China registró un 17,000% menos de muertes por COVID-19, según un economista

Por Eva Fu
13 de Enero de 2022
Actualizado: 13 de Enero de 2022

Es probable que el régimen chino no reportara el número real de muertos por COVID-19 hasta en un 17,000% en una campaña sistemática de supresión de datos para mantener su imagen política, según un análisis realizado por un economista estadounidense.

Esto situaría el número de muertes por COVID-19 en China en torno a 1.7 millones, en lugar de 4636, la cifra de muertes acumulada durante dos años que las autoridades chinas han mantenido en los registros.

La gran mayoría de esas muertes registradas oficialmente —alrededor del 97%— se produjeron en Wuhan durante los tres primeros meses de la pandemia, y solo se registraron cientos más en el resto del país.

El régimen chino solo informó de dos muertes más desde el 1 de abril de 2020, lo que sitúa a China como el país con la tasa de mortalidad por COVID-19 más baja del mundo, de lo que se jactó Zhong Nanshan, el epidemiólogo chino que supervisa la respuesta al brote en China, la semana pasada.

Pero ese dato tan asombroso, cientos de veces inferior al de Estados Unidos, hizo reflexionar a George Calhoun.

“Eso es imposible. Es médicamente imposible, es estadísticamente imposible”, dijo Calhoun, director del programa de finanzas cuantitativas del Instituto de Tecnología Stevens, a NTD, un medio asociado de The Epoch Times.

Epoch Times Photo
Pasajeros con mascarilas llegan al aeropuerto internacional de Shanghai Pudong en Shanghai el 19 de marzo de 2020. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

“Recuerda que en 2020 no había vacuna, no había tratamiento”, dijo. “Así que tenías una población desprotegida que ha mostrado cero muertes por COVID, a pesar de que han tenido decenas de miles de casos”.

Tras analizar los registros públicos y los informes de investigación anteriores, así como el patrón del régimen para ocultar los escándalos en el pasado, Calhoun llegó a una conclusión que le parece obvia: China ha convertido su política de “cero COVID” en un objetivo político, y está falsificando sistemáticamente los datos para respaldar esta afirmación.

“Alguien lanzó un mensaje a finales del primer trimestre y de 2020 y dijo: ‘Vale, queremos ver cero COVID. Esa es nuestra política’. Y se convirtió en cero COVID”, dijo.

Anomalías

La primera “prueba irrefutable” es un repentino descenso de las muertes por COVID-19 desde abril de 2020 en China continental, después de una tasa de infección “grave”, dijo Calhoun.

Desde el 1 de abril de 2020 hasta el 8 de enero de 2022, se han registrado más de 22,102 casos en China continental, según los datos del Centro de Recursos de Coronavirus de Johns Hopkins. Solo se registraron dos muertes en el mismo periodo.

En comparación, Hong Kong, que contó con aproximadamente la mitad de infecciones por COVID-19 durante el periodo, informó de 213 muertes.

La tasa de letalidad (la proporción de infectados que murieron) en Wuhan durante los tres primeros meses de la pandemia se situó en un promedio de 7.7%, más de cinco veces superior a la de Estados Unidos y cuatro veces el promedio mundial.

CFR-in-Wuhan--Before---After-April-1-2020_960x0
Tasa de mortalidad en Wuhan en comparación con otras partes del mundo. (Cortesía de George Calhoun)

Hay dos posibilidades: o bien el virus era “mucho más mortal a principios de 2020 en Wuhan que en cualquier otro lugar, en cualquier otro momento”, o bien las cifras oficiales de infección de China eran demasiado pequeñas por un factor de tres o cuatro, dijo Calhoun.

Durante los 20 meses siguientes, ha habido una falta constante de datos de COVID-19 procedentes de China. A partir de septiembre, China se ha convertido en el único país del mundo que no ha proporcionado datos completos sobre el exceso de mortalidad —muertes no explicadas más allá de las tendencias normales— que pueden ofrecer una estimación aproximada de las muertes por COVID no contabilizadas, según muestra un estudio de la Universidad de Washington.

Basándose en un modelo desarrollado por The Economist, Calhoun dijo que el exceso de mortalidad en China era de alrededor del 17,000%, lo que significaría que las autoridades informaron solo del 1% del número total de muertes por COVID-19. Esta discrepancia, añadió, supera incluso la de países sumidos en disturbios civiles a gran escala, como Libia, Irak, Afganistán y Venezuela, que han contabilizado un número inferior al de la tasa de mortalidad por COVID-19 en hasta un 1100%.

chart excess mortality china and other countries
Exceso de mortalidad en China y otros países. (Cortesía de George Calhoun)

La subcontabilización de las muertes por virus está muy extendida en todos los países. Según el modelo de The Economist, el recuento oficial de Estados Unidos se queda corto en un 30%. Pero el caso de China es extremo.

“Están por las nubes”, dijo Calhoun sobre la discrepancia entre las cifras oficiales de China y el verdadero número estimado de muertes.

“Algo está impulsando eso”, dijo Calhoun.

Si bien es posible que el virus no sea el único culpable del aumento, las autoridades chinas, muy herméticas, han ofrecido pocas pistas sobre lo que podría haber sucedido en caso contrario.

La estimación de Calhoun coincide con las anécdotas de los residentes locales, los documentos internos filtrados a The Epoch Times y los estudios de investigación sobre el impacto del virus en China, que indican que las cifras oficiales se han infravalorado enormemente.

Durante los primeros meses, cuando la pandemia surgió en la ciudad china de Wuhan, algunos trabajadores de las funerarias de la ciudad dijeron a The Epoch Times que trabajaban sin parar para incinerar los cadáveres. En marzo, se entregaron miles de urnas de cenizas en uno de los crematorios, cuando la cifra oficial de muertos superaba los 2000. Las autoridades elevaron la cifra de muertos en un 50% un mes después, atribuyendo el desfase a la ineficacia administrativa.

Epoch Times Photo
El personal médico lleva ropa protectora para protegerse de un paciente con el virus del PCCh en el Hospital de la Cruz Roja de Wuhan, China, el 25 de enero de 2020. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

Un estudio publicado en The Lancet el pasado mes de marzo afirmaba que hasta 968,800 personas de Wuhan tenían anticuerpos en abril de 2020, lo que significaría que habían desarrollado inmunidad al virus después de haberse infectado.

Las incoherencias en los datos no se limitan solo a Wuhan. Durante un periodo de dos semanas en febrero de 2020, un documento interno de las autoridades sanitarias de Shandong mostraba que cerca de 2000 personas habían dado positivo en las pruebas del virus, pero solo se registraron públicamente 755 infecciones.

Los documentos filtrados sugieren que el régimen ha seguido considerando el control del virus como una tarea política.

En los archivos obtenidos recientemente por The Epoch Times, un alto funcionario chino de la provincia de Shaanxi, cuya capital es Xi’an, afectada por el virus, ordenó que se aplicaran las “medidas más duras” para bloquear la propagación del virus desde Xi’an. Ante la proximidad de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, una propagación crearía un “riesgo sistémico” y “mancharía la imagen nacional”, decía el documento.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS