China se enfrenta a una crisis de deuda a medida que más empresas estatales incumplen sus préstamos

Por JENNIFER ZENG Y KATE JIANG
20 de Abril de 2021
Actualizado: 20 de Abril de 2021

Análisis de noticias

La crisis de la deuda de las empresas estatales (SOE) chinas se ha agravado desde 2020. Beijing ha emitido recientemente un informe para abordar la cuestión, ya que varias empresas estatales han dejado de pagar sus préstamos en los últimos meses.

El Consejo de Estado de China ha publicado recientemente el informe “Directrices para mejorar el control del riesgo de la deuda de las empresas estatales locales“, el 28 de marzo. Beijing exige a las empresas estatales que creen lo siguiente: un mecanismo para identificar y supervisar la deuda; un mecanismo para controlar la deuda; un mecanismo para respaldar el ciclo de vida de un bono; y un mecanismo a largo plazo para la gestión del riesgo de la deuda.

En el mismo mes en el que se emitió la directriz, la empresa estatal de carbón Jizhong Energy Group incumplió parte de los pagos de dos bonos; mientras que Chongqing Energy Investment Group, la única plataforma energética local de propiedad exclusiva del gobierno municipal de Chongqing, incumplió sus pagarés bancarios.

En noviembre de 2020, China fue testigo de los impagos consecutivos de varias empresas públicas, como Yongcheng Coal and Electricity Hold Group, Brilliance Auto y Tsinghua Unigroup.

Epoch Times Photo
El presidente y consejero delegado de Renault-Nissan, Carlos Ghosn (2º izq.), y el presidente de Brilliance Auto, Qi Yumin (2º dcha.), se saludan durante una rueda de prensa tras la ceremonia de firma de una empresa conjunta entre Renault y Brilliance en Shenyang, en la provincia nororiental china de Liaoning, el 15 de diciembre de 2017. (STR/AFP vía Getty Images)

Según un informe de Shanghai Securities Co, entre 2018 y 2019, el impago de bonos se produjo principalmente en las empresas privadas; mientras que en 2020, las SOE se convirtieron en los principales deudores.

En una entrevista con The Epoch Times, la analista financiera con sede en Hong Kong, Katherine Jiang, dijo que los impagos de las empresas estatales ponen de manifiesto la debilidad de las grandes empresas estatales bajo el régimen chino. Estas empresas estatales han acumulado enormes deudas durante la expansión crediticia del Partido Comunista Chino (PCCh) a lo largo de los años sin mejorar su propia rentabilidad.

Los impagos de las empresas públicas también socavan un factor clave para su éxito en la captación de capital en el mercado, que es el apoyo del régimen y la credibilidad del PCCh, lo que a su vez socava la estabilidad del sistema financiero chino, dijo Jiang.

Empresas públicas: Un “juego de sombras” de la expansión crediticia del PCCh

El experto en China Shi Shan dijo a The Epoch Times que las empresas públicas son como un “juego de sombras” del PCCh, y comparó las empresas públicas con las marionetas en el escenario. Una pequeña marioneta parece mucho más grande cuando es iluminada por las luces de detrás, pero es solo un efecto. Del mismo modo, la expansión del crédito ha inflado las empresas públicas, pero carecen de fuerza real.

Con el crédito fácil, las empresas públicas pudieron pedir prestado dinero barato a los bancos para hacer grandes inversiones, lo que infló el tamaño de los activos de las empresas públicas. Pero la rentabilidad de sus inversiones no era alta.

Según Haitong Securities, en los últimos 20 años, China experimentó cuatro expansiones crediticias que se produjeron entre 2006 y 2007, entre 2008 y 2010, entre 2012 y 2013 y entre 2015 y 2017. Estas expansiones estimularon la economía y fueron seguidas por un rápido aumento del tamaño de la deuda nacional.

Con el acceso a grandes cantidades de capital barato, las empresas chinas se han expandido rápidamente, con 124 empresas de la China continental (incluyendo Hong Kong) en la lista de Fortune Global 500 de 2020, superando por primera vez a Estados Unidos, que tenía 121 empresas en la lista.

Las empresas chinas que figuran en la lista son principalmente empresas estatales, incluidas 48 empresas controladas por el gobierno central y 32 empresas estatales locales.

En 1997, solo cuatro empresas de China continental figuraban en la lista.

Sin embargo, según un artículo de Fortune Global 500, las empresas chinas son menos rentables. El beneficio promedio de las 124 empresas de China continental incluidas en la lista es inferior a 3600 millones de dólares, aproximadamente la mitad que el de las empresas estadounidenses, e inferior al beneficio promedio de 4100 millones de dólares de las 500 mayores empresas del mundo.

El margen de beneficios promedio de las empresas de China continental incluidas en la lista es del 5.4%, inferior al 8.6% de las empresas estadounidenses.

El rendimiento promedio de los activos netos de las empresas chinas de la lista es del 9.8%, también inferior al 17% de las empresas estadounidenses.

