China sentencia a seis ex altos funcionarios en un día

01 de Junio de 2017 Actualizado: 02 de Junio de 2017

El 31 de mayo, tribunales de China encontraron por separado a seis funcionarios chinos de alto rango culpables de corrupción y fueron sentenciados.

Los seis funcionarios están asociados o son parte de la facción política dirigida por el ex jefe del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin.

Tres de los funcionarios, el antiguo jefe de la oficina de estadísticas Wang Baoan, el ex jefe de la ciudad de Luoyang Chen Xuefeng y el ex alcalde de la ciudad de Ningbo, Lu Ziyue, aceptaron sobornos por valor de cientos de millones de yuanes (decenas de millones de dólares) y fueron sentenciados a cadena perpetua.

Los otros tres -el ex presidente de China Telecom Chang Xiaobing, el ex vice-gobernador de la ciudad de Sichuan, Li Chengyun, y el ex presidente de Wuhan Iron and Steel, Deng Qilin- deben pagar entre 6, 10 y 15 años respectivamente por sobornos que van de millones a decenas de millones de yuanes.

Chang Xiaobing es quizás el más importante de los seis. Una vez dirigió China Telecom y China Unicom, dos de las mayores empresas de telecomunicaciones estatales de China. Se cree que China Unicom estuvo durante mucho tiempo en manos de Jiang Mianheng, el hijo mayor de Jiang Zemin.

Chang Xiaobing, ex jefe de China Telecom y China Unicom, en Hong Kong el 8 de agosto de 2013. (Dale de la Rey / AFP / Imágenes Getty)
Chang Xiaobing, ex jefe de China Telecom y China Unicom, en Hong Kong el 8 de agosto de 2013. (Dale de la Rey / AFP / Imágenes Getty)

Chang es conocido por estar cerca de los confidentes de Jiang y también se cree que es un asistente de Jiang Mianheng. Cuando Chang estaba siendo investigado en 2015, varios sitios de noticias en China continental reportaron que estaba vendiendo un edificio de oficinas estatal de 1.200 millones de yuanes (aproximadamente 176 millones de dólares) al deshonesto Guo Boxiong, vicepresidente militar, por un tercio de su valor de mercado. El patrón político de Guo es Jiang Zemin.

El Tribunal Popular Intermedio de Baoding en la provincia septentrional de Hebei, que sentenció a Chang, redujo su castigo porque reveló los crímenes de otros a las autoridades, según los medios de comunicación estatales. Chang fue multado con 500.000 yuanes (73.000 dólares) y pagará seis años de prisión.

Aunque no se menciona en los informes estatales chinos, algunos de los funcionarios que fueron procesados el 31 de mayo también estuvieron involucrados en la campaña de persecución de Jiang Zemin contra la disciplina espiritual china Falun Gong.

Sintiéndose amenazado por la popularidad de Falun Gong (entre 70 y 100 millones de personas en 1999 según estimados oficiales y de los practicantes), Jiang ordenó que se suprimiera la práctica en julio de 1999. Entonces, animó a los funcionarios chinos a participar activamente en la persecución prometiéndoles poder y riqueza.

Chen Xuefeng, ex secretario del partido de la ciudad de Luoyang en la provincia de Henan, es un ejemplo de un funcionario que fue recompensado por adherirse a la política de persecución de Jiang.

Chen es un antiguo asociado de Li Changchun. Li, uno de los principales aliados de Jiang Zemin, es un ex miembro del Comité Permanente del Politburó, el cual en su momento fue jefe del partido en la provincia de Henan.

Chen, que una vez dirigió empresas estatales locales de energía, fue nombrado vicegobernador de Henan en enero de 2011. Dos años más tarde, fue ascendido a jefe de Luoyang. La severidad de la persecución de Falun Gong en la ciudad de Luoyang pareció coincidir con el mandato de Chen en la oficina principal de la ciudad desde mediados de 2013 hasta 2016, según Minghui.org, un centro de información de primera mano sobre la persecución.

Chen fue investigado por corrupción en enero de 2016. El 31 de mayo de 2017, el Tribunal Popular Intermedio de la ciudad de Jingzhou, en el centro de China, lo declaró culpable de aceptar sobornos superiores a 125 millones de yuanes (un promedio de 18 millones de dólares) entre el 2000 y el 2015, asimismo causó pérdidas nacionales de 224 millones de yuanes con su “arbitrario manejo de activos estatales”. El tribunal sentenció a Chen a cadena perpetua.

TE RECOMENDAMOS