China refuerza su influencia en Latinoamérica mientras las relaciones comerciales se disparan

Por Autumn Spredemann
03 de Febrero de 2022 8:49 PM Actualizado: 03 de Febrero de 2022 8:49 PM

SANTA CRUZ, Bolivia–El alcance de China dentro de América Latina continuó expandiéndose en 2021, coronando una tendencia de 20 años de crecimiento e influencia del gigante asiático a través del comercio.

De 2000 a 2020, el comercio con China aumentó de USD 12,000 millones a USD 315,000 millones.

El año pasado los intercambios bilaterales crecieron otro 31.6 por ciento.

Para 2035, las proyecciones de las relaciones comerciales de China en la región se duplicarán con creces, representando más de USD 700,000 millones.

Si bien la creciente influencia de la potencia económica en América Latina no es nueva, la velocidad a la que está sucediendo sorprende a algunos expertos.

Estados Unidos se encuentra en segundo lugar después de China como el principal mercado de exportación para América Latina a partir de 2010.

Gran parte de esto se ha atribuido a la falta general de interés por parte de algunos encargados de tomar decisiones dentro del gobierno estadounidense para desarrollar relaciones más sólidas dentro de la región.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) habla con los reporteros después de que el Senado votó sobre el acuerdo presupuestario en el Capitolio de EE.UU. en Washington, el 1 de agosto de 2019. (Mark Wilson/Getty Images)

El senador republicano Mark Rubio dijo: “Lo que Estados Unidos necesita es una estrategia real para fortalecer la democracia y el estado de derecho en Latinoamérica, para así contrarrestar la influencia maligna del Partido Comunista Chino”.

En una entrevista con The Epoch Times, el analista regional Fernando Menendez explicó que mientras EE. UU. pasó décadas enfocado en el Medio Oriente, China entró silenciosamente en el escenario económico de las Américas y comenzó a expandir sistemáticamente su influencia y poder.

Esto es particularmente evidente en Chile, que históricamente ha sido uno de los socios comerciales más fuertes de Estados Unidos en el sector.

El embajador de Chile en China, Luis Schmidt, explicó que mientras el comercio con otras naciones cayó un 10 por ciento durante el cierre por la pandemia de 2020, las relaciones con China crecieron un 12 por ciento.

Agregó que el 38.2 por ciento de todas las exportaciones globales de Chile se dirigieron a China y continuaron aumentando en 2021.

Schmidt también señaló que la inversión china en Chile realmente comenzó a florecer a partir de 2019 y confirmó que la nación asiática era el principal socio comercial de su país.

Este tipo de expansión no ha pasado desapercibida para el Congreso de los Estados Unidos, que expresó su preocupación por la creciente influencia de su rival comunista en Latinoamérica.

Un informe del Congreso tomó nota especial del impulso de China por objetivos militares dentro de la región.

El expresidente de Bolivia Evo Morales. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

El ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Roberto Sánchez, también confirmó a China como principal socio comercial con un aumento del 63 % en los negocios entre los dos países en los primeros ocho meses de 2021. Principalmente debido a las exportaciones pesqueras y mineras.

Comparativamente, las relaciones de Perú con los EE. UU. solo crecieron un 25 por ciento en el mismo año.

“El comercio exterior peruano viene creciendo impulsado, principalmente, por el mayor intercambio con los países asiáticos”, señaló Sánchez.

En Bolivia, las demandas de exportación de carne de res por parte de China continuaron disparándose el año pasado, una tendencia establecida bajo el expresidente de la nación, Evo Morales, en 2019 y que continúa bajo el actual régimen socialista.

Las comparaciones entre marzo de 2020 y marzo de 2021 vieron una ganancia de USD 15.8 millones en exportaciones bovinas.

Argentina, que sufre económicamente desde hace mucho tiempo, superó a Brasil como el principal socio comercial de China en 2020 y experimentó un aumento dramático en las importaciones de las naciones comunistas entre 2020 y 2021, lo que representa un aumento del 78 por ciento.

Si bien la influencia de China continúa extendiéndose a través del comercio, la nación está cada vez más cerca de controlar tanto los recursos como los fines de fabricación de gran parte de los bienes del mundo.

Y con ese poder viene la influencia para dictar con quién hacen negocios los países latinoamericanos.

El senador Rubio calificó la ruptura de los lazos diplomáticos de Nicaragua con Taiwán en diciembre pasado como un “desarrollo perturbador tanto para Estados Unidos como para todo el hemisferio occidental”, indicando que sirve como un barómetro del nivel de poder que China está acumulando cerca de las fronteras estadounidenses.

Aprovechando una oportunidad tras la pandemia

“China nunca dejó de comprar productos básicos ni de apresurarse a exportar productos manufacturados [durante la pandemia]”, dijo Menéndez.

Y entre esos productos manufacturados clave que China envió a Latinoamérica estuvieron las vacunas contra la COVID-19 .

En las primeras etapas del despliegue de las vacunas contra la pandemia, los países de América Central y del Sur lucharon por acceder a las inyecciones, creando lo que se ha llamado “diplomacia de vacunas” en las naciones menos desarrolladas económicamente del mundo.

China se apresuró a ser el centro de atención al vender millones de vacunas a los países latinoamericanos sitiados.

La nación comunista fue una de las primeras en implementar un programa de vacunas en Latinoamérica, vendiendo vacunas de Sinovac y Sinopharm a gobiernos entusiastas desde marzo del año pasado. Las vacunas de Estados Unidos no llegaron a la región hasta junio.

Una sanitaria vacuna a una ciudadana mayor de 60 años con la vacuna Sinovac el 19 de marzo de 2021 en Santiago, Chile. (Marcelo Hernández/Getty Images)

Un análisis mostró que más del 42 por ciento de las vacunas chinas contra la COVID-19 se enviaron al extranjero, mientras que Estados Unidos exportó solo el 1 por ciento de las suyas.

Y los líderes de la región no han olvidado quién acudió en su ayuda mientras luchaban con un alto número de casos y una demanda pública de vacunas.

En agosto pasado, el canciller boliviano, Rogelio Mayta, dijo: “Destacamos el apoyo de China y Rusia, países que nos ayudaron para la adquisición de vacunas en la lucha contra la pandemia de la COVID-19”.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, agradeció personalmente a China por su colaboración en la lucha contra la pandemia a través del envío de vacunas durante una transmisión en vivo en diciembre.

Menéndez señaló que las ventas de vacunas por parte de China tienen un objetivo muy estratégico: “¿Están tratando de ganar amigos e influir en las personas? Absolutamente”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.