Epoch Times Photo
Chips de Tsinghua Unigroup se ven en la Conferencia Mundial de Semiconductores 2020 en Nanjing, en la provincia oriental china de Jiangsu, el 26 de agosto de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

Altos costos financieros y enorme riesgo de endeudamiento

La inversión en fondos de deuda con bajos rendimientos también ha traído a las empresas estatales enormes cantidades de deudas, altos costos financieros y un enorme riesgo de endeudamiento.

Tomemos como ejemplo a China Minmetals Corporation, una empresa de la lista Fortune 500. En 2019, los gastos financieros de la empresa llegaron a 14,100 millones de dólares, mientras que su beneficio neto después de impuestos para el año fue de 10,400 millones de dólares, que es inferior a sus gastos financieros.

Según el informe de clasificación de China Chengxin Credit Rating Group, el ratio de activos de deuda de China Minmetals en 2019 es del 76.5 por ciento, y su deuda total es 8.24 veces sus ganancias totales antes de intereses, impuestos, devaluación y amortización. Esto significa que la empresa podría tardar más de ocho años en pagar su deuda con sus propias operaciones.

Jiang dijo que con un alto apalancamiento, las empresas públicas dependen en gran medida de la refinanciación para pagar sus deudas, ya sea a través de préstamos bancarios o mediante la emisión de bonos en el mercado de deuda para pagar los próximos vencimientos.

Debido a la escasa capacidad de las empresas estatales para generar flujo de efectivo por sí mismas, los inversores en el mercado de bonos suelen considerar la capacidad de las empresas estatales para recibir apoyo del gobierno como un factor importante en sus decisiones de inversión.

El apoyo del gobierno es también un aspecto importante de las calificaciones crediticias asignadas a las empresas estatales por las tres principales agencias internacionales de calificación: Moodys, S&P y Fitch Ratings.

Todos los grandes bancos chinos son propiedad del PCCh, lo que significa que el PCCh es tanto el prestatario como el prestamista cuando se trata de la financiación bancaria de las empresas estatales, dijo Jiang. Los gobiernos locales son intermediarios entre las empresas públicas y los bancos.

Si las empresas públicas no mejoran su propia situación financiera y dependen únicamente del apoyo del gobierno para pagar sus deudas mediante la refinanciación, las deudas de las empresas públicas se convertirán en una bola de nieve y el riesgo de la deuda seguirá creciendo hasta que el PCCh no pueda seguir apoyando a estas empresas, dijo Jiang.

Cuando llegue ese día, todo el sistema financiero estará en peligro, añadió.

El 15 de marzo, durante una reunión ejecutiva del Consejo de Estado de China, los funcionarios propusieron que “el apalancamiento del gobierno debe reducirse” respecto a la ayuda a las empresas estatales este año. E inmediatamente después, el PCCh publicó un informe sobre el control de la deuda de las empresas públicas. Esto revela que el PCCh está preocupado por la crisis de la deuda y quiere que las empresas públicas rindan cuentas.

Según el Instituto de Finanzas Internacionales, la deuda de China ha alcanzado el 335% de su PIB en 2020, y la deuda de las empresas no financieras representa el 164.7% de su PIB; mientras que en Estados Unidos, la deuda de las empresas no financieras representa el 81.8% del PIB.

Los bancos chinos también se enfrentan al problema de los préstamos incobrables. Guo Shuqing, presidente de la Comisión Reguladora de Bancos y Seguros de China, dijo el 2 de marzo que el sector bancario se deshizo de 8.8 billones de yuanes (unos 1.34 billones de dólares) de préstamos morosos entre 2017 y 2020, más que la suma de los 12 años anteriores. Solo en 2020, se eliminaron 3.02 billones de yuanes (unos 477,000 millones de dólares) de préstamos incobrables. Los bancos necesitaban reponer su capital para defenderse del riesgo de los préstamos incobrables.

Mientras tanto, la deuda de los gobiernos locales de China se está acercando a un nivel alarmante y los gobiernos locales están sometidos a una presión cada vez mayor para devolver los préstamos. Xue Zhaoqian, subdirector del Centro de Investigación y Evaluación de la Deuda Pública del Ministerio de Finanzas, reveló en un seminario que el saldo de la deuda de bonos de los gobiernos locales alcanzaría los 26 billones de yuanes (unos 4 billones de dólares) a finales de 2020.

Según Guosheng Securities, el ratio de deuda explícita de los gobiernos locales alcanzará el 97.2% en 2020, lo que se acerca al límite inferior del nivel de riesgo internacional estipulado en el Tratado de Maastricht.

Jiang dijo que las deudas incobrables de los bancos, así como la presión de la deuda de los gobiernos locales hacen difícil que el PCCh rescate a las empresas públicas. Ni los bancos ni los gobiernos locales son capaces de asumir las deudas de las empresas públicas.

Sin embargo, si las autoridades chinas no toman medidas y permiten que las empresas públicas no paguen sus préstamos, esto afectaría negativamente a la imagen y la credibilidad del PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS