China rescata con incentivos fiscales a sus gobiernos locales durante la guerra comercial con EE.UU.

Por Chriss Street
16 de Octubre de 2019 Actualizado: 16 de Octubre de 2019

China decidió rescatar a los gobiernos locales proporcionando estímulos económicos durante la guerra comercial entre China y Estados Unidos mediante la reducción de impuestos y el aumento masivo de la inversión en activos fijos.

El crecimiento promedio del PIB de China después de la inflación (real) fue de alrededor del 15,8 por ciento en la década anterior a la crisis financiera de 2008, cayendo cerca del 6,8 por ciento en la década siguiente, y estuvo a punto de caer en territorio negativo a finales de 2018, cuando se intensificó la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

China rescató su economía en el primer trimestre de 2019 con un aumento del 114,3 por ciento en la inversión de activos fijos auspiciado por el régimen y recortando impuestos y tarifas en casi 298.300 millones de dólares, o unos 2 billones de yuanes.

La combinación del estímulo impulsó el crecimiento del PIB real hasta alcanzar el 9,9 por ciento en el segundo trimestre de 2019, pero el gobierno central impulsó el gasto y perdió ingresos fiscales aumentando la carga para los gobiernos locales, según Enodo Economics.

Con la fuga de capitales acelerándose de una cifra anual de 22.000 millones de dólares en 2018 a 139.200 millones de dólares en la primera mitad de 2019, la revisión financiera anual de China del Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional advirtió el 31 de julio: “La economía china se enfrenta a vientos contrarios externos y a un entorno incierto.”

La Gran Época informó a mediados de agosto que con la tasa de interés china “Shibor” para los préstamos a un día valiendo el doble  -lo que los grandes bancos estatales cobran a los más pequeños bancos locales-, el Banco Popular de China se vio obligado a realizar sus primeros rescates bancarios por insolvencia en las últimas dos décadas.

Con los gobiernos locales presionados por las pérdidas de ingresos, el gasto del gobierno central chino se redujo por primera vez este año en agosto. La tasa de interés de los préstamos de Shibor bajó en septiembre debido a los rescates del banco central y a las medidas de austeridad de los gobiernos locales.

El Consejo de Estado de China emitió el 9 de octubre una orden de “Compartir Cinco-Cinco” que cancelaba la reducción programada de la asignación del impuesto al valor agregado (IVA) del 50 por ciento al 25 por ciento a los gobiernos locales de China.

Siendo la mayor fuente de impuestos de China, la transferencia de más de 100.000 millones de dólares del gobierno central incrementó considerablemente la solvencia de los gobiernos locales y provocó la caída de la tasa Shibor de los préstamos a un día para los bancos locales.

Durante los dos días siguientes, una delegación china encabezada por el viceprimer ministro Liu He visitó la Casa Blanca de Estados Unidos y negoció lo que el presidente Trump denominó una tregua de “Fase 1” en la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

A cambio de que Estados Unidos no incremente los aranceles, el 15 de octubre China acordó aumentar las compras anuales de soja de Estados Unidos de 20 millones a 30 millones de toneladas. El pacto también prevé alguna forma de acuerdo de estabilización monetaria para evitar una devaluación depredadora del tipo de cambio de la moneda china.

Todavía no está claro si el acuerdo comercial es un avance hacia un acuerdo de más largo plazo que aborde las preocupaciones de China sobre la inclusión en la lista negra de Estados Unidos de 28 oficinas de seguridad pública y empresas de vigilancia chinas debido al abuso ejercido sobre las minorías musulmanas en el noroeste de China.

El Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, calificó el acuerdo interino de “productivo”, ya que los precios de los futuros de materias primas en Estados Unidos se incrementaron, y la soja alcanzó su nivel más alto en tres meses.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura informó a principios de esta semana que los brotes de peste porcina africana en China se han extendido a 21 provincias, cuatro municipios principales, la mayor parte de Mongolia y Mongolia Interior, el Tíbet, las Regiones Autónomas y la Región Administrativa Especial de Hong Kong. El Consejo Nacional de Productores de Carne de Cerdo de Estados Unidos acogió con beneplácito el avance del acuerdo comercial y comentó que China excluyó la carne de cerdo de los aranceles de represalia y que en la actualidad está comprando carne de cerdo de Estados Unidos.

Chriss Street es un experto en macroeconomía, tecnología y seguridad nacional. Se ha desempeñado como CEO de varias empresas y es un escritor activo con más de 1500 publicaciones. También ofrece regularmente conferencias de estrategia a estudiantes de postgrado en las mejores universidades del sur de California.

A continuación

La falsa felicidad del Comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS