China presiona al mundo para guardar silencio sobre su historial de derechos humanos, según informe

Por Cathy He
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

Los intensos esfuerzos del régimen chino para frustrar el escrutinio global de sus abusos a los derechos humanos representan una “amenaza existencial” para el sistema internacional, dijo un grupo de derechos humanos el 14 de enero.

Human Rights Watch (HRW), una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, en un informe anual que documenta las condiciones de los derechos humanos en todo el mundo, dijo que el régimen chino está llevando a cabo la “más penetrante y brutal opresión en décadas”. Mientras tanto, fuera de sus fronteras, Beijing está usando su influencia económica para silenciar a sus críticos y extender su censura al resto del mundo.

“Ningún otro gobierno flexiona sus músculos políticos con tal vigor y determinación para socavar las normas internacionales de derechos humanos y las instituciones que podrían pedirle cuentas”, escribió Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW, en el informe, publicado el 14 de enero.

Roth experimentó esto de primera mano cuando se le negó la entrada a Hong Kong el 12 de enero, donde debía dar una conferencia de prensa sobre el informe. La ciudad se ha visto afectada por las continuas protestas prodemocracia contra la creciente invasión del régimen chino a las libertades y autonomía de la ciudad.

“Esperaba poder destacar el creciente asalto de Beijing a los esfuerzos internacionales para defender los derechos humanos”, dijo Roth en una declaración el 12 de enero. “La negativa a dejarme entrar en Hong Kong ilustra vívidamente el problema”.

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, el 14 de enero se negó a comentar el caso de Roth. Anteriormente, sin embargo, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China indicó que el régimen chino había estado involucrado en la decisión de prohibir la entrada.

“Es el derecho soberano de China decidir a quién se le concederá la entrada y a quién se le negará”, dijo Geng Shuang en una sesión informativa regular el 13 de enero.

Geng también sugirió que la denegación estaba vinculada a la defensa de la organización sin fines de lucro en relación con las protestas de Hong Kong. Acusó al grupo de “incitar a la violencia” y “actividades separatistas” en la ciudad.

Roth, en una conferencia de prensa el 14 de enero en las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York, descartó la explicación como “absurda”, diciendo que es “francamente ridículo [sugerir] que mis colegas y yo tengamos la capacidad de movilizar a un millón de personas o más en las calles repetidamente en los últimos seis meses”.

El régimen chino ha enmarcado sistemáticamente las manifestaciones como el trabajo de fuerzas extranjeras que incitan a los manifestantes desde detrás de las escenas.

“El gobierno chino está aterrorizado de admitir este genuino deseo de democracia en el territorio que gobiernan”, dijo Roth. “Porque si admiten que se trata de un deseo nativo, natural y espontáneo, en lugar de lo que afirman que es una imposición extranjera… entonces lo que está sucediendo en Hong Kong podría extenderse al continente, y ese es realmente el gran temor”.

En diciembre, Beijing anunció sanciones contra HRW y otras organizaciones sin fines de lucro con sede en Estados Unidos en represalia a la promulgación por parte de este país de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, que apoya el movimiento de protesta de la ciudad y amenaza con imponer sanciones a los funcionarios chinos y de Hong Kong involucrados en abusos de derechos en la ciudad.

En una sección sobre Hong Kong, el informe de HRW dice que la policía de Hong Kong utilizó “fuerza excesiva” para dispersar a los manifestantes, incluso “golpeando a los sometidos en el suelo”. Añadió que la policía ha “restringido cada vez más la libertad de reunión” en la ciudad.

En la parte continental, el régimen ha seguido reprimiendo a las minorías religiosas y étnicas, periodistas independientes, jueces y activistas, según el informe.

El régimen comunista, señaló el informe, ha socavado las instituciones internacionales diseñadas para proteger los derechos humanos, como las Naciones Unidas, donde utiliza su poder de veto para bloquear las medidas que apoyan a los grupos perseguidos en todo el mundo. También ha trabajado para impedir que los grupos internacionales examinen de manera independiente las condiciones de los derechos humanos en el país.

El informe también dice que Beijing usa el acceso al mercado chino como una palanca para amenazar a las empresas por criticar al régimen. Por ejemplo, un comentario en Twitter del gerente general de los Rockets de Houston en apoyo a los manifestantes de Hong Kong en octubre pasado, hizo que todos los patrocinadores chinos de la Asociación Nacional de Baloncesto retiraran sus alianzas en China.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

Descubre a continuación

El libro que está cambiando China liberando a los chinos del espectro comunista

TE RECOMENDAMOS