecer puestos de control en las carreteras o caminos provinciales.

Xu dijo que todas las provincias chinas, excepto Hubei, debían restablecer el transporte público, incluidos los autobuses interprovinciales, los autobuses interurbanos y los metros y autobuses urbanos.

Añadió que los camioneros que entregan mercancías a Hubei no necesitan estar en cuarentena en sus casas durante 14 días si su temperatura corporal es saludable y el conductor no ha visitado la capital de Wuhan, donde el virus se manifestó por primera vez.

Pero el riesgo de contagio permanece. Un trabajador de 28 años de la fábrica textil Dongya en la ciudad de Suzhou, en la provincia de Jiangsu, empezó a mostrar síntomas el 7 de febrero y fue enviado al hospital. Más de 200 trabajadores de la fábrica fueron puestos en cuarentena después.

Despidos

Pero el brote ya está afectando a las pequeñas empresas, perjudicadas por las interrupciones desde finales de enero, después de que los gobiernos locales extendieran las vacaciones del Año Nuevo Lunar e instaran a la gente a quedarse en casa.

Xinchao Media, que coloca anuncios en los ascensores, reducirá el 10 por ciento de su fuerza de trabajo, o 500 empleados, para “asegurar la supervivencia”, dijo la compañía en una publicación en su cuenta oficial de WeChat el 10 de febrero, que llevaba la transcripción de un discurso interno del CEO Zhang Jixue.

“Es posible que el virus pueda resultar en la pérdida de dos o tres millones de empleos en el primer trimestre”, dijo Nie Wen, un analista de la firma financiera Hwabao Trust a Reuters.

En Beijing, solo 11,500 restaurantes estuvieron operando la semana pasada, o el 13 por ciento del total, dijo la Oficina de Supervisión del Mercado Municipal de Beijing.

Preocupaciones

Se cree que la cuarentena es la forma más eficiente de evitar que el virus se extienda. Los gobiernos de otros países han dispuesto al menos 14 días de cuarentena para sus ciudadanos repatriados desde Wuhan y la provincia de Hubei.

Y antes del anuncio del Consejo de Estado, más de 80 ciudades chinas fueron cerradas. Casi no había transporte público interprovincial disponible.

“El cierre de emergencia está aislando el virus, y el regreso al trabajo crea la oportunidad de que los compañeros de trabajo estén muy cerca unos de otros”, y por lo tanto aumenta el riesgo de que el virus se extienda, dijo Tang Jingyuan, un comentarista de asuntos de China radicado en Estados Unidos, quien también es médico.

Al mismo tiempo, “el gobierno chino está en un dilema. La economía china se colapsará si las empresas no vuelven a trabajar ahora”, dijo.

Por ejemplo, Beijing Benz —una empresa conjunta entre el fabricante de automóviles chino BAIC Motor y la empresa alemana Daimler AG— envió una carta al gobierno de la ciudad de Tianjin, donde se encuentran sus fábricas, el 6 de febrero.

En la carta, Beijing Benz dijo que pierde unos 400 millones de yuanes (57.42 millones de dólares) cada día debido a la interrupción de la producción.

“Restaurantes, tiendas, empresas de reparto, y casi todos los negocios de servicios chinos fueron cerrados después del brote. Si la fabricación no puede funcionar, la economía china se paralizará”, dijo Tang.

Según los datos oficiales chinos, el sector de servicios contribuyó con el 53.3 por ciento del PIB (Producto Interior Bruto) del país en 2018, mientras que la fabricación contribuyó con el 39.7 por ciento.

Tang cree que las autoridades chinas se arriesgan a que el virus se propague para restaurar la actividad económica. “Está apostando la vida de la población china por la economía”, dijo.

Reuters contribuyó a este informe.

*****

Descubra:

Videos filtrados de China revelan lo que realmente está sucediendo en los hospitales | Coronavirus

TE RECOMENDAMOS